Home

Medellín

Artículo

Gobernación
Alcaldía de Medellín. - Foto: DIEGO ANDRES ZULUAGA

medellín

Denuncian incumplimientos de pagos en la Alcaldía de Medellín

La lupa se puso sobre la Secretaría de Gestión y Control Territorial.

Varios contratistas de la Secretaría de Gestión y Control Territorial de la Alcaldía de Medellín alertaron en las últimas horas a las autoridades sobre unas supuestas irregularidades que se estarían presentando al interior de la administración distrital por cuenta de presuntas demoras significativas en las asignaciones de los salarios.

En la queja que llegó a la Personería de la capital de Antioquia se lee que los denunciantes prestan sus servicios públicos en la ciudad por intermediación del Grupo TX. Esta entidad sostiene un acuerdo para gestionar la operación catastral de esta dependencia. Sin embargo, llevan varios días sin recibir dinero por las actividades que realizan.

Con base en el material probatorio que llegó a esta agencia del Ministerio Público, en ese momento se ordenó una vigilancia de reacción inmediata en La Alpujarra por las presuntas irregularidades que habría en la gerencia de esta contratación. Varios inspectores se tomaron las instalaciones de la Secretaría de Gestión y Control.

En esas oficinas se tiene como función ejercer control sobre los bienes inmuebles públicos y privados; garantizar la prestación de los servicios públicos domiciliarios; además, ejercer el control urbanístico, mediante el seguimiento y monitoreo al modelo de ocupación de la ciudad que está definido en el documento maestro del plan de ordenamiento territorial.

El propósito del operativo fue conocer los argumentos que tiene la Alcaldía de Medellín frente a las supuestas inconsistencias que hoy lamentan los empleados de esta cartera: “A qué se debían las denuncias realizadas y, además, para solicitar los elementos que ayudarían a darle solución a la problemática planteada”, señaló la Personería.

En los próximos días se emitirá un informe en el marco del proceso de vigilancia administrativa que se le practicó a la Secretaría. En dado caso de que los hallazgos muestren serios indicios de irregularidades, el caso pasará a la etapa de instrucción disciplinaria donde se tomarán decisiones que en el derecho correspondan.

La Personería Distrital de Medellín también abrió una nueva indagación previa en contra de un funcionario de la Alcaldía de la ciudad por una denuncia que lo vincula, supuestamente, como emisor de conductas de acoso sexual en el ambiente laboral. El proceso se adelantará por medio de la vigilancia administrativa e instrucción disciplinaria.

De acuerdo con la información divulgada en las últimas horas, los hechos advertidos se habrían cometido al interior de las oficinas de la Secretaría de Hacienda, ubicadas en el centro de La Alpujarra. La mujer que encendió las alarmas se identificó ante esta agencia del Ministerio Público como una contratista activa de la misma dependencia.

Al parecer, antes de que el proceso llegara a las manos de la Personería, la víctima interpuso la queja ante la Secretaría de Evaluación y Control de la administración. En esa entidad entregó el nombre propio del personaje que la estaría afectando y describió las conductas que la llevan a asegurar que padeció acoso sexual en el trabajo.

Además, las denuncias se estarían tramitando en otros organismos de control con el fin de que el caso sea estudiado con rigurosidad. Julián Orlando Rendón, personero delegado para atender las situaciones que ameritan vigilancia e instrucción disciplinaria, señaló que el primer paso que dará es la apertura de una carpeta para analizar el terreno alertado.

“A raíz de las informaciones recibidas y conocidas por la Personería Distrital de Medellín, se decidió comenzar con la indagación para conocer los hechos que llevaron a la denuncia, individualizar de manera adecuada al funcionario presuntamente involucrado en la situación y conocer las acciones que se adelantaron desde la Alcaldía”, señaló.

Ahora bien, una vez superada esta etapa de la investigación, se procederá con base en el material probatorio recaudado durante las próximas semanas. Se podrían dar dos conclusiones. La primera, tomar la decisión de archivar el estudio porque no hay evidencias. Mientras que, en el otro caso, podría aprobar la investigación disciplinaria.