cúcuta

Falsas amenazas de bomba atemorizan Cúcuta | ¿Qué está pasando?

En menos de una semana, las autoridades en Cúcuta han sido alertadas por dos supuestos paquetes sospechosos.


El temor, la zozobra y la angustia se está apoderando de la capital nortesantandereana, al alertar cada tres días a la Policía Metropolitana de Cúcuta (Mecuc) sobre cualquier paquete, bolsa o maletín que se encuentre abandonado en las calles, los cuales la ciudadanía piensa que se trataría de un atentado terrorista.

En menos de una semana, nuevamente la comunidad cucuteña alertó este lunes 25 de julio a las autoridades de la Mecuc acerca de la sospecha de un maletín, el cual se encontraba a las afueras de la Terminal de Berlinas, con dirección hacia el Aeropuerto Internacional Camilo Daza.

De momento, los transeúntes del sector dieron aviso de la presencia del objeto en el lugar, por lo que el mayor Fredy Molina, comandante del Segundo Distrito de la Policía de Atalaya, junto a demás unidades, arribaron al lugar y acordonaron la zona para el respectivo procedimiento.

De inmediato, la zozobra se apoderó de los cucuteños y la tranquilidad con la que comenzó la semana se tornó preocupante ante los múltiples actos criminales que se han presentado en esta ciudad fronteriza.

Sin embargo, frente a esta situación de inseguridad, las autoridades activaron su protocolo especial de atención por estos elementos y, al verificar el maletín, detallaron que contenía ropa y se descartó cualquier situación de explosivos.

Así mismo, una situación similar se presentó el pasado 21 de julio, donde la comunidad halló un paquete sospecho abandonado en la mitad del Intercambiador de la ciudadela Juan Atalaya, dirección Cúcuta–El Zulia.

Ante este llamado, y como sospecha de un posible artefacto explosivo, el Cuerpo Técnico Antiexplosivos arribó al lugar, acordonada la zona desviando el tráfico vehicular empezaron los labores de inspección con el fin de acatar la alertar de esta amenaza de bomba.

De inmediato, el personal de la unidad junto a los caninos antiexplosivos adelantaron la inspección del lugar, la cual duró al rededor de dos horas y en su defecto descartaron que se tratara de un artefacto explosivo, pero se llevaron una gran sorpresa.

“Nuestra unidad hace los procedimientos técnicamente a la altura del puente y se descarta cualquier situación. Se trataba de una bolsa negra donde adentro de ella había una bolsa blanca y era un gato muerto. Invitamos a la ciudadanía a que tengamos cultura de ciudad y no generemos esas falsas alarmas que solamente buscan generar temor y miedo”, señaló en su momento el comandante Molina.

En ese sentido, SEMANA se comunicó con el mayor Fredy Molina, quien dio un parte de tranquilidad a los cucuteños y aseguró que continuarán atentos a atender cualquier situación de emergencia que altere al orden público.

“Ante cualquier situación sospechosa, nos informen oportunamente, básicamente si de pronto observamos que una persona aborda algo, lo deja y sale corriendo, pues atentemos la emergencia. Debemos tomar conciencia que cuando vayamos a dejar una bolsa de basura lo hagamos minutos antes que va a pasar el camión y así evitar cualquier sospecha”, mencionó el oficial.

Por otro lado, SEMANA consultó a la Defensoría del Pueblo en Norte de Santander, que rechazó una vez más esta acción que pone en alarma a todo la ciudadanía.

Es muy preocupante lo que se viene presentando por parte de grupos armados interesados en generar zozobra y temor a la población instalando posibles artefactos explosivos en sitios públicos, bien sea con el fin de causar daños humanos y materiales o con el objetivo de llamar la atención de las autoridades para que hagan presencia y así causar lesiones e incluso la pérdida de vidas”, precisó Jamie Marthey, defensor del Pueblo en esta región.

De igual forma, el vocero de la Defensoría mencionó que el único propósito de estos actos es intimidar a la Fuerza Pública, “hacemos un llamado a todos los actores del conflicto armado para que dejen por fuera de esta situación a la ciudadanía en general ya que estos actos son violatorios de los derechos humanos y causan consternación general afectando el diario y normal transcurrir”.

Así mismo, SEMANA consultó a Diego Villamizar, defensor de los derechos humanos en la región, quien mostró su preocupación debido a que señaló que se busca alterar el orden público de la ciudad, así como ocurrió en los atentados del año pasado.

“El terrorismo desde hace varios meses se tomó el área metropolitana de Cúcuta, hechos sin precedentes como la bomba a la trigésima brigada, el atentado al presidente en el aeropuerto internacional Camilo Daza y la bomba donde fallecieron dos policías en el aeropuerto nos hace reflexionar que la inteligencia de los organismos del estado están fallando”, aseguró en este medio Villamizar.

Ante esta nueva situación, también precisó que en lo corrido de este año se han presentado más de 100 acciones terroristas contra las autoridades en este departamento.

“Nuestro rechazo a todas las acciones de terrorismo que se generan en norte de Santander, existe un modus operandi de los grupos criminales de la región, precisamente generar amenazas de bomba para crear caos y pánico colectivo en la población civil y esto con éxito luego de los ataques terroristas que hemos vivido en los últimos meses en la ciudad, se tiene que reflexionar sobre como el terrorismo paso del Catatumbo a la capital del departamento”, puntualizó el defensor en SEMANA.