afganistán

Gobierno talibán cierra dos emisoras y prohíbe emisiones de la Deutsche Welle

Las medidas fuertemente opresivas del gobierno talibán siguen amenazando a la libertad de prensa en el país.


Los talibanes anunciaron este lunes el cierre de dos emisoras de radio afganas y la prohibición de la emisión de la cadena alemana Deutsche Welle tras una serie de operaciones que se han saldado además con seis periodistas detenidos.

Las emisoras Millat Zhagh y Saangi han sido cerradas, según ha confirmado Javid Ahmad Tanvir, jefe del Club de Prensa de Kandahar, que ha indicado que seis periodistas de cuatro emisoras han sido arrestados.

El director de Millat Zhagh, Bimilá Watandost, señaló que “las fuerzas del departamento de Inteligencia de Kandahar han entrado en la redacción, han detenido las actividades de la emisora y se han llevado a tres de nuestros empleados”.

Asimismo, otros dos detenidos trabajaban para las emisoras Zema y Tabasum, según ha recogido la cadena de televisión Tolo News. “Llegué hace una hora a la redacción y vi que las puertas estaban acordonadas”, ha indicado por su parte Mohamad Nasim Omid, un trabajador.

La organización Periodistas Libres de Afganistán ha instado a los talibán a “comportarse y resolver los problemas mediante el diálogo”. Así, han instado a poner en libertad cuanto antes a los detenidos.

Este mismo lunes, la cadena alemana Deutsche Welle ha confirmado que ha sido introducida en una ‘lista negra’ de los talibán, que gobiernan Afganistán desde agosto. El director general de la cadena, Peter Limbourg, expresó su preocupación por la situación de la libertad de prensa en el país.

“Las crecientes restricciones sobre la libertad de prensa y de expresión en Afganistán son preocupantes”, ha aseverado antes de matizar que “el hecho de que los talibán estén ahora criminalizando la distribución de programas de Deutsche Welle obstaculiza avances positivos en Afganistán”.

En este sentido, ha recalcado que “los medios libres son de vital importancia” y ha asegurado que “hará todo lo que esté en su mano para seguir entregando al pueblo afgano información independiente, ya sea por Internet o a través de las redes sociales”.

No obstante, el portavoz de los talibán Inamulá Samangani ha justificado la decisión y ha matizado en declaraciones a la agencia de noticias DPA que la prohibición se debe a la posibilidad de que el contenido contradiga los valores religiosos, la cultura afgana y el “interés nacional”.

Este pasado fin de semana los talibán anunciaron la prohibición de los boletines de noticias de la cadena británica BBC y de la Voz de América (VOA) en los medios de comunicación afganos.

BBC Pashtún ha informado de que los boletines de noticias de la emisora en las lenguas pastún, persa y uzbeko han sido retirados de la emisión en Afganistán. La medida se ha producido después de que los talibán ordenaran a las televisiones locales asociadas a la BBC, entre ellas Shamshad, Ariana y Arezo, que retiraran de sus ondas este contenido.

En este sentido, una fuente del medio de comunicación afgano MOBY Group ha confirmado que había dejado de emitir material de la VOA desde este domingo, siguiendo las órdenes de la agencia de inteligencia de los talibán.

El portavoz del Ministerio de Información y Cultura, Abdul Haq Hammad, ha asegurado que las emisiones de televisión de la VOA en los canales afganos han sido interrumpidas. Sin embargo, la emisora de radio de la cadena continúa operativa en Afganistán y de momento no se ha tomado ninguna decisión sobre su prohibición.

Un funcionario talibán ha señalado que cultural y políticamente, VOA televisión contradecía las políticas del gobierno.

Recientemente, los talibán detuvieron a once trabajadores de los medios de comunicación, entre los que se encontraban tres empleados de la cadena afgana Tolo News, tras una ofensiva contra las telenovelas procedentes del extranjero.

Desde que los talibán volvieron al poder, muchos periodistas afganos han huido del país. Numerosos medios de comunicación han cerrado, principalmente por problemas económicos.

Asimismo, muchos periodistas que siguen trabajando en Afganistán ya no se sienten capaces de informar abiertamente, por temor a las represalias de los talibán. Muchos han sido encarcelados o torturados mientras realizaban su trabajo.

Estas son las últimas de una serie de restricciones anunciadas en los últimos días por el movimiento fundamentalista, que en la misma semana ha decidido prorrogar el cierre de las escuelas para alumnas mayores de sexto curso.

*Con información de Europa Press.