Tendencias

Home

Mundo

Artículo

Haitianos en Necoclí
La cantidad de migrantes ilegales que cruzaron la Selva del Darién en 2021, es superior a la que hizo el mismo trayecto en la década anterior. - Foto: AP

mundo

Al menos 200 mil migrantes cruzarán la selva del Darién este año

El 2022 terminará con la trágica cifra de 200.000 personas que harán el tráfico por la peligrosa selva del Darién. La cifra de ciudadanos venezolanos es cada vez más alta

Esta es la entrada a Centroamérica para quienes cruzan desde Sudamérica. Es el camino que siguen quienes atraviesan por vía terrestre el continente para llegar a Estados Unidos.

Es un trayecto de 266 kilómetros de selva espesa y llena de peligros, de dos tipos. Los naturales por ser una selva inhóspita y llena de desafíos para cualquier persona y peligros humanos, por la presencia de grupos armados en el camino.

El peligro de cruzar el Tapón del Darién

También conocida como el tapón del Darién, es una zona selvática y pantanosa ubicada en el límite entre Panamá y Colombia, es justo donde se interrumpe la carretera Panamericana, dando el paso de sur a Centroamérica. En el Darién no están abiertas las vías terrestres, por lo que el tránsito por su geografía es profundamente difícil.

Las moscas y propiamente los mosquitos son uno de los enemigos naturales más difíciles de combatir en la selva, pues transmiten enfermedades que con las condiciones selváticas se vuelven imposibles de tratar. También muchas veces los migrantes deben lidiar con serpientes o jaguares, peligros a los que la mayoría de gente no está acostumbrada a manejar.

Los migrantes mueren por diversas causas. En muchos casos se ahogan en los ríos que deben cruzar, esta es la causa principal de muerte pues mucha gente simplemente no sabe nadar. Otras personas se enferman y ante la falta de medicamentos no sobreviven, también hay asaltos de delincuentes.

El negocio del tráfico de migrantes, es decir gente que les cobra dinero por acompañarlos en el tráfico de la selva o por permitir si quiera el paso, es otro de los desafíos del viaje. No es raro que estas personas terminen robando a los migrantes, quienes están en condiciones de gran vulnerabilidad. El negocio del tráfico de migrantes a través del Darién factura semanalmente cerca de un millón de dólares, de acuerdo con informes de la Interpol junto a la Policía Nacional de Colombia.

Desde la OIM, la Organización Internacional para las Migraciones se ha advertido que este año la cifra fácilmente alcanzará los 200.000 migrantes indocumentados, haciendo ese peligroso cruce. En el año 2021 se alcanzó también una cifra histórica de cerca de 134.000 personas, una cantidad que tristemente este año será superada. De hecho la cifra de

todo el año 2021 es tan alta, que equivale al mismo número de migrantes que cruzaron durante toda la década anterior.

Venezuela pone cada vez más víctimas

Las autoridades panameñas han advertido este año sobre un incremento notable de migrantes venezolanos. Normalmente la mayor cantidad de migrantes provenía de Haiti. Sin embargo este año por ejemplo, en el mes de enero transitaron por esa ruta cerca de 4.700 personas, de ellas la mitad era de origen venezolano. Una cifra muy alta dado que, para el 2021 la cantidad de migrantes venezolanos en total, en todo el año alcanzó cerca de 2.800 personas.

La cantidad de venezolanos que han cruzado la selva del Darién en 2022 puede haber alcanzado los 80.000 migrantes, todos se dirigen a Norteamérica, particularmente a Estados Unidos. Buena parte de los venezolanos que están cruzando provenían de terceros países como Colombia, Ecuador o Perú, donde no lograron establecerse.

Pero por la selva del Darién también cruzan personas que provienen de África e incluso, de Asia. Los ciudadanos que cruzan el Darién pueden provenir de países tan diversos como Bangladesh, Yemen o Somalia.

Muchos de ellos vuelan en avión desde sus países hasta algún destino en Suramérica, Ecuador es un destino común pues para muchos ciudadanos no se solicita visa. Luego empiezan a caminar y colarse en buses hasta que llegan al paso del Darién para atravesar el tramo más difícil, aunque no el único, de los 3500 que tendrán que recorrer hasta llegar a Estados Unidos.