streaming

Recomendados de la semana: cine que refleja turbulencias existenciales

Por: Manuel Kalmanovitz G.

Manuel Kalmanovitz G. reseña películas de otras décadas con protagonistas que se cuestionan lo que están haciendo con sus vidas.



El rayo verde - excelente

Director: Éric Rohmer * Año: 1986 * País: Francia * Duración: 98 min. * Disponible en Mubi

El francés Éric Rohmer realizaba películas literarias y engañosamente sencillas, en las que sus protagonistas a menudo se veían obligados a revisar lo que pensaban de sí mismos y sus proyectos de vida. Esta cinta forma parte de su serie Comedias y proverbios, y sigue a una muchacha acongojada, porque, tras la cancelación de una amiga, se ha quedado sin plan de vacaciones. Otra amiga la invita a la playa con su familia, pero rodeada de gente no se siente bien y regresa a París, donde recuerda que estando sola tampoco. Magistralmente y con un toque de levedad, el filme muestra esta crisis existencial atravesada por el sol, la montaña y los míticos ‘rayos verdes’, los últimos rayos del sol que toman ese color en circunstancias atmosféricas poco comunes, y que, según una novela de Julio Verne que lee otra vacacionista, le ayudan a la gente a comprender diáfanamente sus sentimientos y los de quienes los rodean.

default
- Foto:

Kicking and Screaming - buena

Director: Noah Baumbach * Año: 1995 * País: Estados Unidos * Duración: 96 min. * Disponible en Netflix

La ópera prima de Baumbach, que dirigió cuando tenía 25 años, es una comedia de parálisis que sigue a cuatro amigos durante el año después de su graduación universitaria. Esto mientras continúan viviendo en el mismo pueblo, sin preocuparse por trabajar, continuar estudiando o entender cómo podrían aprovechar en el mundo no académico la capacidad de articular pensamientos e ideas que afinaron en sus estudios. Con líos románticos, conversaciones a veces monótonas y a veces pretenciosas, y lealtades puestas a prueba, la película captura con sencillez ese momento incierto en el que estos jóvenes universitarios, que dan la sensación de estar prematuramente envejecidos, deben decidir cómo seguir con sus vidas, enfocándose en la sensación de estar suspendidos en el tiempo cada vez con más angustia e incomodidad. Fue el comienzo de una serie de exploraciones autobiográficas que Baumbach ha continuado en The Squid and the Whale (2005) e Historia de un matrimonio (2019).

She’s Gotta Have It - buena

Director: Spike Lee * Año: 1986 * País: Estados Unidos * Duración: 84 min. * Disponible en Netflix

Esta también es una ópera prima, dirigida por un tipo muy joven –Spike Lee tenía 30 años–, que se aproxima con frescura a las dudas existenciales de sus congéneres, aunque acá no dan para nada la sensación de sufrir de vejez prematura. El personaje central es una muchacha que vive libremente su sexualidad y que, al hacerlo, pone en crisis a los tres hombres con los que se acuesta: un tipo sincero que cree en el amor verdadero, un modelo vanidoso y regañón, y un tipo relajado, chistoso y desempleado (interpretado por el mismo Lee). Filmada en blanco y negro y seleccionada en la Quincena de Realizadores de Cannes, es una película que permite revivir el entusiasmo que despertaba el cine independiente de Estados Unidos antes de volverse un rótulo más: imaginación visual, actores desconocidos pero carismáticos, preguntas vitales desarrolladas con gracia y con unas pinceladas de experimentación formal.

default
- Foto:

Pan, amor y… - muy buena

Director: Dino Risi * Año: 1955 * País: Italia * Duración: 106 min. * Disponible en Netflix

Quedé impresionado al ver la pobreza del catálogo de Netflix en cuanto a películas de otras épocas, pero al menos encontré esta, una de dos producciones italianas de los años cincuenta protagonizadas por Sophia Loren que ofrecen actualmente. Como buena parte de la commedia all’italiana, el punto de partida acá son estereotipos bien definidos que se revitalizan con giros ingeniosos. El conflicto se da entre un carabinero retirado y pretencioso que regresa a dirigir la policía municipal de Sorrento (interpretado por el también director Vittorio De Sica) y la vendedora de pescado que vive en su casa (Loren) y que se niega a irse. La belleza de Loren es legendaria, pero la gracia de esta película reside, sobre todo, en el donjuán retirado que, con la interpretación de De Sica, deja ver lo cercanos que están el orgullo y el patetismo, la esperanza y la melancolía, la elegancia y la abyección en estos señores maduros arrollados por los enamoramientos.