criptomonedas

El bitcóin cae por debajo de los 40.000 dólares por primera vez desde finales de septiembre

La criptomoneda se cotiza en 38.803 dólares tras caer ese 7,6 %, con lo que se sitúa en su nivel más bajo desde el año 2021.


El precio del bitcóin cayó brevemente desde el 10 de enero por debajo de los 40.000 dólares, el nivel más bajo desde finales de septiembre, ya que el apetito de riesgo de los inversores se resintió ante la perspectiva de un endurecimiento de la política de la Fed.

Poco después de haber tocado un mínimo de 39.663,18 dólares, la criptomoneda se recuperó hacia las 14h45 GMT hasta 41.198 dólares, cifra que representa una caída de 2,6 %.

En octubre alcanzó un máximo histórico de más de 66.000 dólares. Sin embargo, en lo que va de año ha perdido un 12 % de su valor.

La primera criptomoneda se había aprovechado a finales de 2020 y en 2021 de un aumento de la liquidez en los mercados, a causa de la política monetaria ultraflexible de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed).

Pero ahora, la perspectiva de un endurecimiento de esa política para contrarrestar la inflación está afectando al bitcóin, como también afecta a las Bolsas mundiales.

“Las acciones de los grupos de tecnología, que son especialmente sensibles a la subida de los tipos, están bajo presión”, señaló Fiona Cincotta, analista en City Index.

Algunos inversores consideran además que una de las cualidades del bitcóin, su oferta limitada por el algoritmo que regula su emisión, hace de él un valor refugio contra la inflación, una suerte de oro digital, que sería menos atractivo si la Fed emprende medidas.

Inflación récord en EE. UU. aumenta preocupación de la Fed

“Si los datos publicados superan las expectativas del mercado, podemos esperar todavía más ventas del bitcóin, pues los inversores calculan que cuanto más fuerte es la inflación, más rápido tendrá que actuar la Fed”, explicó Marcos Sotiriou, analista en la correduría de criptomonedas GlobalBlock.

Sin embargo, según los datos que brindó el gobierno estadounidense, los precios al consumidor en Estados Unidos se dispararon 7,0 % en 2021, la subida más alta desde 1982, una preocupación mayor para el presidente Joe Biden, quien prometió detener la espiral inflacionaria.

Los precios de la energía subieron 29,3 % y los de los alimentos 6,3 %, según el índice CPI (IPC) divulgado el miércoles por el Departamento de Trabajo. Si se excluyen estos sectores volátiles, la inflación subyacente alcanzó 5,5 %, su nivel más alto desde febrero de 1991.

El presidente Biden aseguró, al conocerse estos datos, que se registran algunos “progresos” en el combate a la inflación, al comparar cifras mensuales.

En una declaración, el mandatario destacó una reducción significativa en la inflación el último mes.

“El informe de hoy demuestra que estamos haciendo progresos”, pero “al mismo tiempo, (...) tenemos más trabajo por hacer pues los aumentos de precios todavía son demasiado altos y presionan los presupuestos de las familias”, sostuvo.

El informe de coyuntura de la Reserva Federal conocido como Libro Beige señaló en efecto que más comercios comenzaron a notar una desaceleración en los aumentos de precios a fines de 2021.

La inflación, que muchos economistas, incluyendo los de la Casa Blanca y de la Reserva Federal, consideraban como un fenómeno transitorio, se volvió el ‘enemigo público número uno’.

El objetivo inflacionario de la Fed se ubica en 2 % anual, muy por debajo del registro publicado.

*Con información de AFP.