Home

Mundo

Artículo

Odesa, uno de los puertos más importantes de Ucrania también ha sido objeto de ataques en el marco de la guerra.
Según el gobierno ucraniano, 7.000 civiles han fallecido en ataques de tropas rusas desde febrero pasado. - Foto: AP Photo/Nina Lyashonok

mundo

Crece el número de civiles muertos en la guerra en Ucrania

Según el gobierno ucraniano, 7.000 civiles han fallecido en ataques de tropas rusas desde febrero pasado.

El viceministro del Interior de Ucrania, Yevhenii Yenin, afirmó este viernes que 7.000 civiles ucranianos que han perdido la vida y otros 5.500 han resultado heridos como resultado de los ataques de las tropas rusas en suelo ucraniano.

“Más de 24.000 objetos civiles han sido alcanzados por los bombardeos rusos (...). Y el número de civiles que han muerto durante esta guerra ya supera las 7.000 personas, mientras que otros 5.500 civiles han resultado heridos”, dijo Yenin durante una entrevista con la agencia ucraniana Unian.

El viceministro ha subrayado que el bombardeo de Rusia a edificios donde se encuentran civiles se cobra muchas vidas, a la vez que ha detallado que las tropas rusas habrían realizado 22.000 bombardeos desde que tuvo inicio la guerra el pasado 24 de febrero.

Aumenta la tensión en Ucrania tras explosión cerca a Zaropiyia; crece el riesgo nuclear

En medio de la guerra que se desató en Ucrania tras la invasión del Ejército ruso el pasado 24 de febrero, y en el marco de la tensión creciente por lo que sucede al interior de la central nuclear más importante del mundo; Zaropiyia, ubicada en ese país, los habitantes de los sectores aledaños, han comenzado a expresar mayor temor por el riesgo nuclear en sí, que por la misma guerra.

Lo anterior, luego de que, en medio de las operaciones militares que desarrollan los dos bandos, en los últimos días, se presentara, el pasado jueves, una nueva explosión en inmediaciones de dicha central, lo que, de acuerdo con medios internacionales, ha acrecentado el riesgo de catástrofe nuclear, advirtiendo incluso que, por la magnitud de Zaropiyia, la tragedia, si llegase a presentarse, sería aún superior a la ya célebre tragedia de Chernóbyl.

La explosión, que se presentó en momentos en que el mundo centra su atención en el informe de la delegación de la OIEA; Organismo Internacional de Energía Atómica, que visitó por pedido internacional el lugar para constatar las condiciones de la central, se asoció con una operación de las tropas rusas, las cuales, desde el inicio de la ocupación a Ucrania, también se tomaron la central nuclear.

Según recogen medios internacionales, la explosión, presentada en horas de la madrugada del pasado jueves, ocasionó que uno de los reactores de la planta nuclear tuviese que ser detenido, en el marco de ‘una acción preventiva’, orientada a prevenir alguna eventualidad o accidente.

Sobre la explosión, está asociada a un ‘bombardeo’, por parte de los invasores, que derivó en que se tuviese que implementar una medida de emergencia, apagando la unidad de potencia operativa número 5, según explicó el operador energético de ese país, la empresa Energoatom.

Con respecto a la visita que centra el interés mundial frente al riesgo, también se ha precisado que los expertos de la OIEA, permanecerán en el lugar aún por algunos días más, aproximadamente hasta el próximo domingo o lunes, fecha en la que comenzarán la elaboración del informe para dar cuenta de los eventuales daños o afectaciones que presenta la planta, en el marco de las confrontaciones bélicas para, en ese mismo sentido, lograr dimensionar el peligro real al que estarían expuestas las personas que, pese a la guerra, han mantenido su asentamiento en las proximidades del lugar.

Al margen del informe, el temor por el riesgo general sigue en crecimiento, cuando los mismos pobladores son conscientes de que si bien, el accidente en Chernóbil en 1986 fue devastador, el peligro de un eventual ‘accidente’ en Zaropiyia sería aún mayor.

En ese sentido, y ante la impotencia del gobierno local para poder prevenir efectivamente la ocurrencia de cualquier eventual accidente, comenzaron a implementar medidas preventivas en materia sanitaria, esto referido a la distribución de pastillas de yodo entre la población, cuya ingesta, según explican los expertos, está orientada a prevenir la eventual absorción del yodo radioactivo por parte de la glándula tiroides.

Con información de Europa Press