energía eléctrica

Servicio de energía en el centro de Bogotá mejorará con operación de nueva subestación

La subestación San José permitirá atender la creciente demanda de energía que se está presentando en esta zona de la ciudad.


Luego de un año de construcción y una inversión de más de $26.000 millones, Enel puso en funcionamiento la nueva subestación eléctrica San José y sus dos líneas de conexión asociadas, que está ubicada en la localidad de Los Mártires, en el centro de Bogotá.

Esta subestación es un hito de gran importancia, en el marco del plan integral de renovación urbana que está teniendo esta zona de Bogotá, ya que permitirá atender la creciente demanda de energía requerida para los proyectos actuales y futuros de infraestructura, urbanismo y vivienda, que se planean en el sector.

La nueva infraestructura cuenta con dos transformadores de potencia de 40 millones de voltamperios (MVA) cada uno, para completar una capacidad total de 80 MVA, lo que equivale al consumo energético de un municipio como Zipaquirá, en Cundinamarca. También se construyeron 20 circuitos de media tensión, encargados de distribuir la energía por los diferentes barrios.

Por otra parte, otras de las características de esta nueva subestación es la tecnología utilizada, la cual corresponde a encapsulada tipo GIS, lo que significa que los equipos principales de operación se encuentran al interior de cuartos de control y no son visibles al público, obteniendo una mejora en la armonización del paisaje del área de influencia.

Para Francesco Bertoli, gerente de infraestructura y redes de Enel Colombia, “la puesta en funcionamiento de la nueva Subestación San José da cuenta de nuestro compromiso con el plan de expansión de subestaciones de alta tensión que nos hemos trazado, cuyo objetivo es fortalecer la infraestructura eléctrica, atender la creciente demanda de energía requerida para el desarrollo económico e industrial del centro del país, y mejorar los niveles de confiabilidad, estabilidad, seguridad y calidad del servicio”.

San José es la tercera subestación que se inaugura dentro del plan de expansión Bogotá - Región 2030.
Esta subestación permitirá atender la creciente demanda de energía que se está presentando en el sector. - Foto: Enel Colombia

El proceso de construcción de la Subestación San José también contó con la participación de habitantes de calle, recicladores, comunidad LGBTI, estudiantes de instituciones educativas y grafiteros, quienes se encargaron de embellecer el muro exterior de la infraestructura.

La Subestación San José es la tercera que entra en operación de las más de 30 que se tienen contempladas en el plan de expansión Bogotá - Región 2030 de Enel Colombia, el cual busca fortalecer la infraestructura eléctrica en Bogotá y Cundinamarca.

Durante el 2022, la compañía también tiene previstos avances significativos en cuatro subestaciones más: Terminal, ubicada en la localidad de Fontibón; Calle Primera, en localidad de Antonio Nariño; Río, en el municipio de Soacha; y Barzalosa en Girardot.

San José es la tercera subestación que se inaugura dentro del plan de expansión Bogotá - Región 2030.
San José es la tercera subestación que se inaugura dentro del plan de expansión Bogotá - Región 2030. - Foto: Enel Colombia

A partir de 2025 hará falta energía para atender el consumo de los colombianos

La Asociación Nacional de Empresas Generadoras (Andeg) hizo un nuevo llamado al Gobierno nacional para que convoque, lo antes posible, una nueva subasta de cargo por confiabilidad para conseguir la energía que comenzará a hacer falta a partir de 2025 para cubrir el consumo de los colombianos.

El director ejecutivo de Andeg, Alejandro Castañeda, explicó que Colombia está estrecha en energía firme para los años 2025–2026, ya que para esos años se identifica un déficit del 1 %, mientras que para 2026–2027 habría un déficit del 4 % creciente en los periodos subsecuentes.

Por lo tanto, a partir del 2025 harán falta unos 4.000 gigavatios hora año, que se deberán cubrir con plantas de generación que sumen unos 1.000 megavatios de energía firme, que pueden ser hidráulicos, térmicos y renovables no convencionales. Este faltante es, prácticamente, la mitad de Hidroituango, que tendrá en total 2.400 megavatios.

La entrada en operación de las cuatro nuevas plantas térmicas suman una inversión de US$600 millones.
En el segundo semestre de 2022 se espera la entrada en operación de cuatro nuevas plantas térmicas. - Foto: Andeg

Nuevas térmicas comenzarán a funcionar

En el segundo semestre de 2022 se espera la entrada en operación en Colombia de cuatro nuevas plantas térmicas que suman inversiones de USD 600 millones y contribuirán a seguir garantizando la confiabilidad y continuidad en la prestación del servicio de energía eléctrica para todos los colombianos.

La primera termoeléctrica que entrará es Tesorito (200 megavatios), una planta que está construyendo Celsia en el departamento de Córdoba y que comenzará a funcionar en el mes de julio con el gas que le suministrará Canacol Energy.

Además, en Cartagena se están ejecutando las obras de ampliación de Termocandelaria, que consiste en la actualización de las turbinas de gas existentes y la construcción del cierre del ciclo combinado. Esto permitirá que aumente su capacidad de 314 a 566 megavatios y reduzca sus costos de producción de energía en 40 %, una vez comience a operar entre octubre y noviembre.

También se espera la entrada al sistema de Termorubiales y TermoEbr, de 20 megavatios cada una, antes del primero de diciembre de este año. Están ubicadas en los Llanos Orientales y funcionarán con diésel en momentos en los que sea necesario un respaldo en la generación de energía.

“Las térmicas se van a seguir necesitando y son las que apalancan la entrada y la variabilidad de las hidroeléctricas y las energías renovables no convencionales. Eso es lo que permite que nosotros llevemos un récord de cero apagones desde el año 1992″, destacó Alejandro Castañeda.