mundo

Expresidente de Ecuador Rafael Correa liberó venta de combustible y explosivos en frontera con Colombia

En límites con Nariño y Putumayo hubo este tipo de acciones con el fin de recuperar votos.


Investigaciones realizadas en Ecuador determinaron que su gobierno realizó prácticas deshonestas de cara a las elecciones de 2014. En ella, se determinó que el expresidente Rafael Correa y el exvicepresidente Jorge Glas le solicitaron al director de la Agencia de Regulación y Control Hidrocarburífero (ARCH), José Luis Cortázar, eliminar las restricciones para la comercialización de explosivos para mineros y también que fuera laxo con las reglas para la venta de combustibles en las provincias de sus fronteras.

El portal Código Vidrio publicó un video en el cual Glas le hace las diferentes solicitudes a Cortázar en una reunión celebrada el 5 de febrero de 2014.

Al ver que el gobierno ecuatoriano, en medio de las elecciones seccionales, entró en un declive y se notó la pérdida del apoyo electoral, Glas recurrió a la siguiente solicitud.

Estoy pidiéndote que abran la venta hasta de explosivos, hermano, para la minería, porque estoy perdiendo la Amazonía”, dice el expresidente en el video. Además, le solicitó a la ARCH bajar costos en combustibles, argumentando que ni los funcionarios de campaña podían cargar sus autos, con el fin de recuperar votantes en zonas fronterizas: “Relaja las reglas hasta después de tres semanas”, sentenció.

En este sentido, el funcionario de la ARCH manifestó: “Eso nos va a traer un problema grave; después, volver a poner (las medidas) será un problema”. A esto, Glas aseveró: “Ponle y ya”.

En las elecciones seccionales de Ecuador que se realizaron el 23 de febrero de 2014, el gobierno de Correa perdió las alcaldías en Quito, Cuenca y Guayaquil, además de la gran mayoría de las capitales de provincia, que era el sector que más preocupaba al expresidente Glas, según lo documentado en el video.

Cabe destacar que esa derrota del correísmo fue el inicio de la caída de su poder en Ecuador, destacando que la bonanza económica de su gobierno, la cual duró varios años por los altos precios del petróleo, se iba al piso.

El gobierno de Rafael Correa sabía que estaban sin apoyo y que su capital político se les había ido, además de verse enfrentado por denuncias de abuso de poder, persecución a oposición, líderes sociales y prensa, lo cual hizo que su poderío se cayera en efecto dominó.

El expresidente Correa fue quien le solicitó, antes de Glas, al director de la Agencia de Regulación y Control Hidrocarburífero (ARCH), José Luis Cortázar, las peticiones que luego Glas hizo el 4 de febrero de 2014 en la Vicepresidencia del vecino país.

En este periodo previo a las elecciones, Cortázar había permitido que los autos en las provincias fronterizas no tuvieran un límite para cargar gasolina, pero desde el gobierno pretendía que los agricultores pudieran tener la opción de comprar hasta un galón de combustible en determinado momento.

Con todo y cambios realizados bajo presiones del expresidente Correa y del exvicepresidente Glas, la Alianza PAIS fue derrotada en esos comicios locales.

Actualmente, Glas cumplía desde 2017 una condena por recibir millonarios sobornos de la constructora brasileña Odebrecht, pero salió el domingo a libertad condicional luego de beneficiarse de un habeas corpus expedido por un juez de una parroquia rural de la costa ecuatoriana.

Condenado a seis años de cárcel por el caso, el exvicepresidente tiene prohibido salir del país y debe presentarse una vez por mes ante la justicia.