Tendencias

Home

Cúcuta

Artículo

El minero no alcanzó a ser trasladado a la ciudad de Bogotá y falleció en Cúcuta
El minero no alcanzó a ser trasladado a la ciudad de Bogotá y falleció en Cúcuta - Foto: Tomada de Twitter: @GoberNorte

norte de santander

Lo último: falleció el minero herido tras la explosión en un mina en Norte de Santander

SEMANA conoció que hasta el momento ha sido imposible el rescate de alguno de los mineros atrapados en el socavón.

Las esperanzas se acaban para los 14 mineros que quedaron atrapados tras la explosión en un mina de carbón en Norte de Santander. SEMANA conoció que el único trabajador que no quedó encerrado en el socavón falleció en las últimas horas por causa de las fuertes quemaduras.

El lamentable suceso se registró sobre el mediodía del pasado lunes 30 de mayo, en la mina La Mestiza, ubicada en la vereda El Abarico, zona rural del municipio de El Zulia, área metropolitana de Cúcuta, en hechos que aún son materia de investigación.

Allí se encontraban laborando 15 mineros; sin embargo, Fabio Cáceres García, de 37 años, quien se encontraba en la parte superior de la mina, exactamente en la entrada del túnel, fue expulsado varios metros por causa de la onda expansiva y la llamarada que se produjo, resultando con varias quemaduras en su cuerpo y quedando gravemente herido.

Se conoció que Cáceres resultó con quemaduras en un 85 % (tercer grado) y como producto de eso, desde el primer momento de la tragedia se encontraba en el Hospital Universitario Erasmo Meoz, ubicado en la ciudad de Cúcuta, pero tras las lesiones presentadas requería de manera urgente el traslado hacia la ciudad de Bogotá, aunque no resistió y falleció en la capital nortesantandereana.

De este minero se conoce que llevaba aproximadamente dos años trabajando en dicha mina ubicada a una hora de Cúcuta. Sus funciones eran tirar el carro con el que los demás trabajadores que permanecen atrapados sacaban el carbón del socavón.

Algunos rescatistas señalaron que quienes quedaron atrapados estaban a unos 300 metros de profundidad (al momento de registrarse la tragedia). Además, en el lugar se destruyeron varias láminas de zinc y los andamiajes quedaron esparcidos por el suelo junto a rocas y tierra, materiales que mantienen actualmente el acceso bloqueado.

Desde que se conoció la emergencia, los organismos de socorro, personal del salvamento minero y la secretaría de Gestión Minero Energética Sostenible, de la gobernación de Norte de Santander, han hecho presencia en el sitio. El propósito es rescatar a los trabajadores, pero manifiestan que la acumulación de gases dificulta el rescate, por lo que al cierre de esta edición ya cumplirían más de 30 horas atrapados.

En horas de la mañana del martes 31 de mayo, los organismos de rescate estaban ingresando a la mina dos grandes extractores de aire; sin embargo, en el trayecto del socavón hay múltiples derrumbes.

Alrededor de 50 personas son los encargadas de ingresar a la mina para remover los escombros y llegar hasta donde están los mineros, pero en cada metro los trabajos no son nada favorable por lo que deben avanzar lentamente, evitando que se presente otra explosión.

La Gobernación de Norte de Santander le confirmó a SEMANA que hasta el momento ha sido imposible el rescate de alguno de los mineros atrapados en el socavón, pues trabajan de manera constante para encontrarlos con vida.

Por su parte, el secretario de Minas de Norte de Santander, John Olivares, manifestó en una entrevista radial que la Agencia Nacional de Minería (ANM) debe esclarecer lo sucedido.

“Hay varios análisis que hacer y esperamos que las autoridades competentes se apersonen del caso. Esto es una explosión ocurrida en un título minero que cuenta con todos los permisos, que tenía una suspensión para realizar labores desde el 17 de marzo del año pasado, pero se le levantó el 19 de mayo de 2022, hace apenas doce días”, explicó el funcionario.