tecnología

La revolución de las habilidades

La adopción de la tecnología implica el desarrollo de nuevas habilidades indispensables para los trabajos del futuro. ManpowerGroup analiza esta nueva realidad y cómo se preparan las empresas para ella.


A medida que las empresas se adaptan a las nuevas demandas de los clientes y adoptan nuevas tecnologías, se incrementan las expectativas de los consumidores. El 38 por ciento de las empresas están acelerando su digitalización y automatización como resultado de la pandemia; mientras que el 17 por ciento ha suspendido los planes. Sin embargo, invertir y adoptar nuevas herramientas es solo la punta del iceberg, se requiere de habilidades humanas para implementar, administrar y lograr el retorno de la inversión.

La adopción de tecnología está liderada por habilidades que incluyen el análisis de big data, inteligencia artificial, aprendizaje automático y la computación en la nube, tendencias laborales cada vez con más presencia en el mercado, según el último estudio de ManpowerGroup, ‘La Revolución de las habilidades: Las 3Rs Renovar, Reaprender, Reorganizar’.

Los trabajos relacionados con la tecnología representan hoy más de la mitad de los puestos con mayor demanda. Para 2025, el trabajo estará dividido en 50 por ciento máquinas, 50 por ciento humanos, según datos recientes del Foro Económico Mundial. La demanda incluirá más habilidades blandas, pues a medida que la tecnología evoluciona hacia el 5G, como resultado del rápido aumento del trabajo remoto y móvil, surge la necesidad de encontrar y desarrollar nuevas capacidades para enfrentar el mercado laboral.

En el último estudio de ManpowerGroup sobre Escasez de Talento lo datos revelaron que “siete de cada diez empleadores en Colombia (70 por ciento) está informando tener dificultades para encontrar talento con las habilidades que necesita”, y a causa de la escasez de talento a nivel global se esperan 85 millones de puestos sin cubrir para 2030. Las organizaciones se han dado cuenta de que necesi an una fuerza laboral de aprendizaje continuo: ágil para nuevas tareas, preparada y resistente para tiempos de cambio y disrupción, que a la vez ayude a capitalizar nuevas ideas, modelos de fuerza laboral y posibilidades para ayudar a lograr mejores resultados de negocio.

Lea también: ¿Por qué la competencia entre operadores fomenta la innovación y mejora la conectividad?

Lea también: La forma de trabajar evolucionó con la pandemia, digitalizar los procesos ha sido clave