Home

Manizales

Artículo

El vehículo donde venía el cuerpo sería procedente del Valle del Cauca
El cuerpo estaba abierto y no tenía órganos - Foto: Magda Jimena Ríos Bedoya

nación

Aberrante: encuentran el cadáver de un bebé en el relleno sanitario de Manizales, el cuerpo no tenía órganos

No se sabe el sexo del menor ni cuánto tiempo de vida tenía.

Alarmadas se encuentran las autoridades en Manizales tras el macabro hallazgo que se registró en el relleno sanitario La Esmeralda, el cual está localizado en la salida de la capital caldense hacia el municipio de Neira en la ruta que va al norte del departamento.

Los operarios que hacían la inspección de los residuos provenientes desde el Valle del Cauca encontraron el pequeño cuerpo de un bebé en medio de los desechos, que al parecer fueron recogidos en un centro hospitalario de esa zona del país.

Desde la empresa que opera este lugar para la disposición de basuras, Emas Manizales by Veolia, han indicado que no se van a pronunciar sobre el asunto hasta que las autoridades entreguen conclusiones acerca de la investigación. Sin embargo, en SEMANA dialogó con el director del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar en Caldas (ICBF), Luis Eduardo Céspedes de los Ríos, quien manifestó que esta situación es muy preocupante porque compromete la vida de un menor.

Indicó que existen muchos interrogantes acerca de lo que realmente sucedió, debido a que el cuerpo fue descubierto dentro de una bolsa que supuestamente contenía residuos hospitalarios, los cuales fueron recogidos en el Valle del Cauca. “Estamos ante una serie de dudas sobre lo que realmente sucedió; ya que no sabemos si el cuerpo corresponde a alguna clase de práctica ilegal en una determinada institución clínica o si todo se debió a un deceso, y finalmente se violaron los protocolos existentes para la disposición final de esta clase de residuos” afirmó.

Aclaró que no es posible para el ICBF actuar de manera directa en este hecho, ya que el menor está sin vida y la institución centra sus esfuerzos en el restablecimiento de los derechos que han sido vulnerados; aunque se generan una serie de alertas que han sido ya puestas en conocimiento de las autoridades que adelantan la investigación para que se establezca de dónde exactamente provenía ese cadáver; así como las circunstancias en las cuales se habría producido la muerte.

No se sabe la edad que tenía el bebé ni el sexo
Al sitio llegó un carro del Valle del Cauca con residuos hospitalarios y en medio de estos fue encontrado el cuerpo de un bebé - Foto: Magda Jimena Ríos Bedoya

También manifestó que llama poderosamente la atención el hecho de que cuando un menor fallece es inmediatamente reclamado por sus familiares para proceder con los servicios funerarios, pero que hasta el momento todo parece indicar que nadie ha hecho ninguna petición sobre este particular en el departamento del Valle del Cauca. Indicó que tampoco se sabe el sexo del menor ni cuánto tiempo de vida tenía; aunque sí está claro que se trataba de un bebé muy pequeño y que hay un dato muy perturbador que pone en máxima alerta a las autoridades, ya que no tenía sus órganos.

“La realidad es que se encontró el cuerpo abierto y no tenía sus órganos en el interior, siendo eso precisamente lo que más nos preocupa porque ya podríamos estar hablando de una práctica ilegal muy peligrosa para la integridad de nuestros niños”, puntualizó.

Precisó igualmente que no se ha tenido por ahora ningún contacto con la empresa Emas by Veolia, pero sí con la Fiscalía General de la Nación y la Seccional de Investigación Criminal, (SIJIN), debido a que son estos organismos los que están reuniendo toda la información para determinar el recorrido que hizo el vehículo que trajo esos residuos hasta el relleno sanitario, para establecer así exactamente de dónde provenían y la fecha en la cual se dio esa recolección.

Un hecho muy similar sucedió en ese mismo sitio en el mes de agosto de 2016, cuando una persona que realizaba labores de reciclaje halló el cuerpo de una bebé con aproximadamente 7 meses de gestación. En ese entonces no se logró determinar su procedencia exacta, ya que lo único que pudo conocerse es que el carro compactador de basuras había hecho el recorrido ese mismo día en el municipio de Villamaría, que está a 5 minutos de Manizales.