agenda

Roy Barreras anunció nuevas negociaciones, ¿qué hará desde el Congreso?

El presidente del Senado anunció que buscarán hacer tratados con grupos armados. Les hizo un llamado al ELN y a los narcos del país para llegar a acuerdos. ¿Arranca una nueva era santista?


Roy Barreras volvió a demostrar que sigue siendo el principal defensor del expresidente Juan Manuel Santos. El actual presidente del Senado se convirtió en el abanderado del acuerdo de paz de La Habana y anunció que vendrán nuevos tratados, no solo con guerrilleros, sino con narcos y todo aquel que quiera pasar a la legalidad.

Para el senador, el acuerdo de paz de La Habana fue el primer paso para que Petro llegara al poder. Resaltó el punto número dos de ese tratado con las Farc, el cual llevó a los excomandantes guerrilleros al Congreso. Barreras se autoexaltó diciendo que ayudó a firmar ese tratado. ¿El ELN y los grupos con los que conversen tendrán los mismos beneficios que las Farc en esta nueva era?

En su discurso, Barreras dio luces de qué incluirá esa “paz total”. “Venimos a decirle al ELN ¡dejen las armas! El triunfo de Gustavo Petro es la prueba de que la violencia política no tiene ninguna justificación, el camino es la paz y es ahora”, dijo. Además, hizo otro llamado más particular: “A los narcos les decimos, en aras de una paz total: ¡Dejen de matar!”, afirmó. Les aseguró que si eso no sucede, desde el Congreso no se adelantarán las reformas necesarias para un sometimiento a la justicia.

Según el presidente del Senado, con el gobierno de Petro arranca el “renacer de la esperanza”. El santista más santista, ahora petrista, le puso el pin de la paloma blanca de la paz a Petro, un símbolo que ya pocos políticos usaban, pero que el senador nunca dejó de cargar en la solapa de su traje. Le dijo que con ese simbolismo arrancaba la era de la paz total.

“¡Se hizo realidad! Nos atrevimos a mostrarle al mundo y a decirnos, nosotros mismos que era posible dejar los fusiles después de sesenta años de guerra y alzar la voz pacíficamente, y entonces la ilusión y los vientos de la paz trajeron también los vientos de la movilización social”, afirmó Barreras. El problema es que el acuerdo de La Habana no trajo la paz al país como lo prometió Santos y quienes lo respaldan. Hoy el conflicto armado continúa y las disidencias de las Farc se siguen expandiendo. Un reciente reporte de la Defensoría del Pueblo alertó que en el sur del Tolima la Segunda Marquetalia y el Comando Coordinado de Occidente siguen creciendo, una historia que se repite en varias partes del país en medio de desplazamientos forzados y otros males que aquejan a los colombianos.

Barreras recordó que durante más de 200 años ese ha sido el contexto predominante en Colombia, una nación que ha vivido en medio de la violencia. Otro ejemplo es el plan pistola del Clan del Golfo, por el que han asesinado a 37 policías y con el que buscan forzar una negociación con el nuevo gobierno.

El presidente del Senado dio luces de que buscarán la legalización de algunas drogas, una idea que siempre han adelantado desde el progresismo, pero que hasta ahora no han logrado aprobar. Varios parlamentarios ya presentaron en el Congreso iniciativas para legalizar, en este periodo legislativo, la marihuana de uso adulto, una reforma que con las mayorías que cuentan actualmente podría ver la luz luego de varios intentos.

“A eso hemos venido, a cumplir un mandato popular. A superar esta historia de la guerra y esta cultura de la muerte. A decirle al mundo que mientras otros países invaden, contaminan, consumen drogas y luego prohíben, castigan y abandonan sus compromisos climáticos, hacen la guerra y se ufanan de ser potencias de la muerte. Colombia está decidida a convertirse en una potencia mundial de la vida”, dijo Barreras al cerrar su discurso.

