Home

Cúcuta

Artículo

Los manifestantes exigen la presencia del gobernador de Norte de Santander.
Los manifestantes exigen intervención vial. - Foto: Archivo particular tomado de Twitter

norte de santander

Acuerdo con la Gobernación levantó las manifestaciones entre la vía Cúcuta-Pamplona

El próximo 5 de diciembre se llevará a cabo una mesa de trabajo con los representantes de los municipios afectados.

Luego de varias horas con paso restringido entre la vía que comunica a la ciudad de Cúcuta con el municipio de Pamplona (Norte de Santander) por un grupo de manifestantes, quienes se quejaron de la falta de atención en este tramo, fueron escuchados por las autoridades y levantaron el bloqueo.

La comunidad y sectores productivos salieron en la mañana de este martes, 29 de noviembre, a protestar en la Ye del corregimiento de La Donjuana por el deterioro en la malla vial entre los municipios de Chinácota-Rangonvalia-Herrán, donde cada 20 minutos permitían el paso vehicular.

De acuerdo con los manifestantes, exigían la presencia del gobernador de Norte de Santander, Silvano Serrano Guerrero, quien, según su despacho, se encuentra fuera del departamento adelantando un visita en Tumaco, Nariño.

Sin embargo, a este sector llegó una comitiva de la Gobernación dirigida por la secretaria de Gobierno, Taiz del Pilar Ortega, para conocer de antemano la situación de los afectados, donde se logró una solución entro los manifestantes que piden mejores garantías de movilidad sobre esta zona afectada por la ola invernal.

En ese sentido, se espera que, a partir del 30 de noviembre, se realice una visita técnica por parte de Gestión del Riesgo Departamental para evaluar los tramos afectados que la comunidad manifiesta pronta intervención.

Asimismo, mediante la Secretaría de Infraestructura se conformarán unos trabajos con maquinaria amarilla y personal especializado sobre estos sectores, que permitan reparar la vía en el menor tiempo posible.

Posterior a eso, la Gobernación se comprometió a realizar el próximo lunes 5 de diciembre una mesa de trabajo en las instalaciones de la entidad junto al mandatario departamental y los representantes de estos municipios, así como también los alcaldes, personeros y demás afectados.

Ante esta situación, el gobernador Silvano Serrano Guerrero había entregado en días pasados un balance a causa de las emergencias que se han presentado por las fuertes lluvias en los 40 municipios que comprende esta zona.

El mandatario fue enfático al mencionar que, a raíz de las intensas precipitaciones, esta región fronteriza registra a la fecha más de 28 personas fallecidas y 35 mil personas damnificadas. Asimismo, recalcó que hay 466 tramos viales en estado crítico.

“Hemos invertido 18 mil millones del presupuesto del departamento para atender las emergencias, al día de hoy nuestra capacidad está copada, no tenemos recursos para atender la ola invernal”, puntualizó Serrano Guerrero.

Paso restringido Cúcuta-Ocaña

Las fuertes lluvias que siguen registrándose en el departamento de Norte de Santander, y que se extenderán durante lo que resta de este año, tienen perjudicada a la región, donde ha generado un mayor impacto en las vías y comunidades de los 11 municipios que comprende la región del Catatumbo.

En ese sentido, uno de los principales tramos que se ha visto más afectado ha sido la vía que comunica al municipio de Ocaña con la ciudad de Cúcuta, ruta que es utilizada por un alto flujo vehicular que busca salir hacia la región costera.

Ante esta situación, el Instituto Nacional de Vías (lnvías) informó que desde hace días se viene recuperando este sector con la ayuda de 20 trabajadores y tres máquinas, las cuales atienden la emergencia en el sector Alto del Pozo, en el kilómetro 73, tramo del corredor que se mantiene con paso a un carril, luego de los cierres que se han generado a causa de los derrumbes.

Por el momento, las obras en esta vía afectada avanza a buen ritmo y se espera que entre finales de noviembre y principios de diciembre se completen los trabajos de restauración y esta carretera vuelva a ser transitable en su totalidad para mitigar la emergencia en vísperas de fin de año.