Tendencias
Gente en la calle EE. UU.
Los ciudadanos en Estados Unidos perciben con pesimismo el futuro económico de su país. - Foto: Getty Images

macroeconomía

Confianza de los consumidores en Estados Unidos creció en septiembre

No obstante, los empresarios no perciben un buen panorama hacia el futuro.

La confianza de los consumidores en la economía de Estados Unidos mejoró en septiembre con relación a agosto, aunque por debajo de lo esperado, según una estimación preliminar de la Universidad de Michigan divulgada este viernes.

En medio de incertidumbres sobre la evolución de la inflación y la actividad económica, el índice subió a 59,5 puntos, en alza de 2,2 % con respecto a agosto, aunque 18,3 % por debajo del de septiembre de 2021. Los analistas esperaban 60 puntos.

“Luego de una clara mejora de la confianza en agosto, los consumidores mostraron señales de incertidumbre sobre la trayectoria de la economía”, detalló la directora de la encuesta, Joanne Hsu, citada en un comunicado.

La inflación es una preocupación fuerte para los estadounidenses, aunque los nubarrones se disipan: “Con la continua baja de los precios de la energía, la inflación esperada para el año (por parte de los consumidores) es de 4,6%, la expectativa más baja desde septiembre” de 2021, destacó Hsu.

En agosto, la subida de precios se moderó ligeramente en Estados Unidos, y acumuló 8,3 % en 12 meses, contra 8,5 % en julio y 9,1 % en junio.

Las empresas no perciben un buen ambiente

Una de las noticias del día en los mercados internacionales este viernes 16 de septiembre corre por cuenta de la multinacional de mensajería Fedex, que durante la presentación de su guía fiscal para el año 2023, redujo sustancialmente el margen de ganancias que espera de cara a este periodo y sostuvo que se vienen tiempos duros para la economía mundial.

En entrevista con la cadena CNBC, el CEO de este gigante corporativo, Raj Subramaniam, aseguró que se avecinan tiempos de recesión para la economía de todo el mundo.

El pesimismo del CEO se produjo después de que FedEx no cumpliera con las estimaciones de ingresos y ganancias en su primer trimestre: “Creo que sí. Pero ya sabes, estos números no presagian muy bien”, dijo Subramaniam en respuesta a la pregunta de Jim Cramer sobre si la economía “está entrando en una recesión mundial”.

El impacto de esta noticia fue tal, que la Bolsa de Valores de Nueva York abrió a la baja el viernes, al término de una oscura semana para los inversores, inquietos por los resultados de FedEx, que alimentan temores de recesión, y el alza de las tasas de los bonos.

En las primeras operaciones, el Dow Jones perdió un 1,19 %, el índice Nasdaq cayó un 1,58 % y el índice ampliado S&P 500 cayó un 1,24 %. Las acciones de FedEx cayeron un 15 % en operaciones extendidas el jueves.

“Estoy muy decepcionado con los resultados que acabamos de anunciar aquí, y el titular realmente es la situación macro a la que nos enfrentamos”, dijo Subramaniam en una entrevista en “Mad Money”, en la que agregó que la pérdida de volumen es de gran alcance y que la compañía ha experimentado caídas semanales desde su día del inversor en junio.

El director ejecutivo, que asumió el cargo a principios de este año, dijo que el debilitamiento de los volúmenes de envío globales impulsó los decepcionantes resultados de FedEx. Si bien la compañía anticipó que la demanda aumentaría después de que las fábricas cerraran en China, debido a la covid, en realidad cayó.

Un riesgo de recesión inminente

Estados Unidos enfrenta “un riesgo” de recesión, ya que su batalla contra la inflación podría desacelerar la economía de la nación, pero aún se puede escapar de ella, dijo recientemente la secretaria del Tesoro, Janet Yellen.

Una recesión en Estados Unidos es “un riesgo cuando la Fed (Reserva Federal, banco central estadounidense) endurece su política monetaria frente a la inflación”, explicó la líder en temas económicos y financieros del gobierno de Joe Biden, en declaraciones a la cadena CNN.

“Por lo tanto, ciertamente es un riesgo que estamos monitoreando”, pero “tenemos un mercado laboral sólido, y creo que es posible mantenerlo así”, agregó.

Ante la inflación que había alcanzado su nivel más alto en junio en 40 años, antes de disminuir un poco en julio (8,5 %), la Fed ha aumentado gradualmente sus tasas de referencia, para desacelerar la actividad económica y aflojar la presión sobre los precios.

Estas tasas de referencia fijan la pauta a los bancos comerciales para las tasas de interés de los préstamos que ofrecen a sus clientes particulares y empresas. Las tasas más altas disminuyen el consumo y la inversión.

*Con información de AFP.