Tendencias

Home

Mundo

Artículo

Entrevista a limpiador de Perú
Renee Cabezas Morales, se encontraba realizando una transmisión a través de Facebook. - Foto: REUTERS -Pilar Olivares / redes sociales

perú

¿Estaría drogado? Entrevistaron un hombre por un derrame de crudo y terminó pidiendo legalizar la marihuana

Un reportero trató de entablar comunicación con uno de los limpiadores en playas de Perú, pero la respuesta que dio el hombre no fue muy bien recibida, ¿qué dijo?

La situación ambiental que enfrenta Perú por causa de un derrame de crudo en ecosistema acuático es realmente devastadora. Flora y fauna marítima se han visto gravemente afectados y varios organismos de control se han puesto en la tarea de contrarrestar la situación con limpieza masiva. Sin embargo, la respuesta que dio uno de los trabajadores de aseo no fue la más acertada.

Durante una transmisión en formato digital, el reportero Renee Cabezas Morales se encontraba informado lo que está pasando en la zona de playas en Perú, tras el derrame de petróleo de la empresa española Repsol. Mientras caminaba, el hombre quiso entablar una charla con uno de los limpiadores que se encontraba en el lugar impactado y, luego de dar algunos calificativos a la organización contaminadora, se dirigió hacia el trabajador.

“No sé si usted es capaz de hablar, de pronto como trabajadores muchos no quieren hablar. Sin embargo, todos somos peruanos y todos nos vemos afectados ¿cuál es su posición con respecto a esto?”, preguntó Cabezas.

En efecto, el reportero dirigió el micrófono para que el limpiador diera su punto de vista esperando una respuesta relacionada con la situación, pero no fue así: “Sí, maestro, que el presidente ya legalice la marihuana, de verdad”, dijo el sujeto que no quiso compartir su nombre.

Cabezas no se pudo contener y de inmediato reaccionó: “miren la estupidez que habla este señor”, sostuvo con un tono de decepción.

“Me quedo admirado ¿Cómo una persona que es atentada de esta manera, por recibir un pequeño sueldo, se va a quedar callado? ¡Todos los trabajadores aquí se quedan callados, reciben un pequeño sueldo y se quedan callados!”, manifestó Cabezas, mientras proseguía transmitiendo las consecuencias ambientales que está vivenciando su país, a través de Facebook.

No obstante, el hombre siguió hablando en busca de opiniones que tuvieran vínculo directo con la situación y trató de comunicarse nuevamente con el limpiador, a lo que él respondió: “Eso queda para usted. Sabe que estamos trabajando, acaso nos estamos rascando. No me estoy burlando de nadie. Estoy chambeando. Vaya para allá”, sostuvo el hombre que lleva puesto un traje de bioseguridad con guantes y tapabocas.

Este tipo de respuestas ha generado un sinfín de comentarios y la pieza de video se ha viralizado en diferentes plataformas de interacción social. Otros trabajadores también se negaron a hablar, sin dar a conocer las razones por las que no se expresan.

¿Qué pasó con la fuga de petróleo?

Una segunda fuga de crudo en la costa de Perú se produjo el martes 25 de enero mientras se efectuaban labores en un ducto submarino de la refinería de Repsol, pero la compañía española descartó este miércoles que se trate de un “nuevo derrame de petróleo”.

La fuga ocurrió “cuando se realizaban trabajos previos al retiro del PLEM (Pipeline End Manifolds, el extremo del ducto), que es un equipo de colección y distribución submarina” desde la refinería a los buques, indicó el Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental (OEFA), del Ministerio del Ambiente, en un comunicado.

Este vertimiento ocurrió en momentos en que cientos de brigadistas trabajan a contrarreloj en las playas para limpiar los 6.000 barriles de petróleo derramado hace once días cuando el buque tanque Mare Doricum, de bandera italiana, descargaba crudo en la refinería La Pampilla de Repsol, en Ventanilla, 30 km al norte de Lima. La compañía atribuyó el accidente al oleaje causado por la erupción volcánica en Tonga.

Sobre lo ocurrido el martes, la compañía afirmó que se trató de un “afloramiento controlado de remanentes del derrame del pasado 15 de enero”, mientras se realizaban faenas en el ducto submarino que conecta a la refinería con los buques tanques, con el fin de investigar las causas de ese siniestro.

“Este afloramiento estaba contemplado por lo que se habían instalado previamente las barreras de contención, elementos absorbentes y skimmer (máquina que remueve el petróleo que flota en el agua) que ya se encontraban dispuestos en la zona como medida de seguridad. De esta manera, se logró controlar el hidrocarburo”, indicó un comunicado de la petrolera española.

*Con información de AFP