mundo

Guerra contra pandillas en El Salvador deja 50.000 detenidos, hasta el momento

El sistema es en respuesta a una escalada homicida que cobró la vida de 87 personas del 25 al 27 de marzo.


La policía de El Salvador ha detenido hasta el momento a 50.000 personas en el curso de una “guerra” contra las pandillas que lleva adelante el presidente Nayib Bukele hace cinco meses, amparado en un régimen de excepción, informaron este martes las autoridades.

“Podemos informar a la población salvadoreña que ya llegamos a los 50.000 registros de personas detenidas en el período del régimen de excepción”, declaró el director de la Policía Nacional Civil (PNC), Mauricio Arriaza.

Tanto Arriaza como los ministros Gustavo Villatoro (Justicia y Seguridad), y René Merino (Defensa), se presentaron este martes a la Asamblea Legislativa para solicitar la prolongación de un régimen de excepción vigente desde fines de marzo y que el Parlamento, controlado por los aliados de Bukele, ha ido prorrogando mes a mes.

Este sistema, que permite detenciones sin orden judicial, se instauró en respuesta a una escalada homicida que cobró la vida de 87 personas del 25 al 27 de marzo.

Para albergar a parte de los detenidos Bukele ordenó la construcción de una gigantesca cárcel para 40.000 pandilleros en un área rural de la ciudad de Tecoluca, en el centro del país, que debe estar lista antes de fin de año.

Los resultados del régimen de excepción han sido contundentes, hemos impactado fuertemente a estas estructuras terroristas (pandillas)”, declaró por su parte Villatoro.

En los 142 días que lleva el régimen de excepción, según el ministro Merino, se contabilizan “77 días con cero homicidios”, lo que representa “un promedio de 0.77 de homicidios (por día) durante la implementación de la medida de seguridad”.

Desde que se inició el régimen de excepción al 12 de agosto, el 8 5% de los detenidos eran hombres y 15 % mujeres.
Desde que se inició el régimen de excepción al 12 de agosto, el 8 5% de los detenidos eran hombres y 15 % mujeres. - Foto: AP

Desde que se inició el régimen de excepción hasta el 12 de agosto, estadísticas oficiales consignan que el 85% de los detenidos eran hombres y 15% mujeres.

Además, el 68,9% es acusado de pertenecer a la Mara Salvatrucha (MS-13), seguida por la facción Sureños de la pandilla Barrio 18 (17,7%) y la facción Revolucionarios de esa misma agrupación (12,7%).

El restante 0,7% lo concentran las pandillas Mao Mao, MS503, Máquina y Mirada Locos Sureños.

Hasta antes del régimen de excepción existían 16.000 pandilleros presos, por lo que ahora la cifra total llega a 66.000 encarcelados.

En diferentes operaciones, la policía y el ejército han decomisado más de un millón de dólares, además de 1.283 armas, entre pistolas y fusiles. También fueron decomisados 1.543 vehículos, droga y teléfonos celulares.

Un pandillero fue condenado a más de mil años de cárcel

En junio de este año, un cabecilla de la Mara Salvatrucha (MS-13) fue condenado a un total de 1.090 años de cárcel, en el marco de una guerra contra las pandillas declarada por el presidente Nayib Bukele en El Salvador.

De acuerdo con la Fiscalía General de la República, César Alfredo Romero Chávez, líder de la MS-13, “es el responsable de 24 casos de homicidio agravado. Los cuerpos de las víctimas fueron enterrados en cementerios clandestinos”.

En el proceso judicial que duró dos meses también fueron condenados otros 93 miembros de la Mara Salvatrucha, por un total de 54 delitos graves, explicó la Fiscalía. “Fue encontrado culpable de múltiples delitos y condenado a 1.090 años de cárcel”, detalló la entidad, en una suma de penas por cada crimen cometido.

Entre las víctimas de Romero se encuentran dos policías y el hijo de un periodista. Todos los hechos ocurrieron entre 2016 y 2019. A pesar de la elevada condena, el Código Penal de El Salvador establece que la pena máxima de permanencia en la cárcel es de 60 años. El Parlamento también ha endurecido las penas por pertenecer a estas organizaciones, principalmente la MS-13 y Barrio 18, que operan en el país, dedicadas entre otras cosas al tráfico de drogas y extorsión.

*Con información de AFP