mundo

Pandillero en El Salvador fue condenado a más de mil años de cárcel, ¿qué delitos cometió?

El país centroamericano vive una ola de violencia desbordada.


Un cabecilla de la Mara Salvatrucha (MS-13) fue condenado a un total de 1.090 años de cárcel, en el marco de una guerra contra las pandillas declarada por el presidente Nayib Bukele en El Salvador.

De acuerdo con la Fiscalía General de la República, César Alfredo Romero Chávez, líder de la MS-13, “es el responsable de 24 casos de homicidio agravado. Los cuerpos de las víctimas fueron enterrados en cementerios clandestinos”.

En el proceso judicial que duró dos meses también fueron condenados otros 93 miembros de la Mara Salvatrucha, por un total de 54 delitos graves, explicó la Fiscalía. “Fue encontrado culpable de múltiples delitos y condenado a 1.090 años de cárcel”, detalló la entidad, en una suma de penas por cada crimen cometido.

Entre las víctimas de Romero se encuentran dos policías y el hijo de un periodista. Todos los hechos ocurrieron entre 2016 y 2019. A pesar de la elevada condena, el Código Penal de El Salvador establece que la pena máxima de permanencia en la cárcel es de 60 años. El Parlamento también ha endurecido las penas por pertenecer a estas organizaciones, principalmente la MS-13 y Barrio 18, que operan en el país, dedicadas entre otras cosas al tráfico de drogas y extorsión.

Hasta antes de la arremetida del gobierno, estaban encarcelados unos 16.000 de sus miembros, pero con las detenciones de los últimos tres meses estarían tras las rejas 59.086, 84 % de los 70.000 miembros que oficialmente se considera existen en el país. La mayoría de los detenidos aún espera juicio, mientras organizaciones humanitarias e incluso el Gobierno de Estados Unidos ha invocado a El Salvador a respetar los derechos humanos.

Se encrudece la guerra entre el Gobierno y las pandillas

El mandatario anunció que arreciará la “guerra” contra la pandillas luego del asesinato de tres policías durante una emboscada, presumiblemente perpetrado por estas organizaciones. “Esto no va a quedar así y van a pagar caro por el asesinato de estos tres héroes”, declaró el presidente durante una rueda de prensa en la que responsabilizó del hecho a la pandilla Barrio 18, de la denominada facción Sureños.

Entre los agentes acribillados figuran el jefe de la sección del sistema de emergencias 911 y dos policías (un hombre y una mujer) que fueron atacados en el barrio La Realidad, en Santa Ana, la segunda ciudad en importancia del país, a unos 60 km al oeste de San Salvador. “Los pandilleros son tontos, porque no vamos a retroceder. Vamos a arreciar esta guerra contra las pandillas. Ahora van a ver, de verdad, lo que significa desatar esta fuerza de seguridad”, prometió el mandatario.

En respuesta a una escalada de 87 asesinatos cometidos entre el 25 y 27 de marzo, el Congreso acogió un pedido de Bukele para decretar un régimen de excepción, que ha permitido detener a 43.086 presuntos pandilleros. Ese régimen de excepción, prorrogado hasta fines de julio, permite detenciones sin orden judicial. Ha sido considerado “insostenible” por el encargado de negocios de la embajada de Estados Unidos en San Salvador, Patrick Ventrell

*Con información de AFP.