nación

Video | Entre cantos y lágrimas, seguidores de Darío Gómez lamentan su muerte en Medellín

Hasta las afueras de la Clínica Las Américas llegó una multitud de fanáticos del artista para despedirlo.


Luto en la música colombiana, luego de que este martes 26 de julio falleciera el famoso cantante Darío Gómez, más conocido como ‘El Rey del Despecho’. El artista murió en la Clínica Las Américas.

De acuerdo con un comunicado de la clínica, Darío Gómez ingresó a esa institución “en estado de inconsciencia luego de haber sufrido un colapso súbito en su hogar”. Ya en el lugar, afirman que le realizaron “maniobras avanzadas de resucitación cardiopulmonar sin que dieran resultados”.

A propósito, tras conocerse la muerte del artista, hasta los alrededores de la Clínica Las Américas llegó una multitud de seguidores; entre lágrimas y cantos lamentaron su partida.

En vehículos, motos y a pie, los fanáticos lo recordaron, entonando canciones como ‘Nadie es eterno’. “Cuando ustedes me estén despidiendo con el último adiós de este mundo, no me lloren que nadie es eterno, nadie vuelve del sueño profundo”, cantaban algunos fanáticos del cantante fallecido.

Debido a la gran cantidad de personas que llegó a los alrededores de la clínica, varias vías de ese sector quedaron bloqueadas.

A continuación, algunos de los momentos que se vivieron a las afueras de la clínica:

“Nadie es eterno”, el himno colombiano de Darío Gómez

Aunque el conocido ‘Rey del Despecho’ tuvo muchísimas canciones que marcaron a varias generaciones de colombianos amantes de la música popular, sin duda alguna una de las canciones más exitosas y que más impacto tuvo en su carrera musical fue ‘Nadie es eterno’.

La canción hablaba del inevitable momento de la muerte, de cómo toda persona tiene que pasar por este proceso natural de la vida. Pero que, por ese mismo hecho tan natural, se va normalizando al punto que nadie es indispensable para la vida de los demás. Esta letra generó gran pasión en los colombianos en los años noventa.

El propio Darío explicó el origen de tan memorable canción: “En San Jerónimo, Antioquia, mi pueblo, al que yo pertenezco, donde nací, allí dejó de prestar los servicios funerales el antiguo cementerio hace más de 50 años, entonces hace unos 30 años el alcalde de esa época le otorgó a la gente muy humilde el lote de ese lugar para construir viviendas”.

Fue en ese momento cuando uno de sus grandes amigos lo invitó a conocer el cementerio, pero ahora con residentes: Al ir, pedimos unos aguardientes y nos pusimos a analizar la cantidad de personas que estaban viviendo allí y cómo hacían a un lado los restos de los difuntos para seguir construyendo”, contó el popular cantante.

Mientras Darío hablaba con su amigo, el cantante comentó que se le ocurrió decir la frase “Nadie es eterno en el mundo”, a lo que su acompañante le respondió “así vas a hacer una canción seguro” y claramente así sucedió, ya que el antioqueño tomó esta anécdota para inspirarse, escribirle a la muerte y crear una de las canciones más icónicas de la música colombiana.

La icónica canción inspiró a que se creara en el año 2007 una novela escrita por Anita de Hoyos, producida y transmitida por Caracol Televisión. Esta producción estuvo protagonizada por la cantante y actriz Adriana Bottina, en compañía del actor Juan Pablo Posada. Y contó además con la participación de reconocidos actores como lo son Sandra Reyes, Patricia Vásquez, Agmeth Escaf, Juan Sebastián Caicedo y la participación especial de Linda Lucía Callejas.

A los 71 años se despide el máximo exponente de la música popular en Colombia. Muchos de sus seguidores lloran a estas horas a lo largo y ancho del país la muerte del ‘Rey del Despecho’. Y aunque Darío cantaba que “nadie vuelve del sueño profundo, afortunadamente su obra artística sí será eterna y hará que sus fanáticos jamás lo dejen de escuchar.