Ahorro / Dinero
Para acumular grandes ganancias la inversión es una buena opción, según expertos en finanzas. Getty Images. - Foto: Getty Images/iStockphoto

ahorro e inversión

Cuatro reglas de un millonario para cuidar el dinero e invertir

Los billetes y monedas son un recurso escaso y eso significa que hay que prestarle atención al uso que se les da.

Gracias al dinero una persona logra adquirir bienes y servicios los cuales pueden mejorar su estilo de vida, por eso es que hay quienes asocian el bienestar con la acumulación de la moneda de cambio. De hecho, entre los sueños más comunes, está el de ser millonario.

En el mundo, hay ejemplos de influyentes magnates que han logrado tener fortunas inimaginables, como Jeff Bezos, Elon Musk o Bill Gates. Sin embargo, el trío de celebridades no son los únicos que han podido prosperar y conseguir lo que para varios significa el éxito, en este caso económico.

Un ejemplo de superación financiera es Grant Cardone, multifacético estadounidense quien es capacitador de ventas, orador y empresario; ha trabajado en bienes raíces y en la industria automotriz.

Sumado a esto, Cardone es el autor del exitoso texto The 10X Rule y fundador de The 10X Movement y The 10X Growth Conference. Respecto al libro, son reglas para crecer financiera y mentalmente.

Bussines Insider destaca que este millonario “tiene y gestiona siete compañías y una cartera de proyectos multifamiliares valorados en 3,600 millones de dólares”. Asimismo, en una entrevista con CNBC, el reconocido comercializador comentó que por dos décadas ensayaba y se equivocaba repetidamente para poder conseguir las altas cifras por las que hoy en día muchos lo siguen.

“Tuve que ejercer una enorme disciplina e invertir todo el dinero posible en activos que generaran ingresos”, contó Grant Cardone.

Precisamente, en cuanto al cuidado e inversión de la moneda de cambio, el comercializador, que en 2017 Forbes lo catalogó como el número uno, ha logrado establecer reglas autoimpuestas para que su economía siga creciendo, mientras se preserva el dinero.

Los especialistas de Bussines Insider dicen que a pesar de que estas cuatro normativas no son tan populares y requieren de voluntad, fueron las que le permitieron al empresario convertirse en millonario:

1. No hacer grandes compras si no se tiene el doble del precio: el empresario notó que a mayor adquisición de dinero, las personas comenzaban a comprar más bienes, coches de alta denominación y exorbitantes viajes. Sin embargo, ese tipo de impulsos no los tuvo en cuenta para su vida.

En ese sentido, el hombre se comprometió a que para adquirir un elemento costoso debía tener ahorrado el doble de su precio inicial.

2. No comprar nada que se pueda rentar: en sus primeros años de trabajo e inversión, el multifacético hombre “nunca compró algo para evitar los pagos mensuales más altos y los gastos de mantenimiento que conllevan una propiedad”. El citado portal agrega que Cardone nunca prórroga un contrato por más de dos años.

.
Grúa, torre con SIGNO DE DÓLAR en el fondo de la pizarra - Representación 3D. Getty Images. - Foto: Getty Images/iStockphoto

3. No gastar por impresionar: se ha llegado a ver al capital efectivo como un mecanismo de seducción y status, pero lo cierto es que muchas personas lo gastan solo para impresionar. En el caso del millonario, él prefería no gastar nada y solo invertir, por lo que vivió y sigue haciéndolo por debajo de sus propias necesidades.

4. Solo gastar los ingresos pasivos: de acuerdo con Economipedia, los ingresos pasivos son los que se obtienen regularmente sin la necesidad de prestar atención o tiempo para ello.

“Grant explica que si ganara 100.000 dólares al año trabajando y 20.000 dólares más o en ingresos pasivos, trataría de gastar solo los 20.000 dólares en cosas que vayan más allá de los gastos básicos”, según Bussines Insider.

Varios expertos en finanzas personales consideran que este tipo de reglas son difíciles de cumplir. De hecho, el mismo Cardone llegó a decir en una entrevista que se cuestionaba y frustraba un poco cada vez que no podría darse un capricho.