divisas

Dólar en Colombia abrió a la baja por segundo día consecutivo este 9 de agosto

Nuevamente, cae por debajo de la barrera de los 4.300 pesos.


El precio del dólar en Colombia volvió a bajar este martes 9 de agosto y completa dos días seguidos con esta tendencia, como respuesta, principalmente, a la subida que se viene presentando con los precios internacionales del petróleo y las reservas que se mantienen en el mercado por cuenta del cambio de gobierno.

De acuerdo con la Bolsa de Valores de Colombia, esta divisa abrió con un primer valor de 4.303 pesos, cuatro por debajo de la Tasa Representativa del Mercado fijada para hoy por la Superintendencia Financiera en 4.307 pesos con 9 centavos.

Así mismo, en sus primeras operaciones desplomó su precio hasta mínimos de 4.277 pesos, mientras que su máximo no excede el valor de apertura, dando señas de que será una jornada en la que los inversionistas prefieren ser precavidos antes de invertir, teniendo en cuenta todo lo que está sucediendo en el panorama internacional.

Vale la pena recordar que ayer, en su jornada de arranque para esta semana, la moneda oficial estadounidense terminó sobre los 4.316 pesos, 19 por debajo del último registro que se tenía en ese momento (viernes 5 de agosto), cuando cerró con una tendencia al alza, en medio de las expectativas por los precios del petróleo, los datos de inflación en Colombia y el cambio de mando que vivió el país.

Así las cosas, en lo corrido de la semana, el dólar cae más de 35 pesos en menos de dos días. De acuerdo con los analistas, esto obedece también a la expectativa que hay en mercados como el de Estados Unidos, donde mañana miércoles se darán a conocer las cifras de inflación para julio, con las que se espera que el fantasma de la recesión se aleje.

Juan Eduardo Nates, asociado senior de divisas en Credicorp Capital, aseguró que el registro de costo de vida para el país norteamericano será fundamental para determinar si la ofensiva de la reserva federal, con sus agresivas subidas en las tasas de interés, está dando resultado o este indicador seguirá poniendo contra las cuerdas a esta economía.

Amanecemos con los mercados aún con expectativa del dato de inflación en Estados Unidos, el cual se espera que sea 8,7 % anualizado o 0,5 % en la variación mensual para julio, después del dato de desempleo revelado el viernes, pues este dato de inflación se convierte en la referencia sobre si efectivamente vamos a lograr un pico o si se mantendrá al alza”, dijo Nates.

Dentro de lo que se podría esperar para el dólar a lo largo de esta jornada, este analista aseguró que lo más probable es que se mantenga en el rango de los 4.200 pesos, teniendo en cuenta el fortalecimiento de otras monedas en el mundo y la falta de apetito que hay entre los inversionistas por arriesgar.

“Vemos un mexicano metiéndose por debajo del 20,25, un peso chileno rompiendo los 900 hacia abajo, un real brasilero soportado en esos 5,10 que es un soporte importante y un peso colombiano que ayer no podía romper el 4.300, lo estiró un poco, pero ante el optimismo de hoy debería probar por lo menos ese 4.290 que ya ha venido tocando, recordemos que ya hemos estado por debajo de ese nivel, sobre los 4.240, sin que se generen fuertes afectaciones”, agregó.

También hay que tener presente que los precios del petróleo terminaron al alza el lunes, tras una sesión agitada y una semana de fuertes pérdidas ante perspectivas sombrías sobre la economía mundial que repercuten en la demanda de crudo.

En Nueva York, el barril del West Texas Intermediate (WTI) estadounidense para entrega en septiembre subió 1,96 % hasta 90,76 dólares. El barril de Brent del Mar del Norte para entrega en octubre ganó 1,82 % cotizado a 96,65 dólares.

Después del empuje a la baja por un pronóstico de demanda debilitado, los precios del crudo retomaron su mayor ganancia para una sola sesión desde finales de julio, al reactivarse la preocupación por la escasez de oferta.

Los aumentos en ambos índices petroleros de referencia mundial, provocados por la invasión rusa de Ucrania, se habían revertido “porque el aumento de las tasas de interés y el posterior enfriamiento esperado en las economías globales” superaron “las inquietudes anteriores sobre la falta de suministro causada por el conflicto”, según Sophie Lund-Yates, analista de Hargreaves Lansdown.

*Con información de AFP.