Home

Gente

Artículo

Kanye West aseguró que no se iba a retractar sobre sus comentarios.
Kanye West aseguró que no se iba a retractar sobre sus comentarios. - Foto: Getty Images

gente

Kanye West pasa de decir “me gusta Hitler” a hablar con “amigo imaginario” en plena entrevista

El show del rapero en la entrevista con Alex Jones sigue dando de qué hablar.

Kanye West sigue dando herramientas y argumentos a sus detractores para catalogarlo como una persona que necesita ayuda psiquiátrica, así de simple, pues nada justifica todos los pasos en falso que ha dado en las últimas semanas, donde no solo ha continuado con su discurso antisemita, sino que ya habla sin tapujos sobre su gusto por Hitler y actúa de formas totalmente disparatadas en shows en vivo.

Fue en la entrevista con Alex Jones donde su “Ye” continuó con sus comentarios pasados de tono, alegando que los Nazis “también hicieron cosas buenas” y que él ve buenos atributos en Hitler, el dictador que estuvo al frente del holocausto Nazi durante la Segunda Guerra Mundial.

Esto le ha generado consecuencias desastrosas para su imagen pública y su trabajo, pues casi todos sus patrocinadores y la mayoría de empresas con las que tenía contratos publicitarios y acuerdos comerciales han dado un paso al costado y le han dado la espalda al cantante, quien parece no estar al tanto del tema, pues sigue haciendo de las suyas sin importar los millones que dejará de ganar en los próximos meses.

Todos los medios de comunicación se volcaron a informar sobre los comentarios antisemitas y racistas de Kanye en la entrevista con Jones, sin embargo, allí también sucedió un hecho insólito que hasta ahora se está mencionando, pues es tan absurdo que es difícil creer.

Tal como informa el periodista Jhonny Torres en su cuenta oficial de Instagram, Kanye habría recibido muchas críticas en vivo por sus frases incendiarias y los cibernautas habrían empezado a pedir ayuda psiquiátrica para el rapero, quien al ver esto sacó una caña de pescar, la puso a su lado e inició a hablarle como si se tratar de su “amigo imaginario”, a quien le revelaba más información, le sonreía desde su pasamontañas y lo incluía en la conversación.

Todo esto parece sacado de una película de tragicomedia, pero al verdad es que todo ha sucedido en vivo y es una prueba fehaciente de que el artista no está en sus cabales, tal y como ya lo ha mencionado Kim Kardashian, su exesposa, quien hace pocos días logró al fin el acuerdo de divorcio con el que obtendrá 200 mil dólares mensuales de parte de “Ye” para la manutención de sus cuatro hijos: North, Saint, Chicago y Psalm.

Kim ya ha salido a la luz pública a decir que Kanye no está bien y hasta ha pedido auxilio a los medios , pues ella misma ha tenido que ir a terapia para soportar el acoso del cantante, quien empieza a crear rumores y chismes sobre ella cuando ve que sus polémicas ya lo están sofocando.

El último chisme que regó sobre Kim fue que ella le había sido infiel con un jugador de la NBA, asunto que también se ha repetido anteriormente con otros raperos, entre ellos el canadiense Drake, quienes muy amablemente con la Kardashian han salido a desmentir la información, pero esto no detiene al intérprete de Stronger, quien ahora está convencido en volverse a lanzar a la contienda presidencial de Estados Unidos en 2024, apoyado por nada más y nada menos que del expresidente Donald Trump, junto con un equipo de extremistas cristianos y antisemitas que quieren impulsar a Kanye.

Se dice que esta ayuda republicana a Kanye no es gratis, pues es conocido que este partido apoya a candidatos que se sabe no llegarán a la Casa Blanca, pero sí arrebatan votos de algunos grupos sociales específicos que son valiosos para los demócratas. En este sentido, Kanye le quitaría votos afro y juveniles al candidato demócrata, por eso Trump y sus cuestionables amigos estarían pensando en transferir cifras con más de 7 ceros a la cuenta de West para que vuelva y se queme en las elecciones presidenciales.