mundo

Fotos: Hija de pastor abandonó la religión y abrió una cuenta en OnlyFans

La mujer dice que, aunque no tiene una mala relación con Dios, su vocación en definitiva es el trabajo sexual.


Nala Ray es el nombre de la mujer que relató cómo pasó de ser una consagrada joven de iglesia a ser una extrovertida generadora de contenido para adultos en la popular plataforma OnlyFans.

Según relató el diario The Mirror, Ray creció en Illinois, Estados Unidos, y desde muy joven hizo parte de una comunidad religiosa extremadamente estricta, esto debido a que su padre compró una iglesia de la cual se convirtió en su pastor.

“Mi educación fue muy estricta. Soy la hija del medio de cinco hijos. Todos fuimos educados en casa, leíamos la Biblia todos los días y asistíamos a la iglesia bautista todos los domingos. Cuando era adolescente, mi padre compró una iglesia en Illinois y todos nos mudamos a vivir allí y creamos una comunidad de iglesias. La iglesia dominaba el día a día y, como familia pastora, sentí la presión de ser un modelo a seguir”, relató la joven al mismo medio, indicando que debido a esta situación ella y toda su familia eran el centro de atención en su comunidad.

“Éramos el centro del enfoque de la ciudad. Fue difícil. No me permitían usar maquillaje o ropa provocativa, y la comunidad tampoco aprobaba las redes sociales, ni las citas”, explicó Nala.

Sin embargo, en medio de la presión que conlleva vivir una vida consagrada a la religión y a las reglas de la iglesia, Nala empezó a salir a escondidas para reunirse con amigos que no estaban en su mismo circulo religioso. “No me escapé para beber o salir de fiesta, solo quería ser amada y apreciada sexualmente”, explicó.

“Una vez me atraparon después de escabullirme. Estaba con un chico teniendo sexo y, de repente, mi madre me llama como a las 3:00 de la mañana y supe que ella lo sabía. Llamó a la policía como táctica de miedo, pero cuando llegué a casa me revisaron para ver si estaba bien y luego se fueron”, relató la joven a The Mirror.

Según detalló la mujer de 23 años, desde muy temprana edad empezó a sentir que el trabajo sexual sería su vocación, motivo por el que aprovechaba su trabajo de medio tiempo en una barra de desayuno en un centro comercial local, para explorar esa área prohibida por su familia y religión.

“El centro comercial para mí era un santuario total. Me encantaba ver a toda la gente coqueteando, en citas y vestida con faldas cortas y blusas ajustadas”, dijo añadiendo que en su trabajo como mesera “coqueteaba escandalosamente por propinas. Estaba obsesionada con la atención que podía recibir con un atuendo escaso. Incluso solía quitarme el sostén debajo de blusas ajustadas. Era tan obvia con mi sexualidad. Incluso entonces, como hija de un pastor de 16 años, sabía que el trabajo sexual sería mi vocación”.

Fue así como, aprovechando que su familia vendió la iglesia y se mudó a Florida, la entonces adolescente comenzó a alejarse aún más de su religión y empezó a explorar su sexualidad.

“Cuando tenía 16 años comencé a sentir que la iglesia no era mi vocación. Comencé a buscar fuera de la religión a dónde pertenecía porque sabía en el fondo que no era lo correcto para mí. Nací para ser una criatura sexual. Los cuerpos de las mujeres hacen girar el mundo. En ese momento, siempre me escapaba y tenía una serie de relaciones fallidas y aventuras que recuerdo con pesar”, dijo la mujer al mismo medio.

Debido a las muchas prohibiciones y la falta de información sobre el sexo, Ray dijo haber sido muy inmadura con respecto a su relación con los hombres, motivo por el que tomó algunas malas decisiones.

Asimismo, a sus 18 años, la joven decidió tomar el control de su vida y estudiar administración hotelera, estudios con los que podría empezar a ganar su propio dinero y tomar sus propias decisiones.

“También decidí no ir más a la iglesia, lo que realmente molestó a mi familia, pero estaba acostumbrada a decepcionarlos”, indicó.

Luego que la mujer empezara a mostrar sus curvas en la cuenta de Instagram que abrió sobre modelaje de fitness , donde además compartía imágenes luciendo sexy lencería, un seguidor le sugirió que creara una cuenta de OnlyFans, recomendación que según expresó, le cambió la vida.

“A fines de 2019, uno de mis seguidores en Instagram me envió un mensaje diciendo que debería estar en OnlyFans. Estoy muy contenta de que lo hayan hecho. Cambió mi vida”, recordó.

De acuerdo a The Mirror, en el primer mes de incursión en la reconocida plataforma, Nala recaudó 85,000 dólares, lo que equivale a alrededor de 327 millones de pesos colombianos, lo que la llevó a renunciar a su trabajo y dedicarse exclusivamente a crear contenido para la red social.

Gracias a las importantes ganancias, tras un año de haber trabajado en Onlyfans, Ray pudo comprar una mansión en Los Ángeles, donde vive con su asistente y sus dos perros.

“Hice mi primer millón en seis meses y ahora gano 330 mil dólares al mes. Con mis ganancias me compré una mansión en Los Ángeles y viajé por todo Estados Unidos cuando las restricciones de covid-19 lo permitieron”dijo Nala al periódico británico.

Si bien esta decisión y cambio de vida le han traído muchos beneficios económicos y personales a la joven, su oficio y estilo le ha generado muchos conflictos con su familia, quienes por las razones ya descritas no aceptan su conducta.

“Definitivamente todavía creo en Dios, pero no estoy buscando una relación con Dios en este momento. Me siento bastante herida y juzgado por el cristianismo en este momento. No rechazo mi religión, pero tengo mucho resentimiento. Mi mamá y mi papá han dejado muy claro que no debo hablar con nadie sobre mi trabajo y mi forma de vida. Ambos tratan de hacerme regresar a la iglesia (...). Nuestra relación no es la más fuerte, así que puedes imaginar cómo pueden ser esas conversaciones. Si bien la mayoría de mis hermanos conocen mi vida o tienen una idea de lo que hago, se han mantenido alejados de mí debido a sus creencias”, concluyó Ray en la conversación que sostuvo con The Mirror.