Home

Mundo

Artículo

(AP Foto/Rahmat Gul, Archivo)
Imagen archivo/No corresponde al caso en mención - Foto: AP

mundo

Atentado en Afganistán: mueren dos empleados de la embajada rusa en Kabul

Información preliminar señala que entre “entre 15 y 20 personas murieron o resultaron heridas en la explosión”.

Dos empleados de la embajada rusa en Kabul, la capital de Afganistán, murieron este lunes 5 de septiembre en un atentado con bomba cerca de la legación diplomática, anunció el Ministerio ruso de Relaciones Exteriores.

“A las 10H50 horas locales (06H20 GMT), en las inmediaciones de la embajada rusa en Kabul, un combatiente no identificado accionó un artefacto explosivo. Dos empleados de la misión diplomática murieron en el ataque”, indicó la diplomacia rusa en un comunicado, que también informó de “heridos entre los ciudadanos afganos”.

La embajada rusa “está en contacto estrecho con los servicios de seguridad afganos que han abierto una investigación”, añadió el Ministerio ruso de Exteriores.

Estamos hablando de un atentado terrorista. Es inaceptable”, comentó rápidamente a la prensa el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov.

“Era un atentado suicida, pero antes de que el terrorista pudiera llegar a su objetivo, fue neutralizado por nuestros equipos”, declaró por su lado a AFP el Ministerio afgano del Interior.

Según la misma fuente, el individuo tenía por blanco la embajada rusa.

Previamente, la agencia rusa Ria-Novosti afirmó citando a una fuente anónima que “entre 15 y 20 personas murieron o resultaron heridas en la explosión”.

La explosión se produjo cuando un diplomático ruso salía de un edificio de la legación para anunciar el nombre de las personas que podían solicitar un visado, según Ria-Novosti.

Al menos 18 muertos en la explosión de una mezquita en Afganistán

La explosión de una bomba el pasado viernes 2 de septiembre en una de las mayores mezquitas del oeste de Afganistán causó la muerte de al menos 18 personas, entre ellas un influyente imán que había pedido decapitar a quienes cometieran “el más mínimo acto” contra el Gobierno.

Imágenes publicadas en Twitter mostraron lo que parecían ser cuerpos manchados de sangre esparcidos por la mezquita de Gazargah, en la ciudad de Herat.

Desde que los talibanes volvieron al poder el año pasado la violencia ha disminuido, pero varios atentados, dirigidos a comunidades minoritarias, han sacudido el país en los últimos meses, muchos de ellos reivindicados por el grupo yihadista Estado Islámico (EI).

Al menos 18 personas murieron y 23 resultaron heridas en la explosión del viernes, dijo Hameedullah Motawakel, portavoz del gobernador de la provincia de Herat, en un mensaje a los medios.

El portavoz del Gobierno, Zabihullah Mujahid, confirmó que Mujib ur Rahman Ansari, el imán de la mezquita, estaba entre los fallecidos.

“Un erudito religioso fuerte y valiente de este país murió como mártir en un brutal ataque”, afirmó en Twitter.

Ansari era un influyente clérigo conocido por sus virulentos discursos. En julio, durante un encuentro religioso en Kabul, defendió a los nuevos gobernantes talibanes de Afganistán.

“Quienquiera que cometa el más mínimo acto contra nuestro Gobierno islámico debe ser decapitado”, dijo. “Esta bandera [de los talibanes] no se ha levantado fácilmente, y no se arriará fácilmente”, dijo entonces.

Antes de que los talibanes volvieran al poder en agosto del año pasado, Ansari era conocido por sus diatribas contra los anteriores gobiernos, respaldados por Estados Unidos.

El EI, un reto para los talibanes

Se trató del segundo clérigo pro talibán que murió en una explosión en menos de un mes, después de que Rahimullah Haqqani falleciera en un ataque suicida en su madrasa de Kabul.

Haqqani era conocido por sus violentos discursos contra el EI, que posteriormente reivindicó su muerte. También se había pronunciado a favor de permitir a las niñas asistir a la escuela secundaria, a pesar de que el gobierno les prohíbe asistir a clase en la mayoría de las provincias.

Varias mezquitas de todo el país han sido objeto de ataques en lo que va de año, algunos de ellos reivindicados por el EI.

El 17 de agosto, al menos 21 personas murieron y decenas resultaron heridas cuando una explosión destruyó una mezquita llena de fieles en Kabul.

El EI atenta principalmente contra comunidades minoritarias, como los chiitas, los sufíes y los sijs.

Aunque el EI es un grupo islamista de confesión sunita, como los talibanes, ambos son rivales y difieren mucho en cuanto a su ideología.

Según el Gobierno, el EI ha sido derrotado, pero los expertos aseguran que el grupo es el principal reto de seguridad para los nuevos responsables islamistas del país.

Con información de AFP