mundo

Detectan en África una variante de la malaria resistente a uno de los fármacos utilizados en ese continente

Un experto de la Universidad de Mahidol (Tailandia) describió como “inequívocas” las conclusiones del estudio.


El pasado jueves, en la revista científica The New England Journal of Medicine, un grupo de científicos reveló los resultados de un estudio sobre la malaria. Los investigadores descubrieron en Uganda una variante de la malaria que es resistente al principal fármaco utilizado en África contra esta enfermedad parasitaria.

Luego de analizar durante tres años 240 muestras de sangre de pacientes tratados con artemesinina, los científicos hallaron que alrededor del 20 % de las muestras tenían mutaciones genéticas que señalaban que el tratamiento había sido ineficaz.

Además, las pruebas de laboratorio que le practicaron a los pacientes revelaron que a ellos les tomó mucho más tiempo deshacerse de los parásitos.

Tras los resultados del anterior estudio, el profesor de medicina tropical en la Universidad de Mahidol (Tailandia), Nicholas White, los calificó como “inequívocos”.

“Básicamente, dependemos de un medicamento para la malaria y ahora esto se ha visto obstaculizado”, señaló.

El experto también aprovechó para sugerirle a los médicos que utilizaran tres diferentes medicamentos en combinación con la artemisinina para curar la malaria.

Así mismo, White indicó que los funcionarios de salud pública deben actuar contra esta enfermedad, reforzando la vigilancia y apoyando la investigación de nuevos medicamentos, entre otras medidas para hacerle frente a la malaria.

El 30 de junio del presente año, la Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció que China logró erradicar la malaria después de 70 años de lucha contra esta enfermedad transmitida por mosquitos.

El país, con 30 millones de casos por año en la década de 1940, no ha registrado uno solo autóctono durante los últimos cuatro años. Esta enfermedad parasitaria que es transmitida por el mosquito Anopheles mató a más de 400.000 personas en 2019, sobre todo en África.

“Felicitamos al pueblo chino por librar al país de la malaria”, declaró en ese momento el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus. “China se une al creciente número de países que demuestran que un mundo libre de malaria es un objetivo viable”.

“Este éxito ganado con tanto esfuerzo es el resultado de décadas de acción enfocada y sostenida”, añadió.

Los países que han registrado tres años consecutivos sin transmisión local pueden solicitar la certificación de la OMS para validar su condición de nación libre de malaria. Deben presentar pruebas muy rigurosas y demostrar su capacidad para prevenir la enfermedad en el futuro.

“La eliminación de la malaria es un gran logro para el sector sanitario chino”, declaró en ese momento Wang Wenbin, portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de China.

“Es una importante contribución de China a la salud humana y al avance de los derechos humanos en el mundo”, dijo en una rueda de prensa.

China es el 40º territorio en obtener esta validación de la OMS, con sede en Ginebra. Los últimos fueron El Salvador (2021), Argelia y Argentina (2019) y Paraguay y Uzbekistán (2018).

Otra lista especifica los 61 países donde la malaria, también conocida como paludismo, nunca ha estado muy extendida o ha desaparecido sin que se hayan tomado medidas específicas.

China es el primer país de la región del Pacífico Occidental, según la nomenclatura de la OMS, que recibe esta validación en más de treinta años. Por el momento solo otros tres la han conseguido: Australia (1981), Singapur (1982) y Brunéi (1987).

En su Informe mundial de 2020 sobre la malaria publicado en noviembre, la Organización constató que el progreso en la lucha contra la enfermedad se estanca, principalmente en los países africanos, donde se registran los peores saldos en contagios y muertes.