Gustavo Petro y Olga Lucía Acosta.
El Presidente Gustavo Petro y la nueva codirectora del Banco de la República, Olga Lucía Acosta. - Foto: SEMANA

economía

Banco de la República ve su independencia asegurada con la llegada de Olga Lucía Acosta a su junta directiva

Analistas de mercado ven con buenos ojos el nombramiento de la nueva codirectora del Emisor.

Un nuevo capítulo se comenzará a escribir en el Banco de la República con la llegada de la economista Olga Lucía Acosta, quien reemplaza a Alberto Carrasquilla en la Junta Directiva del principal organismo monetario de Colombia.

El nombramiento de la nueva codirectora del Emisor nacional, especialista en Política y Regulación Económica de la Universidad de París, es consecuencia de la decisión del Consejo de Estado que anuló la designación del exministro de Hacienda del anterior gobierno, por violación de la Ley de cuotas. Allí se expresa que debe establecerse y garantizarse la participación adecuada de la mujer en los máximos niveles decisorios, en un mínimo del 30 %, “además, de otros postulados de rango convencional y constitucional que protegen el derecho a la igualdad”.

“Se desconoció la cuota de género y con ello postulados de rango constitucional, convencional y legal; axiomas de gran importancia que han buscado la paridad de género en el acceso a las funciones públicas y la inclusión de la mujer tanto en la participación como en la toma de decisiones en ese ámbito, pues, en la conformación de los cinco miembros de dedicación exclusiva de la Junta Directiva del Banco de la República, el 30 % se cumple con el nombramiento de dos mujeres, razón por la cual la falta absoluta, que se originó por la renuncia de Carolina Soto, se debió proveer con el nombramiento de una mujer”, se lee en la providencia expedida por la Corte.

Ante lo expuesto por la Alta Corte, el presidente Gustavo Petro no tuvo otra alternativa que designar a Acosta, quien ademas se ha desempeñado como en importantes cargos como docente de economía en la Universidad El Rosario, investigadora asociada de Fedesarrollo, asesora de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), asesora del Consejo Superior de Política Fiscal (Confis), entre otros.

Su regreso al Banco de la República, en el que antes formó parte del Departamento de Investigaciones Económicas, ha sido bien recibido por analistas de mercado que consideran que su amplía experiencia será un aporte importante frente a las decisiones que tome la junta directiva del organismo monetario nacional, y que serán determinantes para enfrentar los retos económicos que se avecinan para 2023.

Camilo Pérez, encargado del Área de Investigaciones del Banco de Bogotá manifestó que “creemos que es un nombramiento bastante prudente. Es una persona de trayectoria académica bastante amplia, y si bien su enfoque no ha sido propiamente el de política monetaria, su experiencia, como el de pertenecer al Comité Autónomo de la Regla Fiscal, es bastante enriquecedora y seguramente va a ayudar a que sea una persona que aporta muchísimo al Banco de la República”.

“La verdad, creemos que es una buena elección, debido a que había cierto temor entre diferentes agentes del mercado, en torno a quién se podría nombrar. Teniendo en cuenta que una vez trascurran dos años del Gobierno y como permita la Ley, el presidente tenga la potestad de nombrar a otros dos codirectores, se pensaba que en algún momento esa mayoría que iba a lograr el presidente actual podría tener algún tipo de injerencia sobre la independencia del Banco de la República, pero con el nombramiento de la nueva codirectora creemos que este tipo de temores pierden un poco de validez”, acotó.

Así las cosas, los expertos consideran que la nueva codirectora del Banco de la República, que tomará posesión del cargo en los próximos días y que participará en las decisiones que tome el organismo con respecto a la tasa del interés para el mes de diciembre, será un elemento clave para el fortalecimiento de la Institución y que esta continúe aportando al crecimiento y competitividad del país.