emprendimiento

Emprendimiento colombiano de joyas espera llegar a su sexto país, EE. UU., este año

ETN nació como un proyecto de grado que ahora consolida su presencia en países de Latinoamérica.


ETN es una marca de joyas colombiana que conquistó el mercado de Centroamérica hace nueve años y que espera tener su mayor expansión este 2022, llegando a Estados Unidos.

Carolina Orduz y su madre crearon la marca como un proyecto de tesis que rápidamente se materializó en una empresa que producía las joyas en Colombia y las distribuía en Costa Rica, inicialmente, hasta que poco a poco fueron llegando con su compañía a otros países de la región.

“Somos una marca que tiene experiencia y presencia en el mercado internacional. Primero abrimos afuera y luego llegamos a Colombia. Llevamos muchos años trabajando en crear piezas únicas, en un proceso zero waste, que cumpla todos los estándares de exportación. Elevamos los motivos cotidianos de América Latina y creamos piezas peculiares, apasionadas pero sencillas, perfectas para el everyday look”, comenta Carolina Orduz, directora creativa de la marca.

Para la compañía es clave compartir las historias, el proceso, los materiales y el origen del producto, pues se convierten en valores fundamentales para fortalecer su relacionamiento con el consumidor.

Por esta razón, todas las piezas son pulidas y terminadas a mano, con bases de peltre y bronce, doble baño de oro de 24 quilates y recubiertas con una laca selladora y protectora. Usan combinaciones con piedras naturales y en ciertos casos otros materiales.

Es la magia detrás de su saber hacer y la fórmula entre historia latina y piezas de alta calidad, lo que ha llevado a ETN a enamorar al consumidor extranjero, convirtiendo los canales de distribución internacionales en unos de los más importantes para su crecimiento y que representan 60 % de las ventas anuales.

Carolina Orduz, creadora de la marca ETN
Carolina Orduz, creadora de la marca ETN - Foto: Cortesía ETN

En 2021, se fortalecieron canales vinculados al sector turístico como hoteles y aeropuertos, los cuales tuvieron un incremento del 65 % en comparación con 2020, y para 2022 proyectan un incremento del 100 % en las ventas.

Para el cierre del año pasado, realizaron la apertura del mercado en República Dominicana y en la actualidad los esfuerzos se concentran en el fortalecimiento de mercados de Centroamérica y el Caribe como Costa Rica, Panamá, Guatemala, Honduras, República Dominicana y Nicaragua, por medio de estrategias digitales en conjunto con los puntos de venta.

Ahora su gran apuesta es abrir mercado en Estados Unidos, como parte del plan de crecimiento presencial.

A nivel nacional, cuenta con un plan de expansión que se enfoca en el aumento de presencia de marca en las principales ciudades del país, como Bogotá, donde se realizará la apertura del estudio y showroom de la marca; Cali, Medellín, Bucaramanga, Barranquilla, Cartagena y Santa Marta, así como la participación en diferentes ferias a lo largo del país con una inversión de cien millones de pesos para la estrategia en general.

En camino hacia la sostenibilidad

“La sostenibilidad es un valor primordial en la actualidad, el compromiso con el medioambiente es de todos y para ETN es pilar fundamental en su ADN, definiéndolo como una empresa de slow jewelry fashion, lanzando en promedio de dos a tres colecciones al año, alejándose así de los ritmos acelerados del modelo industrial”, contó Orduz.

Marca de joyas colombiana ETN se consolida en el mercado internacional
Marca de joyas colombiana ETN se consolida en el mercado internacional - Foto: Cortesía ETN

Su proceso de producción es zero waste, es decir que todos los materiales pueden ser reutilizados y aprovechados al máximo, considerando en cada paso el impacto ambiental. En el embalaje de las piezas se priorizan los productos con material reciclado o soluciones biodegradables.

Una marca #WomenOwned con alma colombiana

En los últimos diez años, el reconocimiento internacional por la calidad de los productos hechos en Colombia ha crecido. Colombia es uno de los países de América Latina con mayor cantidad de marcas de joyería, en todas las categorías. El sector presenta un crecimiento interesante, no solo en la oferta, sino en la demanda.

“Las mujeres no son únicamente la fuente de inspiración, son las artesanas creadoras de cada una de las piezas de la compañía. Desde la etapa creativa hasta la producción, todos los procesos son liderados por ellas, haciendo de ETN una empresa #WomenOwned. Apoyando e inspirando a las mujeres a crecer profesionalmente y de tal manera mejorar su calidad de vida”, comenta la creadora.

Su compromiso por ser un reactivador de la industria nacional no solo se enfoca en generar empleo directo para la producción de las piezas, sino que trasciende a toda la cadena de valor. Desde el empaque, hasta los servicios de envío, pasando por el mercadeo, entre otros, cuentan con el sello colombiano.