política

“No aceptamos ningún tipo de chantaje”: Pizarro responde a polémica por proyecto de Jota Pe Hernández

A través de un comunicado, tres senadoras del Pacto Histórico aclararon su posición frente a la propuesta.


A poco menos de un mes desde que se instaló el nuevo Congreso de la República, el debate sobre los salarios de los miembros de este organismo volvió a ponerse sobre la mesa.

No se trata de una propuesta desconocida; desde periodos anteriores se ha intentado que el proyecto tenga éxito y se logre una reducción en los ingresos que reciben los congresistas. En esta ocasión, el encargado de encender nuevamente la polémica es Jonathan Pulido Hernández, mejor conocido como Jota Pe Hernández, senador de la República.

“No más mentiras a los colombianos, bajar los ingresos de congresistas sí es posible, y sí es posible en este periodo, radicamos un proyecto que finalmente logrará lo que durante 22 años se ha buscado en el congreso”, aseguró.

Igualmente, mencionó que se harán públicos los nombres tanto de quienes apoyen la medida como de quienes se opongan a ella.

Precisamente, tres nombres empezaron a sonar en la lista de los congresistas que oponen resistencia a la propuesta, tres de ellas pertenecientes a la bancada del Pacto Histórico, pese a que aún Hernández no ha revelado ningún detalle al respecto.

A través de redes sociales, la información rodó como bola de nieve y hubo quienes afirmaron que las senadoras implicadas en la polémica eran Clara López, María José Pizarro e Isabel Cristina Zuleta. Se indicó que las integrantes del partido de gobierno habían estado reacias a esa propuesta.

Frente a tales acusaciones, María José Pizarro salió a responder y aclarar lo sucedido, indicando que se trata de una información falsa y que siempre ha sido clara en que ella ha manifestado su posición frente a la propuesta en distintas ocasiones.

En las últimas horas, se conoció un comunicado firmado en conjunto por las tres senadoras del Pacto Histórico implicadas en la polémica, en el que se listan tres puntos claves sobre el proyecto.

Lo primero que aclaran de forma contundente es que no se oponen a la iniciativa, sino que más bien han sido férreas defensoras de las estrategias que apuestan por “la justicia y equidad sobre los ingresos para el pueblo colombiano”.

“Hemos respaldado (...) toda iniciativa legislativa que pretenda bajar los salarios de los congresistas, de los altos funcionarios de todas las ramas del poder público e incluso del sector privado del país”, añadieron.

Pero también los firmantes fueron claros en manifestar que no se trata de un proyecto de envergadura personal, sino que ha sido un clamor histórico colectivo. Por ello, invitan a que no tiene por qué “usarse esta iniciativa para generar discordia y divisiones en las bancadas”, según reza el comunicado compartido a través de la cuenta oficial de María José Pizarro.

En esa misma línea, critican la manera en el que se ha manejado el tema, aduciendo que además ha estado marcada por un talante machista. “No aceptamos ningún tipo de chantaje que entorpece el desarrollo del trabajo legislativo y mucho menos que se mienta sobre nuestras posturas, conversaciones públicas y privadas”, aclararon.

En menciones anteriores sobre el tema, Pizarro había afirmado que su aparente tardanza para firmar el proyecto no era otra cosa que la responsabilidad suya de revisar en detalle el proyecto, con el debido rigor.

“No cederemos ante presiones que pretendan obligarnos, bajo una evidente acción de violencia machista, a tomar posiciones políticas contrarias a nuestros principios (no firmamos sin conocer, sin la posibilidad de proponer y disentir). Rechazamos cualquier acción en este sentido que pretenda manipular a la opinión pública en contra del Pacto Histórico”, añade la misiva.

“El método de coacción con amenaza de linchamiento mediático me impide considerar proyecto de @JotePeHernandez que recoge rebaja salarios de congresistas propuesta en proyecto de mi Bancada del Pacto Histórico”, fue la respuesta de Clara López frente a las acusaciones que encendieron la polémica.