Home

Política

Artículo

El senador Roy Barreras desde Santa Marta
El presidente del Congreso, Roy Barreras, con algunos ministros del gobierno de Gustavo Petro y otros miembros del Pacto Histórico, durante el anuncio en Santa Marta, en julio pasado. - Foto: SEMANA

congreso

¿Roy Barreras y el Pacto Histórico cumplieron su meta de sacar adelante más de diez reformas en el Congreso el 30 de noviembre? Este fue el balance

En julio pasado, en Santa Marta, el presidente del Congreso, varios ministros designados y congresistas de la plataforma del presidente Gustavo Petro se fijaron la ambiciosa meta.

Este jueves se cumplió la fecha en la cual el presidente del Congreso, Roy Barreras, algunos sectores del Gobierno nacional y varios congresistas del Pacto Histórico manifestaron que sacarían adelante más de diez reformas que consideran clave para el país. El balance es agridulce.

La meta se la fijaron en el segundo encuentro que tuvo la bancada de la plataforma que acompaña al presidente Gustavo Petro con algunos ministros designados por el mandatario, a finales de julio, en Santa Marta y en el que sostuvieron una reunión con el propio jefe de Estado electo, el cual les dio los lineamientos generales de lo que esperaba del Congreso para el primer semestre legislativo que acompañaría su mandato.

Como resultado de este encuentro, Barreras encabezó una rueda de prensa en la que estuvieron los ministros de Hacienda, José Antonio Ocampo; Educación, Alejandro Gaviria; Agricultura, Cecilia López; Ambiente, Susana Muhamad; y Cultura, Patricia Ariza, al igual que el director de la Dian, Luis Carlos Reyes. A Barreras lo acompañó el senador petrista Gustavo Bolívar.

El balance de ese anuncio es que hay cinco proyectos que ya se tramitaron por el Congreso y se están convirtiendo en ley: la reforma tributaria, el Presupuesto General de la Nación para 2023, el acuerdo de Escazú, la modificación al presupuesto de regalías y la prórroga y modificación de algunos aspectos de la Ley 418 o de orden público. Esta iniciativa también es conocida como la ley de ‘paz total’.

Algunos de estos proyectos sufrieron modificaciones en el Congreso, especialmente la reforma tributaria, en la cual el Gobierno nacional tuvo que acoger varias peticiones de los partidos políticos para asegurar su apoyo en el Capitolio.

Hay otros tres actos legislativos a los que les falta solamente un debate para completar su primera vuelta: la reforma política, el proyecto que hace a los campesinos sujetos de más derechos y la creación de la jurisdicción agraria. Se espera que en estos 16 días de sesiones ordinarias estas reformas reciban el debate que necesitan y queden listas para su segunda vuelta -cuatro debates más- entre el 16 de marzo y el 20 de junio del próximo año.

Pero el resto de proyectos no parecen estar corriendo la misma suerte en el Legislativo. El Código Electoral parece ser el más afectado debido al rechazo de varias fuerzas aliadas del propio Gobierno, que no han permitido que se le dé ni siquiera el primer debate.

En un principio se dijo que la iniciativa era la misma que ya se había tramitado en el Capitolio y que fue tumbada por la Corte Constitucional. Pero, con el paso de los meses, se fueron detectando varios cambios y la inclusión de otros temas que han imposibilitado su tránsito legislativo. Incluso, hay quienes proponen que por este año se deje así y que se comience a debatir y votar en marzo de 2023.

Las otras reformas quedadas

La llamada ley contra el hambre y el proyecto para eliminar el fracking tampoco han podido recibir ni un solo debate. En el caso de esta última iniciativa se vive un pulso en la Comisión Quinta del Senado entre quienes quieren prohibir esta práctica en Colombia y quienes piden analizar el tema con más cuidado. Hasta el momento, el proyecto sigue trabado.

Y las reformas a la Policía tampoco han avanzado al ritmo esperado. En los pasillos del Capitolio se comenta que hay un pulso entre el alto Gobierno y parte de la dirigencia de la Policía, especialmente por temas como la eliminación del Escuadrón Antidisturbios (Esmad), de la cual se habló insistentemente durante la campaña presidencial.

Todavía quedan 15 días de trabajo legislativo ordinario, en los cuales se espera completar el trámite de las reformas constitucionales, las cuales no se pueden debatir ni votar en sesiones extras. Y el resto de proyectos, al parecer, tendrán que esperar hasta el próximo año, ya que, por el momento, no se ve ambiente en el Capitolio para sesiones extras. Sin embargo, la última palabra la tendrá el Gobierno nacional.