Home

Política

Artículo

Así fue la reunión del presidente Gustavo Petro y su bancada del Pacto Histórico.
Así fue la reunión del presidente Gustavo Petro y su bancada del Pacto Histórico. - Foto: Autor anónimo

política

Sin Francia Márquez, el presidente Gustavo Petro se reunió en privado con su bancada del Pacto Histórico; esto fue lo que pasó

El presidente les llamó la atención a los congresistas y les pidió estudiar los proyectos del gobierno y defenderlos. También los pidió evitar el fuego amigo.

La cita fue a las 7:00 de la noche, este lunes 12 de septiembre, pero empezó dos horas más tarde. Al ingreso al salón de la Casa de Nariño, donde se realizó el encuentro, los congresistas fueron sorprendidos con una orden: los celulares se quedaban en la entrada del recinto. El cuerpo de seguridad de la casa presidencial guardó los dispositivos.

El presidente Gustavo Petro quería estar en confianza con los congresistas. Y aunque se supone que los integrantes del Pacto Histórico son cercanos, algunos están molestos con el tratamiento burocrático que han recibido en el primer mes de gobierno. Llamó la atención la ausencia de la vicepresidenta Francia Márquez, en un encuentro de esa importancia.

Asistieron senadores y representantes, además del presidente del Senado, Roy Barreras, y la Cámara, David Racero. Por los lados del gobierno llegaron los ministros más cercanos al petrismo: Patricia Ariza, de Cultura; Gloria Ramírez, ministra de Trabajo; Susana Muhamad, de Medio Ambiente; y Alfonso Prada, ministro del Interior.

El presidente habló del proyecto de presupuesto, de la necesidad de ajustar las cifras que quedaron proyectadas desde el gobierno de Iván Duque y de las propuestas sociales que, según el mandatario, le permitieron ganar la Presidencia.

Además, dedicó un espacio importante para hablar de la reforma tributaria. SEMANA estableció que Petro le pidió a su bancada conocer y estudiar más los proyectos legislativos que redacta el gobierno para que los defiendan con contundencia en el Congreso y ante la opinión pública.

Petro tiene claro que sus opositores, especialmente el Centro Democrático, están cuestionando duramente el impacto que tendrá la reforma tributaria en el bolsillo de los colombianos menos favorecidos. Por eso, la urgencia de defender la iniciativa con la que pretende recaudar 25 billones de pesos.

Petro mostró nuevamente su preocupación por la ola invernal que se presentará en las próximas semanas en Colombia y el impacto económico que está generando en el país la guerra entre Rusia y Ucrania.

Además, habló sobre los diálogos regionales que se realizarán en los departamentos donde se pretende construir el plan de desarrollo del gobierno del cambio. Un ministro o un funcionario apadrinará cada zona.

La conversación se extendió durante dos horas, pero el presidente fue el protagonista. Al menos, fue quien más habló.

Una fuente que presenció el encuentro le contó a SEMANA que Petro apretó tuercas y lanzó más de un regaño. Por ejemplo: le pidió al Pacto Histórico evitar el fuego amigo.

El presidente- añadió la fuente- está inquieto por el tratamiento que la propia coalición de gobierno le ha dado a la abogada constitucionalista Cielo Rusinque, designada directora de Prosperidad Social.

El nombramiento de Rusinque no cayó bien porque la jurista no hace parte del petrismo, es amiga personal del presidente del Senado, Roy Barreras, y su llegada al DPS le cierra otra puerta a la vicepresidenta Francia Márquez, cada vez más alejada del gobierno Petro. Prosperidad Social era el cargo al que llegaría Márquez y que se fusionaría en los próximos meses con el Ministerio de la Igualdad.

El presidente insistió en la unión. Por eso, le pidió al Pacto Histórico actuar como un solo partido y un solo cuerpo a la hora de defender las propuestas del gobierno. No se trata de conformar una nueva casa política, pero sí actuar como si todos pertenecieran a una colectividad.

Al final, uno de los congresistas aprovechó el escenario para preguntarle al presidente cómo el Pacto Histórico manejará el poder burocrático en las regiones, un tema sensible que tiene inquieto a más de un congresista porque un mes después de la posesión de Petro, los partidos políticos tradicionales siguen adueñados de algunas entidades regionales.

Petro esquivó el tema y les aclaró a los congresistas que su papel fundamental es legislar. Aunque nadie se atrevió a responderle al presidente, varios dirigentes quedaron preocupados porque se aproximan las elecciones regionales del 2023 y todo el poder de los departamentos sigue concentrado en la derecha y la centroderecha.