Tendencias
“Creo que Gustavo Petro ha dividido el país entre ricos y pobres, y eso no me gusta”: Ingrid Betancourt
Ingrid Betancourt y Gustavo Petro. - Foto: SEMANA

entrevista

Ingrid Betancourt: “Con la excusa de la paz el gobierno de Petro nos puede desvertebrar todas nuestras instituciones”

En diálogo con SEMANA, la colombo-francesa también dijo “que estoy esperando que Rodolfo Hernández haga una verdadera oposición”.

SEMANA: ¿Cómo ha visto a Rodolfo Hernández en el Congreso?

INGRID BETANCOURT: Lo estoy observando, obviamente él dijo que iba a estar en la oposición, pero no veo que esté haciendo una verdadera oposición. Hizo oposición contra Iván Duque, me refiero a los trinos que sacó cuando se instaló el Congreso, por cierto, un acto muy bochornoso. No lo veo actuando en oposición. Hay que esperar. Estoy simplemente interpretando señales, pero esas señales no son contundentes. Obviamente, lo que veo (del gobierno Petro) me preocupa. Son señales de cosas que habíamos advertido. Primero, del imperio de la corrupción que vuelve a empoderarse a través de Roy Barreras. Entonces, el Pacto Histórico que dio, supuestamente, una campaña para luchar contra la corrupción, se vuelve el establecimiento y pacta con todas las maquinarias, con la gente más corrupta del Congreso.

SEMANA: ¿Usted sí cree que Rodolfo Hernández se amañe en el Congreso?

I.B.: Pues, dígame usted qué ha visto. Yo lo que he visto es la crítica a Iván Duque y los acercamientos a Roy Barreras. No he visto más.

SEMANA: Rodolfo Hernández no lució cómodo en la instalación del Congreso. Habló de circo, del desorden en el legislativo. Usted que lo conoce, ¿cree que se amañe?

I.B.: El hecho es que ya está en el Congreso. Yo creo que nadie se amaña en el Congreso, yo nunca me amañé, es muy difícil si uno quiere cambiar las cosas, porque las mayorías se arman no por razones racionales, sino venales, es decir, quién recibe qué a cambio de qué. Si Rodolfo Hernández es coherente con su campaña, obviamente, debe sentirse incómodo en el Congreso.

SEMANA: ¿Usted cree que Rodolfo Hernández será gobernador de Santander?

I.B.: Yo creo que él aspirará, es una de las posibilidades que él tiene.

SEMANA: Por cierto, ¿a usted le gustaría la Alcaldía de Bogotá?

I.B.: No, no me gustaría. Quiero hacer una oposición a través del Partido Verde Oxígeno y tener las manos libres para defender nuestra democracia, nuestras instituciones, nuestras fuerzas armadas, nuestra justicia. Lo que está en juego es todo. A nombre de la paz, el gobierno de Petro nos pueden desvertebrar todas nuestras instituciones; a nombre del cambio, pueden acabar con nuestra democracia. Todos tenemos que estar muy alertas.

SEMANA: ¿Le gusta el gabinete de Gustavo Petro?

I.B.: Lo que yo veo es la repartición de la repartidera. Ahí se le pagó el apoyo a los partidos políticos tradicionales y a los jefes políticos que lo apoyaron. Ahí no hay ningún cambio, es clientelismo.

SEMANA: De todos los nombres, ¿cuál le preocupa más?

I.B.: El ministro de Defensa, Iván Velásquez, me preocupa. Es una doble faz. Por un lado, tiene uno a un luchador contra la corrupción y, por el otro, un enemigo del Ejército como fuerza constituida. Si tener a un ministro que representa la voluntad de desvertebrar el Ejército es una decisión política tomada por Gustavo Petro, muy crítico con la institución, ahí tenemos un problema. El Ejército no tiene color político y cada presidente que ha llegado ha promovido una cúpula en rivalidad con otra, pero no lo ha desvertebrado. Esa es la parte que a mí me preocupa.

SEMANA: Cómo así, ¿usted cree que Gustavo Petro quiere desvertebrar el Ejército?

I.B.: Es algo sobre lo cual él ha hablado, no sé hasta dónde quiere llegar, pero es una preocupación que todos tenemos. La democracia colombiana sin Ejército no sobrevive. Es la realidad. Tenemos demasiados enemigos, guerrillas, narcotráfico, paramilitares, entre otros. Una de las cosas que me ha llamado la atención recientemente es el festejo del ELN en los territorios con la elección de Gustavo Petro. ¿Por qué festejan? Los vimos salir en carros, con banderas, bombas, haciendo tiros al aire. ¿Eso se interpreta como que ganó el gobierno que les servirá a ellos? Si es así, le preocupa a uno. El ELN no es solamente una subversión política, es un cartel con muchos intereses en narcotráfico, minería, oleoductos. Es una organización delictiva que le hace mucho daño a Colombia.

SEMANA: Ya que toca el tema del ELN, ¿ve viable una eventual negociación de paz del gobierno Petro con los elenos?

I.B.: Yo creo que eso ya está andando sobre la mesa. El tema no es si hay negociación, sino cuál negociación. Si será un diálogo que acabe con la posibilidad de que haya algún tipo de rendición de cuentas, difícil. De hecho, lo que se le dio a las Farc es muy generoso. Dar más que eso es dar garantías de impunidad y es muy grave. Si la paz total de la cual habla Petro es impunidad total, lo que estamos haciendo es abrir la caja de pandora y creando un monstruo mucho más grande que el que tenemos hoy, porque las organizaciones criminales podrían multiplicarse en Colombia, ya que tendrían el estímulo de que nadie las va a perseguir.

SEMANA: Es decir, ¿al ELN no se le debe conceder más de lo que se le entregó a las Farc?

I.B.: No, eso es lo máximo. Yo creo que eso es lo máximo. Ya tenemos un tiempo razonable para analizar lo que se le dio a las Farc, hay que equilibrar las garantías que se le dieron a los guerrilleros versus las víctimas. Yo creo que hay un gran desbalance. Eso se puede remediar si el punto de partida es darle más a los elenos de lo que se les dio a las Farc.

SEMANA: Por último, ¿cómo ve el sometimiento a la justicia del Clan del Golfo?

I.B.: Sometimiento a la justicia sí, no la justicia sometiéndose al Clan del Golfo. Ese grupo es una organización delictiva, punto. No se pueden disfrazar de organización política. Tienen que haber una garantía: no impunidad, reparación a las víctimas, entre otras.

Noticias relacionadas