macroeconomía

EE. UU. cada vez más cerca de la recesión: actividad manufacturera creció muy poco

Sumado a esto, Wall Street no levanta cabeza tras su peor semestre desde 1970.


El crecimiento de la actividad manufacturera de Estados Unidos se debilitó en junio y fue el menor en dos años, según el índice ISM divulgado el viernes. El índice llegó a 53 % en mayo, lo que significa una baja de 3,1 puntos en relación al mes anterior.

La actividad se considera en crecimiento cuando el índice es superior al 50 % y en contracción cuando está por debajo de ese porcentaje.

“El sector manufacturero estadounidense sigue siendo impulsado -aunque en menor medida en junio- por la demanda, mientras es complicado por las limitaciones de la cadena de suministro”, dijo Timothy Fiore, jefe de esa encuesta elaborada por la organización profesional ISM.

La inflación pesa en el gasto de los hogares

El ritmo de gasto de los hogares estadounidenses se ralentizó en mayo por efecto de la elevada inflación e ingresos insuficientes para compensar el alza de precios, lo cual podría complacer a la Reserva Federal (FED).

En mayo los gastos subieron 0,2 % contra 0,6 % de abril y los ingresos aumentaron 0,5%, según datos divulgados el jueves por el Departamento de Comercio. En paralelo, la inflación de mayo fue de 0,6 % contra 0,2 % en abril. A 12 meses, la inflación se estabilizó en 6,3 %, según el índice PCE, el indicador preferido por la FED.

Otro índice de inflación, el IPC, publicado por el departamento de Trabajo y utilizado especialmente para calcular las pensiones, tuvo un alza anualizada mayor: 8,6 %. Ambos indicadores son calculados a partir de diferentes canastas de bienes lo cual explica la diferencia.

La inflación que corroe el poder adquisitivo y abochorna al presidente Joe Biden amenaza el crecimiento económico y el consumo; pulmón de la mayor economía mundial. Ya en el primer trimestre, el PIB estadounidense se contrajo algo más de lo previsto inicialmente, cayendo 1,6 % en base anualizada, debido a una revisión a la baja de los gastos de consumo personal.

“En términos reales”, es decir, ajustados por inflación, “el consumo cayó 0,4 %”, dijo Rubeela Farooqi, economista jefe de High Frequency Economics en una nota. Y “el ingreso disponible de los hogares, se debilitó”, añadió.

Señales de alerta

“El debilitamiento del PCE corregido por la inflación en mayo es una señal de alarma sobre la futura trayectoria del crecimiento”, dijo.

Si en junio los gastos se mantienen en el nivel de mayo, el consumo se moderará en el segundo trimestre a sólo 0,9 % anualizado, contra 1,8 % del primer trimestre y 2,5 % del cuarto” de 2021.

Esa ralentización podría complacer a la FED, que viene subiendo agresivamente los tipos de interés desde marzo, para moderar la demanda y, por lo tanto, la presión sobre los precios. Su presidente Jerome Powell ha dicho que la institución tiene la intención de subir aún más estos tipos de aquí a finales de año.

Durante la pandemia, los estadounidenses ahorraron mucho, gracias a las ayudas del gobierno y a la imposibilidad de consumir debido a las medidas de confinamiento y a las restricciones de actividad.

Luego, la fuerte recuperación de la demanda, combinada con los problemas en las cadenas de suministro, alimentó la alta inflación, que se vio exacerbada por el aumento de los precios de la energía provocado por la invasión rusa de Ucrania a finales de febrero. La inflación subyacente, la que excluye los volátiles precios de los alimentos y la energía, la inflación fue de 0,3 % en mayo; la misma de abril.

Ian Shepherdson, economista jefe de Pantheon Macroeconomics, señala que el aumento medio de tres meses ha caído al ritmo más lento desde noviembre, y observa que se trata de “un fuerte descenso desde el pico del 5,7 % de febrero”.

“Una combinación de ralentización de los aumentos salariales, una más débil inflación de los márgenes y un dólar más fuerte está empezando a provocar una marcada desaceleración de la inflación subyacente”, dijo, aunque “todavía queda mucho por hacer”.

Brian Deese, principal consejero económico de la Casa Blanca, se congratuló por la “moderada” inflación subyacente en los últimos tres meses. Aunque no puede influir en los precios de la energía, el gobierno está “especialmente focalizado” en sectores en los que hay concentración de empresas y precios “inusualmente altos”.

La meta de la Fed es mantener la inflación en torno a 2 % que considera óptima para la economía. Algunos economistas estiman que un enlentecimiento de la inflación podría ser acompañado de una breve recesión. De momento, la FED cree poder evitarla y según Rubeela Farooqi, no es probable que los datos publicados este jueves cambien su rumbo.

Con la amenaza de una inflación sostenida en primer plano, es poco probable que estos datos alteren la trayectoria de las tasas de interés, que se mantienen firmemente orientadas al alza”, dijo Farooqi en un análisis.

*Con información de AFP.