política

Desde el Concejo de Bogotá piden al presidente Petro una reforma a la Policía que desmonte el Esmad

Otra de las peticiones del concejal Diego Cancino es eliminar el fuero militar para el juzgamiento de casos de violaciones a los derechos humanos.


A través de una carta pública, el concejal de Bogotá Diego Cancino le pidió al presidente Gustavo Petro apoyar una reforma popular a la Policía que incluya una amplia y diversa participación de la ciudadanía, incluidas víctimas de abuso y violencia policial; además que recoja las expectativas e intereses de sus miembros y se convierta en un mandato para la paz.

Entre los puntos que resalta Cancino en la misiva se destacan el cambio en la visión y misión de la Policía, que pueda transitar hacia un “cuerpo civil para la paz”, que cuide la vida y garantice la seguridad ciudadana a través de funciones esencialmente preventivas.

Destaca también que se puedan garantizar a sus miembros condiciones dignas de vida en términos laborales, profesionales y psicosociales y pide que se elimine, en el caso de la Policía, el fuero militar para el juzgamiento de casos de violaciones a los derechos humanos.

Así mismo, y tal como lo ha manifestado del ministro de Defensa, Iván Velásquez, Cancino propone “desmontar el Esmad e implementar mecanismos de intervención policial en las manifestaciones que garanticen el ejercicio del derecho fundamental a la protesta”.

“Compartimos el anhelo de construir y consolidar una Policía democrática y para la paz, que sea cercana a la ciudadanía y que genere confianza”, anota Cancino.

“Presidente Petro, aquel 19 usted quedó contratado, con esperanza, con una fuerza masiva que le expresó confianza. Estamos ante la posibilidad del cambio y bajo ese contrato pedimos en esta carta que hagamos una reforma popular y estructural a la policía que inspire confianza y sume para la paz”, dijo el concejal Cancino.

Por medio de la misiva, Cancino pidió al jefe de Estado apoyar e impulsar los siguientes puntos sobre la reforma popular a la Policía:

i. Apoyar la Iniciativa Popular Legislativa como el mecanismo legislativo para reformar a la Policía. “Esta propuesta es ella misma un mensaje, lo que queremos de la Policía es lo que representa la reforma: por un lado, es un proyecto construido desde conversaciones amplias, diálogos populares, incluyendo a quienes han sido tradicionalmente excluidos y violentados. Por otro lado, permite armonizar los distintos proyectos de reforma a la Policía, de todos los actores interesados. Se trata de armar un rompecabezas para construir una visión compartida de la policía”, precisó el concejal de la Alianza Verde.

ii. Pasar a la Policía Nacional al orden político civil. “Se deberá crear un Ministerio de la Paz, la Seguridad Ciudadana y de la Confianza, que garantice la ausencia de una disciplina castrense, el ejercicio de funciones esencialmente preventivas y asegure y convierta a la Policía Nacional en un cuerpo civil para la paz”, precisó Cancino.

iii. Reforzar las instancias de participación ciudadana en la que todas las personas interesadas en temas de Policía y seguridad ciudadana puedan participar y ejercer la veeduría, de manera que se afiance la naturaleza civil de la Policía.

iv. Garantizar condiciones dignas para la Policía en términos laborales, profesionales y psico-sociales.

v. Eliminar la posibilidad de que la jurisdicción penal militar sea el fuero competente para investigar, juzgar y sancionar a los autores de violaciones de derechos humanos, de conformidad con los estándares de la Corte IDH. Esta posibilidad intensifica la impunidad.

vi. Desmontar el Esmad e implementar mecanismos de intervención policial en las manifestaciones que garanticen el ejercicio del derecho fundamental a la protesta, priorizando el diálogo y que cuenta con funcionarios competentes formados para el manejo de entornos complejos.

vii. Integrar a la formación como al entrenamiento policial una doctrina democrática para la paz y, además, una construcción abierta y transparente de las propuestas pedagógicas. “La construcción de la doctrina debe abrirse al diálogo con incidencia de la sociedad civil: instituciones académicas, organizaciones de derechos humanos, víctimas y expertos”, señaló el cabildante.

“Esta es la oportunidad de implementar una promesa de la Constitución: ampliar la participación ciudadana, teniendo en cuenta que la soberanía recae en el pueblo. Esta Reforma Popular y Estructural a la Policía, por lo tanto, sería un mandato ciudadano para la paz”, subrayó Cancino.