mundo

“En el mundo existe una sola China”, Nicaragua anuncia que rompe relaciones diplomáticas con Taiwán

Las recientes declaraciones del gobierno de Nicaragua vuelven a poner en la mira la tensa relación entre ambos países asiáticos.


Nicaragua anunció este jueves que rompió relaciones diplomáticas con Taiwán y que, para el gobierno de Daniel Ortega, “en el Mundo solo existe una sola China” dirigida por Pekín, según aseguró su canciller, Denis Moncada.

Nicaragua “rompe a partir de hoy las relaciones diplomáticas con Taiwán y deja de tener cualquier contacto o relación oficial”, aseguró Moncada en una declaración oficial.

“La República Popular China es el único Gobierno legítimo que representa a toda China y Taiwán es parte inalienable del territorio chino”, añadió.

El sorpresivo anuncio llega en momentos en que Estados Unidos, aliado de Taiwán, endurece sus sanciones diplomáticas contra Ortega, quien fue reelecto en noviembre para un cuarto mandato consecutivo, con la mayoría de sus rivales presos.

Este mismo jueves, el presidente estadounidense, Joe Biden, advirtió sobre “desafíos continuos y alarmantes” para la democracia en el mundo, durante una cumbre en la que fue anfitrión y en la que no convidó a China, a la que califica como una autocracia.

Por el contrario, sí invitó a Taiwán, una isla con un gobierno de tono occidental, a la que la China continental comunista considera parte de su territorio. Taiwán había mantenido una fluida cooperación con Nicaragua en campos como la salud, agricultura, tecnología y proyectos sociales, principalmente de vivienda.

Varias empresas de maquila de origen taiwanés operan en el país desde finales de la década de 1990, generando empleo. Al llegar al poder en el 2007, el exguerrillero Ortega del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN, izquierda) expresó su deseo de establecer relaciones con China y Taiwán al mismo tiempo, “sin condiciones excluyentes”.

Pero China exige a sus aliados diplomáticos que no mantengan lazos oficiales con Taiwán, isla a la que considera parte de su territorio pese a que se escindió unilateralmente en 1949.

Durante el primer gobierno sandinista (1979-1990), Nicaragua estableció relaciones con China (1985), pero fueron suspendidas durante la administración de la expresidenta Violeta Chamorro (1990-1997), que hizo lazos con Taiwán, los que se mantuvieron de forma ininterrumpida hasta la fecha.

Tras esta ruptura de relaciones, a Taiwán le quedan Honduras, Guatemala y Belice como aliados en Centroamérica.

Los otros miembros de Naciones Unidas con los que mantiene relaciones son Paraguay, de Sudamérica; Haití, San Cristóbal y Nieves, Santa Lucía, San Vicente y las Granadinas, del Caribe; Islas Marshall, Nauru, Palau, Tuvalu, de Oceanía; y Eswatini, de África.

La creciente tensión entre ambos países ha incrementado luego de que en marzo de este mismo año el presidente chino, Xi Jinping, le dijo al Ejército Popular de Liberación (EPL) que se prepare para el combate y para defender la soberanía y seguridad nacional.

“Todo el Ejército necesita fortalecer su desempeño para hacer un buen trabajo para asegurar un buen comienzo del 14 Plan Quinquenal y celebrar el centenario de la fundación del partido”, dijo Xi al EPL y a líderes de la Policía Armada Popular (PAP).

Algunos observadores y analistas internacionales están preocupados de que el mensaje del mandatario chino sea la antesala de una invasión por parte de China a Taiwán, a la que el gigante asiático considera una provincia rebelde.

Xi, quien como jefe de la Comisión Militar Central (CMC) es el comandante en jefe de todas las fuerzas militares, dijo que el EPL había, durante el curso de 2020, “fortalecido el entrenamiento militar y los preparativos para la guerra y básicamente cumplió con sus objetivos para la defensa nacional y el desarrollo”.

Wu Qiang, exconferencista de política en la Universidad Tsinghua de Beijing, dijo que Xi probablemente planea hacer un movimiento definitivo para anexar o “unificarse” con la isla democrática de Taiwán en los próximos cinco años.

Es un tema central que desencadenará cambios en las relaciones entre China y EE. UU. más temprano que tarde, y será un punto de inflamación para el conflicto entre estos dos países”, dijo.

Xi también advirtió que “la situación de seguridad de China es muy inestable e incierta, y todo el Ejército debe estar preparado para hacer frente a una situación complicada en cualquier momento”.

“Pekín se enfrenta a tensiones militares sin precedentes en su patio trasero, una situación de seguridad que el Partido Comunista realmente no quería ver”, dijo Wu.

“La mayor parte de esto gira en torno a Taiwán, que es el objetivo principal del programa nacional de rejuvenecimiento para 2035″, dijo, y agregó que Xi está utilizando las sesiones anuales de la Asamblea Popular Nacional (APN) en Pekín, como una forma de movilización política hacia este objetivo.

*Con información de la AFP.