Tendencias

Home

Política

Artículo

Algunos líderes de izquierda creen que María José Pizarro estaría encabezando los ataques contra Bolívar. Ella se defiende, lo niega y ha manifestado solidaridad con él.
La senadora María José Pizarro denunció matoneo y chantajes. - Foto: juan carlos sierra-semana

política

María José Pizarro firmó proyecto para reducir salario de congresistas, pero denunció “matoneo”

La senadora, además, manifestó que sus palabras fueron tergiversadas.

El tema sobre la reducción de salarios para los congresistas sigue siendo motivo de discusión en las salas del Legislativo. Hace unos días, el senador Jota Pe Hernández aseguró que disminuir dicho sueldo es posible y puede lograrse este mismo año, por lo que presentó un proyecto con el que busca materializar su propuesta.

La iniciativa del senador de Alianza Verde ha tenido voces a favor y en contra. Mientras que algunos congresistas han respaldado su proyecto, otros lo han refutado tajantemente. De hecho, tres nombres empezaron a sonar en la lista de los congresistas que oponen resistencia a la propuesta, tres de ellas pertenecientes a la bancada del Pacto Histórico, pese a que aún Hernández no ha revelado ningún detalle al respecto.

A través de redes sociales, la información rodó como bola de nieve y hubo quienes afirmaron que las senadoras implicadas en la polémica eran Clara López, María José Pizarro e Isabel Cristina Zuleta.

En su cuenta de Twitter, la senadora del Pacto Histórico María José Pizarro dejó claro que sí apoya el proyecto de Jota Pe para reducir los salarios de los congresistas. Sin embargo, aprovechó su intervención durante la plenaria para hacer varios comentarios al respecto.

Senador Jota Pe Hernández, pues realmente siento que mis palabras fueron tergiversadas, que yo le expresé a usted en la reunión privada en la que estábamos con la bancada que firmaría el proyecto de ley que usted presentó, como he firmado absolutamente todos los proyectos de ley que van en el sentido de enviar no solo un mensaje de austeridad -y se lo dije-, es solamente que tenía yo unas consideraciones”, indicó Pizarro al principio de su intervención.

En seguida, la senadora comentó que una de sus consideraciones tenía que ver con que la reducción de salarios también debería aplicar para los altos cargos del Estado. “Bajarle el salario a los congresistas es mínimo frente a los altos salarios del Estado colombiano”, enfatizó. Adicionalmente, expuso que esperaba que el proyecto de ley permitiera abordar una discusión en torno a reducir la brecha salarial, al mismo tiempo que se aumenta el salario mínimo.

“(...) Y, por supuesto, dignificar la labor de los congresistas. Sobre esto, hemos dado múltiples discusiones. Por supuesto, hay congresistas que ‘calientan la silla’, pero hay otros que trabajan incansablemente”, complementó la senadora María José Pizarro al referirse a su listado de consideraciones al proyecto de Jota Pe Hernández.

Una firma a pesar del “matoneo”

La senadora Pizarro, finalmente, reiteró su apoyo a la iniciativa de Hernández para buscar la reducción del salario de los congresistas. En ese sentido, aseguró que firmaría su proyecto de ley. Sin embargo, agregó que lo haría a pesar del “matoneo” al que ha sido sometida.

“Lo voy a acompañar. En este momento, voy a firmar el proyecto de ley, independiente del matoneo al que fuimos sometidas las congresistas, de las tergiversaciones de nuestras palabras. A pesar de ello, lo voy a firmar por mis convicciones. Porque no solamente voy a acompañar el suyo, sino acompañaré los proyectos de ley que vayan en ese sentido (...)”, puntualizó la senadora del Pacto Histórico.

“Siempre respaldaré el mandato popular. He apoyado y apoyaré con mi firma y voto la reducción del salario de congresistas y altos cargos del Estado, a pesar de ser sometida al chantaje y ataques machistas que no cuestionan a congresistas, hombres que realmente no apoyan la medida”, manifestó María José Pizarro en su cuenta de Twitter.

María José Pizarro aprovechó la oportunidad para invitar a no entrar en un rifirrafe innecesario, sino para “construir prácticas sanas de respeto, de trabajo en conjunto (...). Pero bajo ninguna circunstancia, someternos los unos a los otros de manera irresponsable o sin ningún tacto a un matoneo absolutamente innecesario”.