Tendencias

Home

Mundo

Artículo

Más de 1.000 civiles inocentes han perdido la vida en un mes de la invasión de Rusia, liderada por Vladímir Putin, a Ucrania. El conflicto parece aún bastante lejos de terminar, a pesar de los diálogos de paz entre ambos bandos.
El conflicto parece aún bastante lejos de terminar. - Foto: ap

ucrania

El desesperanzador panorama que se vive en Ucrania con una guerra totalmente estancada

El conflicto que se vive en Europa del este lleva cuatro meses sin ningún avance. Los rusos no han ganado, ni los ucranianos han perdido.

Valentyna Prys, una médica jubilada que arranca malas hierbas de su jardín en el corazón de la Ucrania en guerra, tiene una máxima: los hombres armados van y vienen, pero la vida sigue. Pasa sus días en medio de dolorosas contradicciones, así como decenas de otras familias en el cuarto mes de la invasión rusa.

Por un parte, ama a Rusia, pero ya no habla con sus parientes de Moscú porque se niegan a creer que el Kremlin haya podido provocar la devastación que arruinó Barvinkove, su ciudad. Los vecinos que le quedan a esta mujer de 71 años ―demasiado pobres o enfermos para huir― pertenecen a generaciones que todavía guardaban buenos recuerdos de la vida soviética.

Pero ahora las calles desiertas frente a sus casas están patrulladas por soldados ucranianos que luchan por la supervivencia de su país, en una región en la que las simpatías de los habitantes están divididas. “Estoy tratando de seguir adelante”, dice Prys levantando la vista con una sonrisa de su tarea de arrancar las malas hierbas. “Para nosotros, esta guerra es temporal, pero la vida es eterna”, asegura.

En imágenes : Más tropas ucranianas se rinden en Mariupol
Los miembros del servicio de las tropas prorrusas hacen guardia en una carretera antes de la esperada evacuación de los soldados ucranianos heridos de la acería sitiada Azovstal en el curso del conflicto entre Ucrania y Rusia en Mariupol, Ucrania. - Foto: REUTERS

Ofensiva en el este

La invasión rusa se ha convertido en una guerra de desgaste en la que muy poco terreno ha cambiado de manos, pero mucho ha sido destruido. La determinación de Ucrania y el colapso de la logística y la moral rusas han obligado al Kremlin a centrar casi toda su energía en el este.

Los rusos se están abriendo paso lentamente entre los restos de Severodonetsk, después de golpear con artillería sus rascacielos y fábricas desde todos los flancos. Este pulverizado centro de producción química sigue albergando probablemente a miles de familias atrapadas en sótanos, sin apenas acceso a medicinas o agua.

Lysychansk, la ciudad vecina de Severodonetsk, menos afectada, es el último reducto de Ucrania en Lugansk, la más pequeña de las dos regiones que componen la zona de guerra del Donbás. Analistas militares creen que los rusos tratarán de rodearla y luego podrían utilizar las dos ciudades como un puesto de avanzada para unir sus fuerzas con las que luchan más al oeste.

Ataques a Ucrania
Los espectadores toman fotografías frente al centro comercial y de entretenimiento en la ciudad ucraniana de Odessa, en el Mar Negro, el 10 de mayo de 2022, destruido después del ataque de misiles rusos- - Foto: AFP

Armas pesadas

En la primera línea, los soldados ucranianos bombardeados por cohetes y artillería parecen compartir el mismo sueño: tener armas guiadas de precisión que puedan golpear a los rusos a larga distancia. “Si sabes que tienes un arma pesada detrás, les sube el ánimo a todos”, dice un soldado que utiliza el nombre de guerra Luzhniy. “Si no, te quedas sentado en la trinchera mirando el horizonte”.

Estados Unidos evitó por el momento entregar este tipo de armas a Ucrania por el riesgo de la posible respuesta de Rusia con armas nucleares. Pero medios estadounidenses sugieren que algunos envíos se aprobarían esta misma semana gracias a la sensación de que Ucrania podría, con un poco de ayuda adicional, vencer a los rusos.

Las tropas ucranianas dicen que estos sistemas suelen necesitar un mes de entrenamiento para utilizarlos eficazmente. “A estas alturas, nuestros chicos están preparados para disparar cualquier cosa después de jugar con ellos durante un par de semanas”, dijo otro soldado con el nombre de guerra Moder.

Yevgen Onyshchenko no siente que el tiempo esté de su lado. Este fontanero de 42 años mira por la ventana de la planta baja de su apartamento de Lysychansk y se pregunta quién controla las calles circundantes. “No sabemos nada”, dice antes de aceptar con gratitud un plato de sopa preparado por su vecino en el patio trasero del edificio.

Los proyectiles que llegan a su ciudad desde las posiciones rusas alrededor de Severodonetsk son cada vez más frecuentes y la sensación de peligro aumenta día a día. “Vemos algunos coches que circulan con banderas ucranianas, así que pensamos que eso significa que todavía formamos parte de Ucrania”, dice. “Pero por lo demás, estamos en la oscuridad”.

Con información de AFP.