mundo

China anuncia primeras sanciones contra funcionarios por no frenar los brotes de la variante delta

Seis funcionarios fueron suspendidos por una supuesta mala gestión de la pandemia.


Las autoridades de la ciudad china de Nankín, capital de la provincia de Jiangsu (este), han anunciado este sábado el cese de seis funcionarios por una supuesta mala gestión de la pandemia de coronavirus, en medio de un repunte en el país achacado a un brote en el aeropuerto de la localidad.

Según las informaciones recogidas por la agencia china de noticias Xinhua, entre los cesados está el director de la Comisión de Salud de Nankín, Fang Zhongyou, mientras que otro de los afectados es el vicealcalde de la ciudad, Hu Wanjin.

Asimismo, las autoridades han abierto investigaciones en torno a tres altos cargos de la comisión responsable de las actividades en el aeropuerto por una supuesta negligencia y una mala gestión de las acciones de prevención frente al coronavirus.

China impuso el martes importantes restricciones de viaje, incluido el cierre temporal de aeropuertos y alertas de viaje a la población sobre desplazamientos internos, a causa de la variante delta, detectada por primera vez en India.

El brote se inició en Nankín, donde nueve trabajadores de limpieza del aeropuerto dieron positivo el 20 de julio, brote aparentemente relacionado con un vuelo desde Rusia, tras lo que los contagios se han extendido a varias ciudades, entre ellas Pekín y Zhangjiajie.

Las autoridades sanitarias chinas aseguraron que la variante delta es la principal causa del peor brote de coronavirus registrado en este país en las últimas semanas.

“La principal cepa en circulación actualmente es la variante delta (...), lo que supone un desafío incluso mayor para la prevención del virus y el trabajo de control”, dijo en una conferencia de prensa Mi Feng, de la Comisión Nacional de Salud.

Por lo tanto, mientras en el mundo avanzan los planes de vacunación que buscan garantizar la inmunidad contra el coronavirus, hay una profunda ‘guerra’ de culpas entre Estados Unidos y China.

Esta teoría, de la cual no se ha explicado su fundamento, dice que el virus pudo ser filtrado de un laboratorio del Ejército de EE. UU. y ha sido mencionada en reiteradas ocasiones por funcionarios chinos y medios estatales desde marzo del año pasado.

Por otro lado, Estados Unidos acusa a China de haber dejado escapar el virus de un laboratorio, lo que hasta el momento fue descartado por la misión de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que estuvo por varios días en Wuhan, lugar donde se originó la pandemia.

Sin embargo, durante la última semana, Beijing reafirmó su teoría, lo que llevó a que sus diplomáticos solicitaran una investigación por parte de la OMS sobre el Instituto de Investigación Médica de Enfermedades Infecciosas del Ejército de EE. UU. en Fort Detrick, Maryland.

Esto se da luego del rechazo a la OMS sobre su propuesta de llevar a cabo una segunda fase de investigación sobre los orígenes del virus durante el mes pasado, lo que traería consigo auditorías de laboratorios y mercados en Wuhan, el epicentro original de la pandemia, lo que provocó la ira de China, que acusó al organismo sanitario de “ignorar el sentido común y desafiar la ciencia”.

*Con información de Europa Press.