Home

Medellín

Artículo

Secta satánica estaría detrás de la desaparición de Maximiliano Tabares, de seis años, en Remedios, Antioquia.
Secta satánica estaría detrás de la desaparición de Maximiliano Tabares, de seis años, en Remedios, Antioquia. - Foto: Cortesía: API.

antioquia

Secta satánica ‘Los Carneros’ estaría involucrada en la desaparición del niño Maximiliano Tabares en Antioquia

En la lista de supuestos participantes estaría la madre del menor de seis años, y quien se hacía llamar dentro del grupo como ‘La Cacica’.

SEMANA conoció detalles del proceso de investigación que adelantan las autoridades para dar con el paradero de Maximiliano Tabares Caro, un niño de seis años que extrañamente desapareció en el municipio de Remedios, Antioquia. La Fiscalía señala a una secta satánica familiar de protagonizar el delito, denominados como ‘Los Carneros’.

El temido grupo practicaría ritos satánicos con el objetivo de encontrar señales que los llevara al punto exacto donde estarían supuestas huacas de oro en las montañas de la región. En los relatos recopilados por los investigadores, los habitantes dieron cuenta que sus integrantes cavaban en la tierra repetitivamente para hallar los elementos valiosos.

La secta estaría integrada por los allegados del menor de edad y los amigos que pudieron convencer en el camino. El padrastro de la víctima, Fabio Andrés Carmona Ramírez, sería el encargado de organizar la agrupación. De acuerdo con los datos que tomó la Policía Nacional en la zona, él se haría llamar dentro de ‘Los Carneros’ como ‘el líder’.

También la madre estaría involucrada, Sandra Patricia Caro Pérez, quien aparece con el alias de ‘La Cacica’. La lista la completa la abuela de Tabares Caro, Dámaris Estela Pérez Escalante; Robinson Arboleda Ramírez, alias Orejas, identificado como discípulo; esa misma condición la compartirían Fabián Monsalve y Susana Ceballos Zapata.

Aunque la mamá del niño aseguró que se le perdió de vista cuando lo envió a una tienda del corregimiento de La Cruzada, las autoridades tienen una hipótesis escalofriante. Presuntamente, estas personas habrían utilizado el cuerpo de Maximiliano Tabares Caro para librarse de un peso que tendría la secta satánica de ‘Los Carneros’.

Esa posición la habría asumido el padrastro. Los miembros del Cuerpo Técnico de Investigación de la Fiscalía tienen la certeza de que, supuestamente, este hombre habría convencido al resto de la familia de soltar el cadáver a razón de que estaba poseído por un espíritu. Ellos habrían aceptado esa información y gestionado la desaparición.

Frente al material que se recopiló en el terreno durante los últimos 30 días, cuya información aportada sería beneficiada con 60 millones de pesos, el ente de acusación considera imputar los delitos de concierto para delinquir, desaparición forzada agravada, tortura agravada, encubrimiento por tortura y lesiones personales.

El gobernador de Antioquia, Aníbal Gaviria Correa, reveló en la tarde de este jueves que la investigación cambió de rumbo inesperadamente la semana pasada. Hasta su despecho llegó la extraña hipótesis de la Fiscalía y Policía: los propios familiares habrían protagonizado la desaparición de la víctima de seis años, impulsados por deseos satánicos.

“Había una sospecha en los vecinos de esta familia. Una cosa que horroriza y que nos debe llamar a la reflexión. Un caso que merece el rechazo más contundente. Nosotros hemos venido acompañando toda la acción de los investigadores. Esta investigación la teníamos, pero queríamos ser prudentes”, afirmó el mandatario departamental.

Ahora bien, el cadáver no ha sido encontrado. Las autoridades lo han buscado por cielo y tierra. Los habitantes de Segovia y Remedios también se unieron a las labores de rescate sin éxito: destaparon fosas e inspeccionaron cada rincón de las residencias de los familiares. Incluso, integrantes de un grupo armado ilegal se sumaron a las inspecciones.

De Maximiliano Tabares Caro no se tiene esclarecido el último día que lo observaron. Su madre cita el 21 de septiembre, cuando lo envió a comprar un producto a las siete de la mañana. Pero nadie da certeza de esa hipótesis. Hace unas semanas, la comunidad de Remedios trató de lincharla por las inconsistencias que habría en su relato.

Se espera que entre este jueves y el viernes avancen las audiencias de la legalización de la captura. El procedimiento se realizará en la capital de Antioquia. Mientras que en Bogotá se revelará a tempranas horas de este 21 de octubre el material probatorio que recopiló la Fiscalía, en conjunto con las unidades judiciales de la Policía Nacional.