Como reconoció, para eso el Congreso será fundamental, y su cargo como presidente del Senado el primer año será clave. Barreras dijo que será un poder legislativo “independiente”, pero hasta ahora ha sucedido todo lo contrario, el petrismo se quedó con la presidencia de Senado y de Cámara con Barreras y David Racero respectivamente, y el Gobierno ya tiene las mayorías. La primera demostración de la aplanadora fue la votación del Acuerdo de Escazú, al que solo se opusieron el Centro Democrático y Cambio Radical, mientras que los demás partidos se volcaron hacia el Gobierno. Ese será el panorama de los próximos meses.

Las reformas que presentará el Gobierno a partir de este lunes serán claves para que el presidente Petro pueda cumplirles a los sectores que votaron por él. El primer pulso será la reforma tributaria, que ya tiene lista el ministro de Hacienda, José Antonio Ocampo, y que buscará recaudar más de 50 billones de pesos. Vendrán otros proyectos esenciales para el Gobierno, como la creación de dos ministerios y una reforma política.

“El verdadero cambio son las reformas. Por supuesto que implican una gran responsabilidad de quienes aquí estamos. Esta es una sesión del Congreso pleno de Colombia al aire libre, y este Congreso es responsable de ese cambio, porque es el llamado a hacer esas reformas”, reconoció Barreras.

El senador aseguró que por delante tienen un reto enorme. “Que el Estado llegue a los territorios para detener la guerra, las violencias, la miseria y la muerte”, dijo. Se trata de una tarea titánica, algo que ningún otro mandatario en la historia del país ha logrado hasta ahora, a pesar de que Barreras ya lo ha intentado con otros gobiernos, entre ellos, el de Santos y el del expresidente Álvaro Uribe.

El congresista del Pacto recordó que por primera vez Colombia giró a la izquierda. “Eso tiene un significado histórico enorme. Es una ruptura, es un quiebre de la historia, porque por supuesto, el reclamo, el dolor, la ausencia y la pobreza convivieron siempre con las hegemonías”, dijo. El presidente del Senado reiteró que gracias al paro Petro llegó al poder, aunque no mencionó que en ocasiones hubo reclamos cargados de violencia y bloqueos que dejaron vidas perdidas y una crisis económica sin precedentes. “El pueblo se movilizó, lo hizo pacíficamente y demostró que desde la guerra inútil jamás se hubiera podido llegar al cambio. Llegó desde la democracia”, afirmó Barreras.

El senador aseguró que la llegada de Petro es un nuevo “renacer” en el que habrá una nueva visión que pasará por tener estrechas relaciones con otros parlamentos de la región. Desde el petrismo ya han anunciado que conversarán con la Asamblea Venezolana para volver a establecer esas relaciones con el país vecino. Pero además, dijo que le gustaría unificar “monedas” y confirmó que el nuevo gobierno tendrá un enfoque más ambiental en el que se reducirá el uso de hidrocarburos, una idea que Petro ya ha expresado en varias ocasiones. “Aquí hay una patria dispuesta a renacer, para que de la mano de las otras naciones latinoamericanas decidamos compartir un destino común (...) Para contarle al mundo que aquí tenemos el agua, el aire, el alimento, la biodiversidad que el mundo necesita”, dijo Barreras. En su discurso, el nuevo mandatario lanzó la misma idea y habló de hacerlo a “escala continental”.

Con Barreras en el Congreso y con Petro en la Presidencia, el progresismo buscará darle un viraje al país, en parte, con ideas y personajes que fueron defensores acérrimos del santismo. El gran reto, como reconoció el senador, será mantener la institucionalidad, pero hacer las grandes reformas que prometieron en campaña, porque como aseguró Petro, tendrán los ojos del país y del mundo encima vigilando que eso se cumpla. “Nosotros creemos que es posible que el país renazca”, dijo Barreras. Solo el tiempo lo dirá.