mundo

Cuba habría usado empresas fantasmas para capotear el embargo estadounidense, revela investigación

El comercio internacional de Cuba está limitado por las sanciones que le ha impuesto Estados Unidos desde finales de la década del 50.


Durante los últimos 37 años, una empresa creada en Liechtenstein ha servido como el centro de operaciones de envío global para el Gobierno cubano en su intento por eludir el embargo comercial durante seis décadas, según reveló una investigación del Miami Herald.

Acemex Management Company Limited se creó en 1984 y el modelo de negocio ha demostrado ser duradero y eficiente, ya que le permitió a Fidel y Raúl Castro comprar, vender y fletear los barcos que transportan suministro de construcción para crear el sector turístico. Así como químicos y combustibles.

Acemex sirvió para cubrir a otras empresas vinculadas a Cuba que debían aparentar que operaban de manera eficiente, y los actores clave, Guillermo Faustino Rodríguez López-Calleja y su hermano menor, Luis Alberto, expandieron el transporte y la logística global de Cuba.

Hal Eren, un abogado veterano en sanciones que trabajó en la Oficina de Control de Activos Extranjeros del Departamento del Tesoro, o OFAC, de 1992 a 2000, dijo: “Han aprendido lecciones y usted sabe que la práctica hace al maestro”, Según Miami Herald.

Sin embargo, el abogado señaló que por las sanciones que le ha impuesto Estados Unidos desde finales de la década de los 50 a la isla, la red fantasma de Cuba ha disminuido, aunque aún no se sabe cómo serán las medidas que tome el actual presidente Joe Biden.

“Toda administración debe utilizar todas las herramientas disponibles para responsabilizar a las entidades e individuos vinculados a regímenes despóticos en nuestra región, así como a aquellos que les permitan enriquecerse ilegalmente a través de esquemas elaborados y empresas fantasma”, dijo el senador Marco Rubio.

Además, agregó: “Es hora de que nuestros aliados europeos se den cuenta de que la dictadura cubana y sus compinches se están enriqueciendo en sus costas a expensas del pueblo trabajador de Cuba que ha soportado décadas de opresión”.

Asimismo, según la investigación, Cuba depende de empresas genéricas en varios Estados. “Liechtenstein, Luxemburgo, estos son paraísos favoritos no solo para los cubanos sino para otros que desean permanecer fuera del radar”, dijo el exasesor principal del Departamento del Tesoro sobre sanciones, Eren.

La lupa sobre Acemex

La Cámara de Comercio de Cuba incluyó en 2019 a Acemex como una “empresa extranjera de Liechtenstein que administra negocios marítimos y financieros”. No obstante, la firma administra compañías que tienen sanciones de Estados Unidos que compran y venden barcos bajo bandera de otros países.

Además, Acemex factura en dólares y le paga al personal cubano en pesos, lo cual le permite al Gobierno obtener ganancias operacionales, de acuerdo al reporte.

La investigación revela como Acemex no tiene presidente o propietario y el actor clave nombrado anteriormente (Guillermo Faustino Rodríguez López-Calleja) aparece como presidente de Marsea Holdings y miembro gerente de Finsale Company Ltd., Gilmar Project Finance y NorthSouth Maritime Co. Ltd.

A esas empresas se le une Andrés Ernesto Muñoz Campos, junto con Guillermo, quienes aparecen en documentos en Luxemburgo, Londres y Caroil Transport Marine Ltd., registrada en Chipre y la cual está incluida en la lista negra de Estados Unidos desde 2019 por colaborarle a Venezuela para que rompiera las sanciones estadounidenses. Además, según su LinkedIn, aparece como líder anterior de Acemex de 1995 a 2012.

Los detalles de la investigación

Asimismo, el periódico reveló documentos que indican que Acemex se incorporó en 2007 en Hong Kong y Guillermo figura como director. Según una fuente marítima la incorporación corresponde con la decisión de Cuba de trasladar sus exportaciones mineras de níquel a China, teniendo en cuenta que hasta ese momento el níquel cubano se exportaba a Canadá y los Países Bajos.

De igual forma, la relación de Cuba y China se fortaleció tras la investigación de Estados Unidos al banco holandés ING, el cual tenía participación en el Netherlands Caribbean Bank, o NCB en Curazao y Acemex era socio.

