Secretum, la app de mensajería que busca competir con WhatsApp y Telegram
“Disculpa, ¿quién eres? He encontrado tu número en mi agenda” es una fórmula que emplean los estafadores para iniciar una conversación con las potenciales víctimas y ganarse su confianza. - Foto: Getty Images

tecnología

Así usan WhatsApp los estafadores para robar dinero con chantajes

WhatsApp, la aplicación de mensajería más usada en el mundo, se ha convertido en una herramienta usada por los delincuentes.

Los intentos de estafa, lejos de ser ajenos a las redes sociales, se aprovechan del amplio alcance que tienen estas plataformas para tratar de engañar al mayor número de personas a nivel global y obtener dinero con artimañas. WhatsApp, la aplicación de mensajería más usada en el mundo, se ha convertido en una herramienta usada por los delincuentes.

“Disculpa, ¿quién eres? He encontrado tu número en mi agenda”, es una fórmula que emplean los estafadores para iniciar una conversación con las potenciales víctimas y ganarse su confianza, como señalan desde el portal especializado en tecnología WABetainfo, que recientemente ha sido objeto de uno de estos intentos.

Logo de WhatsApp
WABetainfo explica que los estafadores utilizan las fotos, tal cual se han compartido o manipuladas, para chantajear a la víctima, amenazando con compartirlas con los familiares y amigos si no acceden a un pago. - Foto: SOPA Images/LightRocket via Getty Images

Lejos de intentar resolver el enigma de un contacto sin nombre, lo que buscan los atacantes es conseguir que su interlocutor les añada como contacto en redes sociales populares como Facebook o Instagram, y desde ese momento poner en marcha la segunda parte del plan: obtener dinero.

La conversación que se mantiene, con preguntas triviales sobre cómo se llama el usuario, su trabajo o la edad que tiene, que pueden ir acompañadas de cumplidos, puede no alertar lo suficiente a la potencial víctima y hacer que finalmente lo agregue en sus redes sociales personales.

Inicialmente, ampliar el número de contactos en Facebook no parece un gran problema, pero es la intención detrás de esa petición lo que debe preocupar, ya que se está dando acceso a fotografías, a la lista de contactos y a más información personal.

WABetainfo explica que los estafadores utilizan las fotos, tal cual se han compartido o manipuladas, para chantajear a la víctima, amenazando con compartirlas con los familiares y amigos si no acceden a un pago. Y como lo que buscan es dinero, el chantaje puede no tener fin.

La mujer se despertó acostada en la cama debajo de la manta, use el teléfono para aprender una nueva aplicación, planifique el día, verifique la lista de tareas diarias del calendario personal, busque información, revise los mensajes del buzón de correo electrónico, comience el día con el concepto de gadget
Si se detecta este intento de estafa, los expertos recomiendan denunciarlo inmediatamente a WhatsApp (se puede hacer desde la información de perfil). - Foto: Getty Images/iStockphoto

Aunque se trata de una estafa ya conocida, no está de más recordarla, ya que, como han señalado desde el portal especializado en WhatsApp, puede llegar en un momento delicado, a nivel anímico o incluso mental, para la potencial víctima, lo que la hace ser más vulnerable.

Si se detecta este intento de estafa, los expertos recomiendan denunciarlo inmediatamente a WhatsApp (se puede hacer desde la información de perfil), e incluso elevar el nivel de seguridad de la cuenta, limitando el acceso a la foto de perfil, o incluso denunciarlo a la Policía si la situación acaba mal.

Fraudes usando la variante ómicron

ESET, compañía especializada en seguridad cibernética, reveló un informe en el que advierte que los delincuentes cibernéticos están aprovechando la preocupación generada por la variante ómicron del coronavirus para implementar a nivel global campañas de una técnica de fraude conocida en el ecosistema digital como pishing.

Se trata de una estrategia en la que los ciberdelincuentes engañan a las víctimas, suplantando digitalmente la identidad de una persona, empresa o servicio de confianza, con el objetivo de robar información confidencial.

Concepto de tecnología con internet y redes de seguridad cibernética, mano de mujer con teléfono inteligente, icono de candado de pantalla en pantalla digital.
Concepto de tecnología con internet y redes de seguridad cibernética, mano de mujer con teléfono inteligente, icono de candado de pantalla en pantalla digital. - Foto: Getty Images/iStockphoto

En algunos países, los delincuentes cibernéticos se están haciendo pasar por entidades públicas de salud para ofrecer supuestas pruebas PCR de ómicron totalmente gratis, según advierte el organismo de control de consumo británico Which?, que identificó recientemente esta estrategia en Reino Unido.

El engaño radica en que los atacantes aseguran mediante un correo electrónico que la nueva variante no es detectable por los kits de prueba utilizados para las anteriores variantes de covid-19, por lo que es necesario acudir a un nuevo kit de prueba.

“En cualquier escenario, el usuario es redirigido a un sitio web falso que suplanta la identidad del Servicio Nacional de Salud y se solicita que complete un formulario ingresando su nombre completo, fecha de nacimiento, dirección, número de teléfono móvil y dirección de correo electrónico”, señala Cecilia Pastorino, especialista en Seguridad Informática del Laboratorio de Investigación de ESET Latinoamérica.

Si bien en el correo se anuncia el test como gratuito, el sitio web solicita una tarifa de aproximadamente 1,64 dólares, aunque el verdadero objetivo de los atacantes es robar información que les permita cometer fraudes financieros más grandes.

*Con información de Europa Press.