mundo

Cuba condena a más de 70 personas por participar en las históricas protestas de 2021

Entre las 74 personas condenadas este miércoles, 56 han recibido sentencias que van de 10 a 18 años de prisión y 18 han sido sentenciadas a realizar servicios comunitarios, incluidos 12 menores.


La justicia de Cuba impuso este miércoles condenas de hasta 18 años de cárcel para 74 personas que participaron en la protesta antigubernamental del 11 de julio de 2021, después de ser acusados por atentar contra el orden constitucional y la estabilidad del país.

“Resultaron sancionados 74 acusados y en dos se dispuso su absolución. Las sanciones de privación de libertad recayeron sobre 56, de ellos 22 con penas de hasta diez años, 30 entre 11 y 15 años, y cuatro entre 16 y 18 años de privación de libertad”, dijo la la Fiscalía cubana en un comunicado.

Entre las 74 personas condenadas este miércoles, 56 han recibido sentencias que van de 10 a 18 años de prisión y 18 han sido sentenciadas a realizar servicios comunitarios, incluidos 12 menores.

Asimismo, el Tribunal ordenó, como “responsabilidad civil de los acusados, la obligación de indemnizar a las personas que resultaron lesionadas a consecuencia de los hechos cometidos y reparar los daños ocasionados a las entidades”.

En el marco de las protestas que tuvieron lugar en Cuba el 11 de julio de 2021, la Fiscalía de Cuba acusó a 790 personas, 55 de ellas con edades comprendidas entre los 15 y 18 años, por “actos vandálicos” y “graves alteraciones del orden público”.

Amnistía Internacional indicó en noviembre de 2021 que “centenares de personas permanecen detenidas por manifestarse pacíficamente en Cuba en protestas que incluyen las multitudinarias manifestaciones del 11 de julio”.

Una de las principales activistas de Cuba se marchó a EE. UU. alegando “presiones” del Gobierno

Saily González, la activista joven más visible de la oposición en Cuba, anunció el domingo en Twitter que viajó a Estados Unidos, obligada por las presiones que recibió del Gobierno esta semana, aunque dijo seguirá luchando por “un país donde todos podamos participar”.

“En el momento en que vean este mensaje habré llegado a Estados Unidos”, informó González, oriunda de Santa Clara, ciudad en el centro de Cuba, precisando que tomó esa decisión “de manera apresurada” y “a raíz del episodio de represión del jueves pasado y las presiones” que recibió ese día.

González, de 31 años, denunció el viernes que la Policía política intentaba crearle un expediente bajo la acusación de “instigación a delinquir” durante un interrogatorio al que fue sometida el jueves, tras ser citada a una estación de policía y donde permaneció por varias horas.

En declaraciones a la AFP vía WhatsApp este domingo, la opositora precisó que fue sometida a “10 horas de interrogatorio” y que los agentes incluso llegaron a pedirle a su madre que “buscara ropa”, “cosas de aseo” y “un abogado”, porque a ella la “iban a dejar en una celda”.

“No es solo con uno como persona, como ente, como individualidad, sino también con mi familia. Es decirte que ‘tú sabes que yo conozco a tu hermano’, es decirte: ‘tú no vas a poder salir de Cuba hasta que yo quiera’”, agregó.

Semanas atrás, González había denunciado haber sido advertida por la policía de no acudir a la Cumbre de las Américas, que se celebró en Los Ángeles este mes de junio y a la que el gobierno cubano no fue invitado. González participó de manera virtual.

“La Seguridad del Estado, arbitrariamente, me ha dicho que no me van a permitir llegar al aeropuerto, porque esto (la invitación) les parece una burla de los americanos al país”, denunció entonces González a la AFP vía telefónica.

González, a quien esta vez no se le impidió salir de la isla, relató que el 31 de mayo fue sometida a otro largo interrogatorio y en enero también fue convocada varias veces por la Policía.

Muy conocida por sus mordaces denuncias contra el Gobierno en las redes sociales, González prometió que desde Estados Unidos continuará su activismo político.

“Seguiré luchando por conseguir un país donde todos podamos participar, un país sin represión ni presos políticos”, dijo la opositora.

“Mi corazón está con cada preso político al que sus derechos le son violados y con sus familiares, con cada activista que como yo pone en riesgo su cuerpo, su paz y la de sus familias, porque todos tengamos derechos en esta Cuba de todos”, apuntó.

Cientos de manifestantes siguen en prisión tras participar en las históricas marchas del 11 de julio, cuando miles de cubanos se lanzaron a las calles al grito de “Libertad” y “Tenemos hambre”.

*Con información de Europa Press.