Home

Salud

Artículo

Accidente de tránsito.

soat

Ojo: la rebaja en el Soat afectaría gravemente el sistema de salud y aceleraría la crisis en el sector. Aquí le contamos por qué

El Gobierno asumirá el valor del costo de las coberturas que se le pagarían a los usuarios. Las alarmas están encendidas, pues está en riesgo la desfinanciación del sistema de salud.

Desde que llegó Carolina Corcho al Ministerio de Salud, las alarmas están encendidas en ese sector. Crítica por años del sistema, muchos han advertido que la alta funcionaria tiene un único objetivo: hacerlo entrar en crisis para promover una reforma estructural.

La vía que se ha advertido por los expertos es siempre la misma: desfinanciar al sistema. Y la forma como eso se comenzaría a hacer tiene que ver con uno de los temas más sonados del momento: la rebaja del Soat.

Por eso, el anuncio de que los dueños de motos tendrán un descuento del 50 % en el Seguro Obligatorio de Accidentes de Tránsito (Soat) ha desatado una enorme controversia. El Gobierno hizo el anuncio con el objetivo de brindarles alivios a los dueños de estos vehículos, que en varias ocasiones han amenazado con entrar en paro. Además, la premisa del Ministerio de Transporte es que con la nueva medida se reducirá la evasión del pago del Soat.

La decisión quedaría en firme a partir del próximo 15 de diciembre y desde ya ha comenzado a levantar ampolla, pues hay varias dudas que quedaron en el aire.

Hace un par de días, el Gobierno publicó un borrador de decreto en el que detalla paso a paso cómo funcionaría el descuento para los conductores de motos.

Algunos cálculos gruesos advierten que esto podría costar hasta unos 2 billones de pesos, razón por la cual el dato de donde saldrá la plata es uno de los más importantes. En un aparte de ese articulado se refieren a los casos en los que los servicios de salud producto del accidente cuesten entre 300 y hasta 800 salarios mínimos diarios legales vigentes (SLMDV).

Allí advierten que la financiación de esos recursos se hará “con cargo a los recursos que del Presupuesto General de la Nación se destinen al aseguramiento en salud conforme con las disponibilidades presupuestales”.

Este aparte causó indignación entre los miembros de la bancada de oposición en el Congreso. “El ‘subsidio’ al Soat que decretó el Gobierno se pagará de los recursos de la salud. Realmente quieren destruir el sistema de salud. No quisieron darle aumento y ahora le quitan recursos para financiar el Soat”, aseguró la senadora del Centro Democrático Paloma Valencia.

Valencia aseguró que el anuncio del Gobierno para subsidiar el Soat no necesariamente beneficia únicamente a los más pobres, pues consideró que no todas las personas que tienen motos de bajo cilindraje cuentan con limitaciones de recursos.

Para la senadora opositora también es clave que se haga un manejo correcto del presupuesto. “El Gobierno no puede decidir gastarse la plata en lo que quiera sin pasar por el Congreso, porque es el que decide en última instancia dónde y en qué se puede gastar la plata”, indicó Valencia.

También indicó que los recursos del Soat no deberían salir del presupuesto que está destinado a la salud, porque ya se han anunciado recortes a ese sector. Argumentó que en un primer momento el Gobierno había dicho que esa financiación del Soat iba a salir de lo que se pensaba recaudar en la reforma tributaria, pero según parece esa posibilidad no se va a materializar.

“No solamente no le quisieron subir la plata al sector salud, sino que se la están destinando a otros sectores. Van a quebrar el sistema de salud. No, ministra, construya sobre lo que se ha construido. No destruya lo que ha recibido, el trabajo de generaciones de colombianos”, fue la crítica que le lanzó Valencia a la ministra de Salud, Carolina Corcho.

En una entrevista en el diario El Tiempo, con María Isabel Rueda, el expresidente Iván Duque Márquez también mostró su preocupación. Aseguró que el Gobierno está preparando el escenario para autoinducir una crisis en el sistema de salud para poder justificar un cambio total del modelo, que sería a través de la falta de pago oportuno al sistema de aseguramiento.

“Si el Gobierno no les gira a las aseguradoras, estas no le giran a sus proveedores ni a los hospitales y pueden terminar generando una crisis y, a partir de esa crisis, legitimar la idea de estatizar el sector de la salud”, dijo el exmandatario, que cuando se le preguntó acerca de por qué el Gobierno permitiría esto, la gran responsable sería la ministra de Salud, Carolina Corcho.

“La ministra ha sido históricamente enemiga del sistema de salud que tiene Colombia, principalmente por sesgos ideológicos. No se puede dirigir la salud de un país con ideología”, declaró Duque en su seria crítica contra la ministra Corcho, quien siempre ha sido una gran opositora al modelo que opera en la nación.

