deportes

La compra del Manchester United por parte de Elon Musk era una broma

El multimillonario causó revuelo en redes sociales con su mensaje.


El magnate Elon Musk, dueño de Tesla y SpaceX, aclaró que no pretendía ser dueño de ningún club de fútbol tras hacerse viral una publicación suya donde aseguró que iba a comprar el Manchester United.

El empresario, habituado a dar declaraciones impredecibles y provocadoras en la red social, había tuiteado: “Y compraré el Manchester United, de nada”. Inmediatamente, se generó un revuelo en las redes sobre si el hombre más rico del mundo hablaba en serio o no.

Y finalmente, tras obtener casi 500.000 “me gusta” en cuestión de horas y las preguntas de numerosos seguidores, Musk aclaró que era una broma. “No, es una antigua broma en Twitter. No voy a comprar ningún club deportivo”, respondió ante la pregunta de un usuario. “Sin embargo, si hubiera algún equipo, sería el Manchester United. Era mi equipo favorito de la niñez”, añadió.

El Manchester United es uno de los mayores clubs del mundo, pero lleva unos años en crisis. Desde hace 10 años cotiza en Nueva York, con una capitalización bursátil de 2.080 millones de dólares, por debajo del valor de hace un año.

Esta “broma” ocurre luego que el empresario vendiera acciones de Tesla por un monto de casi 7.000 millones de dólares, según un documento legal divulgado, en medio de una batalla legal con Twitter sobre un acuerdo de compra por 44.000 millones de dólares.

El fundador del fabricante de automóviles Tesla vendió unos 7,9 millones de acciones entre el 5 y el 9 de agosto, de acuerdo con el documento publicado en la página web de la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos (SEC), el ente regulador estadounidense.

“En el caso (esperamos que poco probable) de que Twitter fuerce el cierre de este acuerdo y que algunos socios de capital no participen, es importante evitar una venta de emergencia de acciones de Tesla”, escribió Musk, el hombre más rico del mundo, en Twitter. La red social libra una batalla legal con el temperamental Musk por su intento de salir de un acuerdo alcanzado en abril para comprar la red social.

Musk se había comprometido a ofrecer 54,20 dólares por cada acción de Twitter, pero luego acusó a Twitter de fraude y alega que la plataforma lo engañó sobre aspectos clave de la empresa antes de acordar su compra por 44.000 millones de dólares.

En abril, el magnate ya había vendido acciones de su grupo automotor por unos 8.500 millones de dólares para prepararse para la adquisición de la red social. En ese momento, había asegurado que no habría otras ventas de títulos de Tesla.

Musk desafía ahora al CEO de Twitter, Parag Agrawal, a “debatir públicamente el porcentaje de cuentas falsas” en la red al pedirle que “demuestre al público que Twitter tiene menos del 5% de usuarios diarios falsos o no deseados”. La batalla legal comenzará el 17 de octubre ante un tribunal especializado en derecho comercial del estado de Delaware, y durará cinco días.

Apenas roto el acuerdo de adquisición, Twitter demandó al hombre más rico del planeta para obligarlo a cumplir su promesa. Musk contrademandó en el mismo tribunal, reclamándole que lo libere de ese pacto y ordene a Twitter que le pague daños y perjuicios.

Con información de AFP