Además, en 2006 la OFAC incluyó al banco en la lista de Nacionales Especialmente Designados, el cual es otro mecanismo de inclusión en listas negras de Estados Unidos. Sin embargo, no incluyó a Acemex.

Finalmente, el banco fue cerrado y reconoció que movió más de US$2.000 millones a través de Estados Unidos en nombre de Cuba e Irán.

Por su parte, la investigación revela que Guillermo dirige dos empresas sancionadas (Anglo-Caribbean Shipping Company Limited y Caroil Transport Marine Ltd), pero ni Acemex ni él han sido multados.

Otra empresa que está en a la lista negra de Estados Unidos desde 1986 es Nordstrand Maritime & Trading y está también está vincula en Acemex.

El periódico aseguró que le preguntó al Departamento del Tesoro sobre Guillermo y el listado, pero este no respondió.

De igual forma, le hizo algunas preguntas a la Embajada de Liechtenstein en Washington y esta respondió: “El Gobierno y el poder judicial de Liechtenstein no hacen cumplir las sanciones de la OFAC, a menos que correspondan a sanciones adoptadas por las Naciones Unidas y, por lo tanto, sean vinculantes para Liechtenstein o a menos que correspondan a sanciones adoptadas por la Unión Europea, que son implementadas por Liechtenstein […]. Ni la ONU ni la Unión Europea han adoptado sanciones contra Cuba ni Liechtenstein ha adoptado sanciones unilaterales contra Cuba”.

“El marco prudencial en Liechtenstein requiere que las instituciones financieras evalúen todos los riesgos (territoriales y extraterritoriales) asociados con su modelo de negocio”, agrega el comunicado, según Miami Herald.

Para Eren hay muchas razones para no sancionar a una empresa o su líder como posibles acciones o recopilación de inteligencia. “Podría servir a los intereses del gobierno de Estados Unidos no designarlo, dejarlo vagar libremente para seguirlo y ver lo que hace […]. Tienen mucho que hacer y tienen muy poca gente para hacerlo”, dijo el abogado.

Asimismo, una fuente le dijo al medio: “Una de las cosas que hizo Acemex fue convencer a los bancos de que le prestaran dinero para comprar barcos. Para eso tuvieron que decirles a los bancos que no eran cubanos […]. No se puede hacer eso con una empresa registrada con una dirección en La Habana Vieja”.

Lo anterior, porque las sanciones financieras de Estados Unidos están diseñadas para que las empresas sancionadas puedan tener sus propios activos incautados por el país.

Además, la fuente aseguró que el Gobierno de Cuba tiene supervisión de entidades offshore, y sobre las empresas de Acemex aseguró: “Es un secreto a voces que todas estas empresas pertenecen al Ministerio de Transporte”.

Otra fuente que tiene conocimiento en las operaciones de Acemex le aseguró al medio que los ingresos de la empresa, antes de que llegara Guillermo, se guardaban en Grecia. Sin embargo, los estados financieros en 2006 obtenidos por McClatchy y el Herald, no mencionan a Londres ni Grecia.

Sin embargo, esta modalidad lleva varios años, ya que, según lo revelado por el medio, los Panamá Papers muestran que a comienzo de 1990 el Ministerio de Comercio Exterior de Cuba a través de Panamericana SA creo otras empresas en Panamá, las Bahamas y las Islas Vírgenes Británicas.

Asimismo, el Departamento de Estados trató de erradicar los bufetes de abogados que sirvieron como intermediarios para Cuba en 1970.

Según la investigación, Francisco Soberón sería otro actor clave, ya que sería el arquitecto de la red Acemex, pues representó a varias empresas de transporte en varios países y, además, se convirtió en gobernador del Banco Central de Cuba de 1995 a 2009.

“Fue un esquema muy bien elaborado por Soberón. Soberón era un genio”, señaló una fuente.

Por su parte, un cable secreto enviado en mayo de 2007 por la sección de intereses de Estados Unidos identificó a Soberón como el dirigente de Acemex durante 12 años. “Soberón era un protegido de Raúl Castro, y su apoyo a las reformas económicas moderadas en los años 90 lo colocó en el ‘campo reformista’ de los funcionarios del GOC [Gobierno de Cuba]”, señaló el cable.

Finalmente, el conglomerado industrial militar GAESA esta dirigido por Luis Alberto, el hermano menor de Guillermo, y esta industria durante los últimos años absorbió varias empresas estatales. Además, Luis Alberto estuvo cerca de convertirse en el primer ministro de Cuba.