“Nosotros trabajamos con la ciencia, con los operadores privados, con los operadores públicos; duplicamos las UCI; tuvimos la mayor vacunación en la historia de Colombia; movilizamos millones de personas a tener telemedicina y consulta en casa; logramos la mayor cobertura histórica que ha tenido el sistema, y lo hicimos construyendo sobre lo existente y mejorándolo. Destruir el sistema de aseguramiento privado sería poner a la salud de Colombia en cuidados intensivos”, dijo Duque.

La Procuraduría también advirtió esta semana sobre el riesgo financiero en el sistema de salud colombiano. Dicha carta fue conocida, en exclusiva, por SEMANA. Y la ministra Corcho contestó de manera enérgica a ese informe. El ministerio aseguró que los valores de la Unidad de Pago por Capitación (UPC) están bien calculados.

“Los aspectos técnicos bajo los cuales se ha proyectado esta permiten concluir que no se ha generado crisis alguna que impacte la sostenibilidad financiera del Sistema General de Seguridad Social en Salud, toda vez que se considera que la metodología adoptada recoge múltiples factores que afectan la estructura de costos del sistema”.

“Se precisa que la construcción de dicha metodología se estructura con base en la información reportada por las mismas EPS, lo cual hace que el proceso cumpla con parámetros técnicos de confiabilidad, considerando que la gestión de la información es un proceso estructurado tendiente a la verificación de la calidad y cobertura, así como la conformación de la base de datos y retroalimentación de la información”, añadieron.

Respecto al cálculo de la UPC para el siguiente año, aclararon que el porcentaje de aumento se prevé mediante actos administrativos que expiden, “con fundamento en criterios técnicos cuyos resultados se muestran dentro un documento denominado ‘Estudio de Suficiencia’, según las condiciones de sostenibilidad del Sistema General de Seguridad Social en Salud para el año siguiente a dicho estudio, el cual se efectúa con información del año anterior, reportada por las EPS”.

También afirmaron que aunque buscan garantizar un aumento justo, las EPS tienen que asumir su responsabilidad económica.

“El sistema se encuentra en un esquema de aseguramiento público y colectivo, la prima que se fija por el Gobierno conocido como UPC tiene la finalidad de garantizar las tecnologías y servicios de salud definidos en el correspondiente acto administrativo, cuya prestación y gestión de riesgo se encuentra a cargo de las aseguradoras (EPS).

Se trata de un seguro que obliga a estas entidades a responder por los costos asociados a una posible siniestralidad futura (es decir, cualquier atención requerida durante el ciclo de una enfermedad que va desde la promoción hasta la paliación, pasando por el diagnóstico, el tratamiento y la rehabilitación) y que son desconocidos al momento de fijar la tarifa, lo cual implica la necesidad de utilizar metodologías actuariales apropiadas para estimar la prima, utilizando modelos prospectivos”, explicaron.

Los agitados debates con el presupuesto de la salud

Aunque por ahora la ministra Corcho no se ha referido a las modificaciones presupuestales que traerá el nuevo subsidio al Soat, sí ha hecho múltiples pronunciamientos sobre el dinero que tendrá el sector salud para el próximo año.

Por ejemplo, ha señalado que no es cierto que vaya a haber recortes en el dinero destinado a la salud, pues ha dicho que será el monto más alto de la historia del país. “Presupuesto de salud solicitado es el más alto de toda la historia del país, 5,1 billones más que año anterior; de estos,1,3 billones lo adicionó el Gobierno para salud preventiva e infraestructura”, indicó en septiembre pasado.

En lo que sí ha habido una fuerte discusión es en lo que tiene que ver con el aumento a la plata que les van a dar a las EPS durante el próximo año. Si bien el Gobierno pasado había dicho que el incremento de ese dinero debía ser del 14,97 %, gremios como Acemi están pidiendo que sea del 18 %, teniendo en cuenta los aumentos de precios que ha provocado la inflación en el último año.

En meses pasados, la ministra Corcho advirtió que podrían pedir un aumento de solo el 12 %, pues consideró que el cálculo hecho por el Gobierno anterior estaba diseñado con las peticiones que hicieron las propias EPS. En su momento, el anuncio causó temor, pues girarles menos recursos a las EPS podría causar un efecto dominó en el sistema de salud porque también podría comprometer la plata que les entre a las clínicas, los hospitales y los proveedores de medicamentos.

Sin embargo, la ministra Corcho aseguró hace dos semanas que la decisión de cuánto será realmente el aumento presupuestario solo quedará en firme en este mes de diciembre, tras conversarlo con el Ministerio de Hacienda. Por lo pronto, hay expectativa.