mundo

¿Anulación del aborto en EE. UU. facilita el camino para regular anticonceptivos?

“Creemos que los estados que prohíben el aborto desde el momento de la fertilización podrían restringir tipos específicos de anticoncepción”, dijo.


La vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, aseguró este lunes que la anulación del fallo sobre el aborto en Estados Unidos por parte del Tribunal Supremo podría “despejar el camino” para la abolición del uso libre de métodos anticonceptivos y del matrimonio entre personas del mismo sexo en algunos estados del país.

Creemos que los estados que prohíben el aborto desde el momento de la fertilización podrían restringir tipos específicos de anticoncepción, en particular, los DIU y la llamada píldora del día después (...)”, dijo la vicepresidenta de los Estados Unidos, que subrayó al matrimonio homosexual como otro de “los principios que están en juego”.

En un comunicado de la Casa Blanca, Harris señaló que la anulación de Roe versus Wade, el nombre con el que se conoce al precedente legal para el aborto y que se lleva usando en el país desde 1973, pone en juego los principios de libertad y autodeterminación, así como otros principios constitucionales.

Creo que todos creemos y sabemos que nuestra nación se fundó sobre ciertos principios que apreciamos (...) en particular, proviene el derecho constitucional a la privacidad: el derecho de un individuo a tomar decisiones sobre su vida, sobre su familia, sobre su cuerpo sin interferencia del gobierno. Y así, hay mucho en juego en el resultado de esta decisión”, expuso Harris.

En este sentido, la Administración Biden ha pedido consejo a “un grupo de expertos” para “preparar mejor” al pueblo estadounidense ante las consecuencias que la anulación de Roe versus Wade podría tener en sus vidas, como que los estados pudieran interferir en decisiones personales. Así, Harris ha señalado tres áreas específicas que podrían los estados podrían tratar.

Uno es el tema de la privacidad de los datos y la posibilidad de que, si se anula Roe, los estados que han penalizado el aborto podrían citar los datos personales de una mujer”, sostuvo la vicepresidenta, que detalló que las fuerzas gubernamentales podrían estar interesadas en rastrear el historial de Internet de las mujeres que busquen ayuda para la interrupción del embarazo.

Asimismo, Harris manifestó que los estados podrían potencialmente restringir la fecundación in vitro si “su definición de vida comienza en el punto de la fertilización”. “Me gustaría hablar con estos expertos sobre sus pensamientos al respecto y si la ley está establecida o no (...) en términos de la protección que tienen las personas si están en el proceso de fecundación in vitro”, añadió.

Por último, insinuó que métodos anticonceptivos como los DIU y la píldora del día después podrían estar también en peligro.

Harris insistió en que los estados que han aprobado leyes antiabortistas son estados que también buscan restringir los derechos de las personas trans, las personas homosexuales, así como la libertad de voto.

Vale la pena recordar que la alta comisionada de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet advirtió que anular el derecho al aborto en Estados Unidos implicaría un retroceso para los derechos humanos de millones de mujeres, especialmente de las más pobres.

“Nos preocupa [que la Corte Suprema de Estados Unidos derogue el aborto] porque puede ser un retroceso masivo para los derechos de las mujeres”, dijo Bachelet por videoconferencia durante un foro económico de la agencia Bloomberg en Ciudad de Panamá. La expresidenta de Chile habló en inglés, con traducción simultánea.

“Millones de mujeres en Estados Unidos se verán afectadas por esta decisión, considerando que son mujeres de minorías y bajos ingresos, y cuando tenemos leyes (sobre el aborto) altamente restrictivas tienen un impacto alto en las mujeres que viven en pobreza”, agregó.

A principios de mayo se filtró el borrador de un fallo de la Corte Suprema de Estados Unidos, que busca anular la sentencia Roe vs. Wade que en 1973 estableció garantías para el acceso al aborto a nivel nacional.

Posteriormente, algunos magistrados alegaron que no era una resolución definitiva y que seguía en evaluación. El alto tribunal está dominado por conservadores, colocados especialmente durante el anterior gobierno del republicano Donald Trump (2017-2021).

“Globalmente, un aborto no seguro es la causa principal de la muerte materna” y si la Corte estadounidense deroga finalmente el aborto, revertirá “más de cinco décadas en los derechos” de las mujeres, afirmó Bachelet.

La Alta Comisionada de la ONU también manifestó que los estados deben ofrecer a las mujeres, si así lo desean, la posibilidad de abortar, sin imponer solamente opciones restrictivas basadas en conceptos preconcebidos.

“Los estados no deben imponer una perspectiva específica, deben asegurar que todas las mujeres, acorde a sus creencias, religión, credo o decisiones sobre su propia autonomía y su cuerpo, puedan tener acceso a las diferentes opciones posibles”, sostuvo Bachelet.

*Con información de Europa Press y AFP