Home

Política

Artículo

Alfonso Prada ministro del Interior y portavoz del Gobierno nacional
Alfonso Prada, ministro del Interior y portavoz del Gobierno nacional. - Foto: Presidencia

política

“No es un indulto”: ministro del Interior, Alfonso Prada, defiende liberación de jóvenes de la primera línea

En el país hay revuelo por el anuncio que hizo el presidente Gustavo Petro el pasado fin de semana. Diferentes sectores piden aclarar el alcance de la medida.

El presidente Gustavo Petro anunció en el marco del Diálogo con presidentes de Juntas de Acción Comunal, que se realizó en Pasto el pasado fin de semana, que “centenares de jóvenes que fueron detenidos en las protestas en las que se registraron desmanes en diferentes departamentos de Colombia, serán liberados antes de la Noche Buena”.

“Tienen derecho a pasar Navidad con sus familias”, dijo el mandatario en el evento público.

El presidente comparó lo sucedido con los jóvenes de la Primera Línea con lo ocurrido en la dictadura en Chile, cuando mataron a decenas de jóvenes en los estadios tras el fallecimiento de Allende, “en un estadio así como este, frío y oscuro, mataron a Víctor Jara y decenas de jóvenes”.

Ese anuncio ha generado todo tipo de reacciones y, por eso, el Gobierno ha tenido que salir a dar explicaciones, porque hay sectores políticos que tienen bastantes dudas. En ese sentido, el ministro del Interior, Alfonso Prada, señaló que sencillamente el anuncio del mandatario es la concreción de un proceso de soluciones jurídicas para aquellos jóvenes que participaron en las protestas que se hicieron en Colombia.

“Desde el 7 de agosto de forma responsable y coordinada con el Gobierno, hemos revisado las alternativas que se tienen para ello. Tenemos alternativas en la Ley 418 que acabamos de reformar para convertir a muchas de las personas, que trabajando dentro de organizaciones sociales, humanitarias, que tienen trabajo con las comunidades, nos ayuden a construir la paz total y la seguridad humanidad como política pública”, indicó.

Según Prada, la designación de algunos de los integrantes de la primera línea como gestores de paz será una facultad única del presidente Gustavo Petro, teniendo en cuenta que algunos de esos jóvenes podrían ser útiles para la política de ‘paz total’.

Además, el ministro del Interior dijo que no se puede hablar de un indulto para estos jóvenes, ya que los procesos judiciales continuarán su curso y que sencillamente la excarcelación es un beneficio a cambio de cumplir unas tareas específicas.

“Quiero dejar muy claro que esto no es un proceso de amnistía, ni de indulto, ni de perdón judicial. Todos los procesos de quienes han sido judicializados en medio de la protesta continuarán en mano de los jueces hasta su terminación, no hay amnistía, no hay indulto, no hay perdón judicial, lo que se trata es de utilizar una figura transitoria que nos permita contar con líderes juveniles que son reconocidos y que tienen la posibilidad de contribuir a la paz total y a la seguridad humana”, sostuvo.

El funcionario también dejó claro que cada caso es diferente, por lo que tendrá que ser estudiado por la Fiscalía y los jueces, quienes tendrán la última palabra. En esta semana se hará una reunión con el fiscal Francisco Barbosa, donde se revisarán todos los escenarios planteados con los que se expedirá el decreto reglamentarios que pondrá en marcha el anuncio del presidente Gustavo Petro.

El representante Hernán Cadavid, del Centro Democrático, anunció que demandará el decreto con el que los sacará de la cárcel y con el que los nombraría gestores de paz. De acuerdo con Cadavid, quien anunció las acciones legales en su cuenta de Twitter, “es ilegítimo e ilegal que el presidente defina hacer eso”.

“Segundo, no fue un Gobierno el que llevó a la cárcel a los miembros de la primera línea, fue un fiscal ante un juez de la República. Tercero, la figura de gestores de paz se ha utilizado tradicionalmente para beneficiar a miembros de grupos armados al margen de la ley, no personas que incurren en delitos comunes como secuestro, homicidio, extorsión, lesiones personales y tortura, entre otros, como están procesados los miembros de la primera línea”, indicó el representante.

Desde el anuncio del presidente, aliados y opositores al Gobierno criticaron la medida, dado que muchos miembros de la primera línea han incurrido en delitos graves en el marco de la protesta social.

Katherine Miranda, defensora del presidente Gustavo Petro, aseguró que se debe tener “mucho cuidado”.

“Sin lugar a dudas hubo detenciones ilegales a ciudadanos en el marco de las protestas, pero también hubo graves hechos reales de tortura, terrorismo, violaciones sexuales y homicidio. ¡Mucho cuidado!”, escribió la representante en Twitter.