mundo

En ataque aéreo murió Khaled Mansur, segundo al mando de la Yihad Islámica Palestina

“La sangre del comandante encenderá la batalla para defender Jerusalén” aseguraron los militantes.


La Yihad Islámica ha confirmado la muerte del líder de la organización en el sur de la Franja de Gaza, Khaled Mansour, en un ataque aéreo israelí en la noche del sábado.

En una declaración conjunta con su brazo militar Al Quds, lamentó el fallecimiento de Mansour, según ha recogido el periódico palestino Felesteen. “Con todos los signos de firmeza, paciencia y fortaleza, el Movimiento de la Yihad Islámica en Palestina y su brazo militar, Saraya Al-Quds, lloran la constelación de los mártires”, han afirmado.

Como consecuencia, la Yihad ha enfatizado que este hecho “encenderá la batalla”: “La sangre del comandante Khaled Mansour encenderá la batalla para defender Jerusalén y la bendita Mezquita de Al-Aqsa, que está siendo atacada hoy por los colonos”.

“Los muyahidines no permitirán que esta sangre se seque antes de que destruyan los asentamientos del enemigo con sus misiles y los aguijoneen con sus flechas, y los hagan tragar la amargura del remordimiento por lo que sus manos han cometido en cuanto a matanza de inocentes, terrorismo y destrucción”, agregaron.

Mansour ostentaba, en el sur de Gaza, el mismo cargo que Tayseer Jabari, el comandante del grupo terrorista en el norte de Gaza, que murió en un ataque aéreo israelí el pasado viernes, indicó el periódico Times of Israel.

Tras la muerte de este líder y las amenazas contra Israel, al parecer se habría alcanzado un acuerdo de alto el fuego que entraría en vigor el domingo 7 de agosto, según informaron múltiples fuentes palestinas y mediadores egipcios, aunque la organización terrorista palestina ha indicado que, por ahora, no se ha llegado a un pacto concreto dado que el Ejército israelí sigue bombardeando sus posiciones en Gaza y todavía retiene a Basaam Sadi, uno de sus altos responsables.

Así lo ha confirmado finalmente Anwar abu Taha, miembro del “politburó” de la organización, quien además ha pedido la liberación del preso palestino Jalil Awawdeh, en estado crítico desde hace semanas debido a la huelga de hambre que inició en protesta por las condiciones de la detención sin cargos a la que está sometido en Israel, recoge el diario israelí Haaretz.

La detención de Sadi a principios de esta semana fue el motivo inmediato del incremento de la tensión entre Israel y Yihad Islámica, que prometió duras represalias tras el arresto. Israel procedió a bloquear los pasos de entrada a Gaza, que se ha quedado prácticamente sin combustible, y decidió lanzar una operación militar el viernes, ‘Amanecer’, que ha dejado ya más de una treintena de palestinos muertos, entre ellos dos líderes de la organización y cuatro niños, y más de 250 heridos.

Al menos tres israelíes, entre ellos dos militares, han resultado heridos por los más de 700 cohetes lanzados por la organización terrorista, la mayor parte de los cuales han sido interceptados por el sistema defensivo Cúpula de Hierro.

Sin embargo, todas las partes coinciden en que las conversaciones existen. “Están trabajando en detalles específicos, pero aún no se ha llegado a un acuerdo”, confirmó un portavoz a la cadena Al Yazira. “Sobre el terreno se siguen lanzando cohetes y continúan los ataques israelíes”, ha declarado desde Gaza.

De momento parece haberse retrasado el anuncio previsto para esta tarde por los negociadores egipcios, aunque existen otros detalles que parecen alimentar las esperanzas de un cese de los combates. De hecho, y según el diario israelí Haaretz, el alto funcionario de Inteligencia egipcio y coronel del Ejército Hazem Iman ya se encuentra en Gaza para supervisar la aplicación del alto el fuego, cuando sea firmado.

*Con información de Europa Press.