Home

Medellín

Artículo

Ejército adelanta operaciones de vigilancia en los pueblos de Antioquia, previa a la elección presidencial.
Ataque armado contra el Ejército Nacional en Chigorodó, Antioquia. Imagen de referencia. - Foto: Cortesía: Ejército Nacional.

antioquia

Ataque armado contra el Ejército deja un militar muerto y cuatro heridos en Antioquia

Cuatro municipios del departamento reportaron hostigamientos contra la fuerza pública en las últimas 48 horas.

La Séptima División del Ejército Nacional confirmó un nuevo acto terrorista que protagonizó el Clan del Golfo en el Urabá antioqueño en la madrugada de este miércoles. En consecuencia, un soldado perdió la vida y cuatro más quedaron lesionados mientras hacían un desplazamiento por el municipio de Chigorodó.

En un video registrado por la comunidad se escuchan los disparos que lanzaron contra los uniformados los hombres que están enfilados en el brazo armado de Carlos Vásquez, subestructura que lidera las acciones ilegales de esa organización delincuencial en las poblaciones de esta subregión.

La emergencia se presentó después de la medianoche cuando las unidades del batallón de Selva Número 54 estaban realizando un recorrido terrestre por la zona urbana de Chigorodó. Ellos fueron sorprendidos por los bandidos en el sector conocido como el puente peatonal.

“Hace pocos minutos se registró un enfrentamiento. La vía permanece cerrada y las ambulancias ya llegan al lugar a atender los heridos”, reportaron los medios locales, adjuntando las imágenes en las que se puede observar el revuelo de los organismos de socorro y soldados para evacuar a los lesionados.

A raíz del incidente, el soldado Miguel Ángel Palacios Conde falleció; el joven de 20 años era oriundo del municipio de Apartadó y estaba cumpliendo con el servicio militar. Mientras que cuatro uniformados que lo acompañaban presentaron afectaciones tras el impacto de las balas.

Tal como quedó evidenciado en las imágenes, las lesiones fueron atendidas inmediatamente por los enfermeros de combate y, más tarde, trasladados a los centros hospitalarios especializados del Urabá antioqueño. Según el reporte de la Séptima División, la condición médica de los afectados está mejorando.

“La institución lamenta el asesinato de nuestro soldado, quien se encontraba adelantando operaciones para proteger a las comunidades de la región, víctimas de estos criminales, al tiempo que envía un respetuoso mensaje de solidaridad y condolencias a sus familiares y amigos”, indicó la institución en un comunicado.

Además, advirtió que apoyará las labores de la Fiscalía General de la Nación para identificar con celeridad a los responsables del asesinato. A la par, el Ejército intensificará la ofensiva contra el Clan del Golfo con el fin de neutralizar a los ilegales que están alterando el orden público en cuatro subregiones de Antioquia: Urabá, suroeste, norte, occidente y Bajo Cauca.

Según las investigaciones de las unidades de inteligencia, la subestructura de Carlos Vásquez es la responsable del homicidio sistemático de los miembros de la fuerza pública y asesinato de líderes sociales. De igual manera, en el ente acusador hay procesos abiertos por desplazamiento, extorsiones, amenazas y tráfico de estupefacientes.

Este hecho agudiza la situación que están padeciendo las poblaciones de Antioquia por cuenta del plan pistola que ordenó activar alias Chiquito Malo, heredo del poder de Dairo Antonio Úsuga David -alias Otoniel, quien está rindiendo cuenta en Estados Unidos luego de su captura en el Urabá-.

En los primeros días del segundo semestre del año, se han reportado actos terroristas en los municipios de Necoclí, Apartadó, Valdivia, Santa Fe de Antioquia, Cañasgordas y Segovia. Otras actuaciones estarían enmarcadas en un enfrentamiento del Clan del Golfo con los hombres del ELN por el control de las economías ilegales: tráfico de migrantes, minería y producción de estupefacientes.

En lo corrido de 2022, 27 miembros de la fuerza pública han sido asesinados en el departamento en combates, instalación de minas antipersona y hostigamientos contra la infraestructura física de los comandos. Sin embargo, la más afectada ha sido la Policía Nacional.

Aníbal Gaviria Correa, gobernador de Antioquia, rechazó las acciones terroristas que han tenido lugar en las localidades del Urabá, zona del país donde el Clan del Golfo concentra sus operaciones por la ubicación estratégica que le facilita el cumplimiento de sus objetivos.

“La institución ha enfrentado retos como este por más de un siglo, y muchos otros, y ha salido adelante. Lo rechazo de manera no violenta, pero contundente”, señaló el mandatario insistiendo en la necesidad de gestionar un sometimiento de los grupos armados: “Que aquellos que han tomado la ruta de la violencia puedan enderezar ese camino absurdo que los lleva a la oscuridad, la muerte y la violencia”, concluyó el gobernador.