Tendencias

Home

Gente

Artículo

La mujer compartió sus ecografías en TikTok.
La mujer compartió sus ecografías en TikTok. - Foto: Usuaria de TikTiok @ameliareino03

gente

Pareja que esperaba gemelos se llevó tremenda sorpresa a los 7 meses; tendrá que trabajar el triple

La noticia, aunque los dejó sin palabras, los llenó de felicidad.

Un video que rápidamente se hizo viral cuenta la historia de una pareja que, durante los primeros siete meses de embarazo, estuvieron convencidos de que esperaban gemelos; incluso, organizaron un baby shower y ya tenían listos los nombres para los nuevos integrantes de la familia.

La usuaria de TikTok Amelia Reino es la protagonista de esta esa curiosa anécdota, que terminó sorprendiendo a sus allegados y familiares y cambiando para siempre su vida y la de su pareja.

Durante los exámenes de rutina que le realizaron desde que se enteró de que estaba embarazada, siempre vio en las ecografías a sus dos pequeños, que se llamaría Ian y Liam.

Sin embargo, el último control que se realizó la dejó a ella y a su esposo sin palabras, pues resulta que un tercer hijo estaba en camino; así es, no eran gemelos, sino trillizos, y lo que sucedió, al parecer, es que el otro feto que se estaba creando siempre estuvo escondido detrás de los de sus hermanos.

Amelia, al ver la gran cantidad de comentarios que recibió tras publicar el video, decidió responder a algunos y dejó ver que, pese a la noticia, se encuentra feliz con sus tres hijos.

“Cuando me dijeron son gemelos, no creía; ahora que sé que son 3 estoy en ‘shock’, pero muerta de amor”. “También me dijeron que podían ser mellizos y luego que son gemelos, pero no vieron al tercero”, “mi bebé ha sabido meterse mucho por mis costillas y nunca notaron que estaba ahí”, fueron algunas de las respuestas de la joven.

Según los videos posteriores a la publicación donde contó su sorpresa, sus bebés aún no nacen; mientras tanto, registra paso a paso cómo evoluciona su embarazo y crece su barriga.

Tiñeron una cascada para revelar el sexo de su bebé

Las fiestas o reuniones de revelación de sexo de un bebé son una práctica que ha venido ganando popularidad entre las familias que se enteran que un nuevo miembro llegará; sin embargo, una pareja de futuros padres brasileños causó indignación en los cibernautas por tinturar una cascada natural para dar a conocer la noticia de si la criatura que esperan es niño o niña.

La felicidad de la familia duró poco, pues luego de haber compartido varios videos del emotivo momento en redes sociales tuvieron que comenzar a bajarlos, debido a la indignación que causó entre los ambientalistas por la forma en que se llevó a cabo la celebración.

La cascada del río Queima-Pé, en el estado de Mato Grosso de Brasil, tiene unos 18 metros de altura en donde baja agua, por lo que los nuevos padres pensaron que este sería el escenario perfecto para decirle al mundo que tendrían un varón.

De acuerdo con reportes de medios locales, como Midia Jur, el afluente hídrico está ubicado a seis kilómetros del centro del municipio de Tangará da Serrarío.

Si bien es cierto que este espacio de la naturaleza es utilizado para llevar a cabo reuniones y practicar baño de cascada y rappel –descenso desde las alturas–, la denuncia en redes sociales detalla que no se justifica pintar el agua con productos que, incluso, podrían tener químicos.

En vista de que se trató de un impacto medioambiental por la acción directa de terceros, inspectores de la Secretaría de Medio Ambiente del Estado de Mato Grosso llegaron al lugar donde tuvo lugar la fiesta, el pasado fin de semana.

Allí, desde el espacio, los encargados realizaron la identificación e inspección para “determinar el daño ambiental dependiendo del material vertido al agua”, según el citado medio.

Sumado a esto, el Ministerio Público del extenso país amazónico dio a conocer que la Defensoría del Pueblo redactó y envió una denuncia por este hecho, razón que condujo a iniciar una investigación independiente.

A comienzos de esta semana, el medio informativo G1 de Mato Grosso se comunicó con uno de los responsables, identificado como Anderson Reis, quien aseguró que el tinte que se utilizó no contenía químicos, aunque no dio más detalles hasta que la Secretaría de Ambiente comparta su informe.