Tendencias

Home

Deportes

Artículo

Selección Colombia en duelo contra México
Selección Colombia en duelo contra México - Foto: AP

deportes

La historia detrás del grito prohibido que casi hace suspender el partido entre Colombia y México

El partido finalmente fue remontado y terminó 3-2 a favor de los cafeteros.

Lo que parecía una catástrofe para la Selección Colombia, terminó siendo una gran hazaña para los dirigidos por Néstor Lorenzo; los nacionales remontaron un 2-0 en contra y terminaron venciendo, en California, 3-2 al combinado mexicano.

El duelo, que mostró diferentes facetas de la selección cafetera, dejó varios aspectos que el cuerpo técnico deberá corregir para estructurar un equipo mucho más sólido para enfrentar las eliminatorias al mundial de 2026 que comienzan en marzo del próximo año.

Al margen de lo deportivo, hubo un hecho que llamó la atención durante el desarrollo del encuentro. Promediando la segunda mitad, cuando el arquero colombiano David Ospina se disponía a sacar de meta, los aficionados mexicanos lanzaron un popular grito que está prohibido por la Fifa por tener tintes homofóbicos.

“¡Put****!”, fue la expresión utilizada por la torcida mexicana, hecho que de inmediato llevó al juez a detener el encuentro por unos minutos. Nima Saghafi, autoridad principal en el terreno de juego, reunió a los futbolistas en la mitad de la cancha y les explicó lo que estaba sucediendo y qué podría pasar si se volvía a repetir la situación.

¿Por qué no se puede gritar put* en los estadios?

La afición mexicana es una de las más pintorescas y animadas y, sin duda alguna, se encarga de ponerle ‘picante’ a cualquier cita deportiva donde su selección está presente; sin embargo, desde 2014 se ha convertido en un dolor de cabeza para la federación de fútbol de ese país.

Aunque no se caracterizan por mal comportamiento, sí hay una acción que viene causándole problemas a la selección. Ellos han adoptado la costumbre de gritar “¡Put****!, cuando el arquero o un jugador del equipo rival van a realizar el saque de meta.

Este grito le ha acarreado a la Federación Mexicana de Fútbol importantes sanciones deportivas y económicas, tanto así que ha tenido que afrontar varios encuentros sin público o con entradas reducidas.

Desde el Mundial Brasil 2014, la Fifa le comunicó que comenzaría a ser sancionada cada vez que esto sucediera durante los partidos; sin embargo, los aficionados continuaron lanzando el improperio durante los encuentros, argumentando que dicha palabra tiene múltiples significados y no solo es utilizada para ofender a la comunidad LGBTI.

Diferentes organizaciones que trabajan por el respeto y la inclusión de las personas con identidad sexual diversa en México han rechazado el uso de este término por considerarlo ofensivo contra esta minoría y emprendieron una batalla para eliminar esta palabra de los estadios.

“Siempre se ha utilizado para ofender a los hombres y este caso no es la excepción”, explicó al medio Verne Luis Guzmán, vicepresidente de Codise, organización LGBTI en Jalisco. “Los que lo gritan le están diciendo al portero cobarde y débil, que es algo que se asocia con ser homosexual. Se entiende como lo peor que le podría pasar a un hombre: atribuirle lo que ellos creen son características de una mujer”.

Por este grito no solo la selección mexicana ha tenido que pagar sanciones, también se han visto afectados los equipos de Argentina, Perú y Uruguay.

¿Cómo se llega a la suspensión del partido?

Sobre el minuto 82, el juez detuvo el partido y reunió a los jugadores en el centro del campo; esta es el primer paso que establece el protocolo de la Fifa en caso de que se presenten insultos desde las tribunas dentro de su protocolo antidiscriminatorio; previo a esta acción, se realizó un llamado a los aficionados a través de los parlantes del estadio solicitándoles moderar su vocabulario.

Si los aficionados hubiesen continuado con los insultos, el ente rector del fútbol estableció que el segundo paso sería suspender temporalmente el encuentro y enviar a los jugadores a sus camerinos por cinco minutos. Por último, si el comportamiento en la tribuna no mejora, el tercer paso obliga a la suspensión definitiva del partido.

¿Dónde nació este grito?

Aunque ha sido muy difícil establecer cuándo se utilizó este grito por primera vez en el fútbol, el diario Milenio, de México, hizo un rastreo y encontró que se habría utilizado en las olimpiadas de Atenas, en 2004. También logró identificar que es propio de la hinchada de las Chivas rayadas de Guadalajara.