Home

Medellín

Artículo

Parque Lleras de Medellín en medio de operativos de control de la Policía Nacional. Imagen de referencia.
Parque Lleras de Medellín en medio de operativos de control de la Policía Nacional. Imagen de referencia. - Foto: Alcaldía de Medellín.

medellín

Toque de queda para proteger a niños de la prostitución en Medellín no estaría siendo efectivo

La Personería lanzó duras críticas por la medida y los resultados operativos que entregó la Secretaría de Seguridad.

La Personería de Medellín le jaló las orejas a la Alcaldía por las medidas que está tomando para frenar la explotación sexual comercial de niños, niñas y adolescentes.

La crítica se concentró en el toque de queda nocturno que impuso la administración a esta población ante el aumento de las denuncias sobre la instrumentalización de menores en la prostitución.

Por medio de un acuerdo, el alcalde Daniel Quintero Calle delimitó que en las zonas rosas de la ciudad los infantes no podían estar circulando entre las siete de la noche y las cinco de la mañana, medida que va hasta el 31 de diciembre de 2022.

Sin embargo, no se estaría cumpliendo. El Observatorio de Turismo de esta agencia del Ministerio Público recorrió el sector de El Poblado en siete oportunidades y encontró a niños caminando en horas de la noche.

Esa lectura también se sostiene con las estadísticas operativas de la Secretaría de Seguridad y Convivencia de la capital de Antioquia, al resumir que se han realizado 2.982 registros personales en este lado de la ciudad.

En medio de las inspecciones, se impusieron 140 comparendos por el Código Nacional de Seguridad y Convivencia Ciudadana. En cuanto los menores de edad, se ordenó el restablecimiento de derechos para ocho.

Con base en estos resultados, la Personería de Medellín volvió a criticar la gestión de las autoridades para contrarrestar las vulneraciones a las que se enfrentan los niños en los sectores donde más se mueven personas.

“Llama la atención que solo se hayan hecho restablecimiento de derechos a ocho menores de edad, cuando en los recorridos que se han realizado de esta agencia, se han evidenciado un registro masivo de menores de edad”, indicó la entidad.

Frente a este panorama, se asumió que hay un subregistro. Al parecer, por cada niño al que se le restablecen sus derechos, es posible que, por lo menos, otros tres permanecen con sus derechos vulnerados.

Según el material probatorio que se ha recopilado, la mayoría de los infantes que incumplen el toque de queda nocturno en el sector de El Poblado pertenecen a comunidades indígenas en condición de mendicidad.

La Personería también asumió que, de momento, las autoridades no han entregado información de fondo sobre los resultados de esta política que prometió reducir los casos de prostitución en las zonas rosas de Medellín.

El llamado del Ministerio Público es contundente: “Instamos a la institucionalidad a implementar medidas más efectivas para el restablecimiento de los menores de edad y a implementar mecanismos que permitan conocer de manera real el subregistro presentado en estas zonas de la ciudad.

Por otro lado, las alertas que han llegado a las oficinas de la Defensoría en Antioquia sobre este mismo tema son estremecedoras; así lo reveló la entidad en un informe conocido por SEMANA.

Padres de familias y cuidadores han relatado cómo los delincuentes reclutan a sus menores para protagonizar encuentros sexuales en esas zonas de la capital de Antioquia.

En un apartado del documento que fue extendido a las autoridades locales, se lee:

“La información entregada en audios a la Defensoría Regional revela que, en muchos casos, las niñas, niños y adolescentes son explotados sexualmente bajo amenazas en viviendas cercanas al Parque Lleras”. La antesala de esos crímenes sería aterradora.

Varios casos documentados dan a conocer que las víctimas habrían sido secuestradas antes de llegar a las garras de los abusadores.

Aunque la Policía Metropolitana del Valle de Aburrá ha insistido en que no hay evidencias de estos escenarios, en el Ministerio Público invitaron a las autoridades a investigar estas críticas prácticas que se estarían dando en los sitios más concurridos de la ciudad.